Fecha actual 21 Oct 2014 18:43

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 409 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 28  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Ici, avec vous... Le Grand Opéra! IVAN IV (Pág. 27)
NotaPublicado: 07 May 2011 17:02 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1798
Ubicación: Zaragoza
Un trío de excelentes foreros tuvo la feliz idea, hace casi un año, de abrir un hilo dedicado a la escuela italiana verista y sus inmediatos seguidores. El resultado ha sido espectacular: a día de hoy, 26 páginas, más de 11.000 entradas, una veintena de compositores y casi cincuenta óperas abordadas… A algunos nos ha pasado como con las fotos viejas tratadas con photoshop, en las que, de entre las sombras de la esquina inferior izquierda, emerge el abuelo por parte de madre, que la familia siempre te dijo que estaba ahí pero tú nunca lo creíste, y ahora no sólo lo crees sino que conoces su aspecto. Pues con el verismo igual: compositores y obras han ido saliendo del rincón al que habían sido relegados por las gigantescas figuras de Verdi, Puccini y Strauss, y ahora el foro ha ensanchado perceptiblemente su ámbito de conocimiento.

Otro forero, no menos excelente, ha emprendido un camino similar para dar a conocer el belcantismo olvidado, y desde aquí le deseo suerte y ánimo.

Continuando por esa senda de recuperación de épocas y estilos “menores”, con los que al final en el foro podremos imprimir una enciclopedia, y sin que ello suponga olvidarnos de nuestros queridos abyectos, al Marqués delaforce y a mí nos ha parecido interesante dedicar un espacio a Le Grand Opéra en sentido amplio, más o menos desde 1820 hasta finales del siglo XIX. Lo que no significa que sea un coto cerrado. Al revés: ojalá haya muchos amigos que aporten análisis, comentarios, crónicas, versiones… Todo eso que tanto abunda en este foro y que tanto lo enriquece.

Caballeroso el Marqués, me ha cedido el honor de inaugurar el hilo. Por eso, una vez soltadas amarras con este post (que de momento dedico sólo a la introducción, dejando espacio para un eventual índice), llevaré el barco de le Grand Opèra hasta la primera de las muchas escalas que –espero- tendrá este viaje.

ICI, AVEC VOUS… LE GRAND OPÉRA!

Auber:
La muette de Portici (Págs. 6 y 7)
L’enfant prodigue (Pág. 14)

Berlioz:
Les Troyens (Págs. 16 a 18)

Bizet:
Iván IV (Págs. 27 y 28)

Gounod:
Mireille (Págs. 10 a 14)

Halévy:
Charles VI (Pág. 5)
La juive (Pág. 22 a 25)

Massenet:
Esclarmonde (Págs. 18 y 19)
Roma (Pág. 18)

Meyerbeer:
L’Africaine (Págs. 7 a 10)
Le Prophète (Págs. 5 y 6)
Robert, le Diable (Págs. 1 a 5)

Reyer:
Sigurd (Págs. 15 y 16)

Verdi:
I vespri siciliani (Págs. 20 a 22)

Wagner:
Rienzi (Pág. 26)


Última edición por Loge el 12 Sep 2012 7:34, editado 11 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Gran Opéra!
NotaPublicado: 07 May 2011 17:09 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1798
Ubicación: Zaragoza
Y me ha parecido lo más indicado empezar el recorrido por le Grand Opéra con

ROBERT, LE DIABLE
de
Giacomo Meyerbeer


Ello por tres razones: porque Meyerbeer fue el rey de la escena francesa durante las décadas centrales del siglo XIX, porque no hace ni una semana del aniversario de su fallecimiento (el 2 de mayo de 1864) y porque esta obra se considera, en líneas generales, como el pistoletazo de salida del género.

La exposición se desarrollará en los siguientes apartados:
1.- Triunfó con el belcanto y arrasó con la Gran Opera: algo tendrá el agua cuando la bendicen.
2.- ¿Existió Robert le Diable?
3.- La leyenda y el libreto.
4.- Vamos con la ópera.
5.- ¿Qué hay de nuevo en “Robert, le Diable”?
6.- Intérpretes y discografía.
7.- El ballet.
8.- El aria de Mario



1. Triunfó con el belcanto y arrasó con la Gran Opera: algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Con toda seguridad, Meyerbeer aparecerá muy a menudo por este hilo y, por tanto, tendremos ocasiones de abundar en su vida y obra. En este primer acercamiento a su figura sólo haré mención a sus comienzos y al periodo de su vida hasta el estreno de “Robert le Diable” (1831). Para entonces, nuestro autor ya llevaba una docena de óperas a sus espaldas, la mayoría en estilo belcantista, pues si bien era alemán, a los 24 años (en 1815) ya estaba en Italia, había modificado su germánico nombre Jakob Liebmann Beer Wulf por el latino Giacomo Meyerbeer, y naturalmente también había cambiado el estilo de sus primeras óperas alemanas por el estilo belcantista entonces imperante, del que Rossini era el máximo exponente, o al menos, el que más éxito tenía.


Imagen
Apoteosis de Meyerbeer: El compositor rodeado de algunos de sus personajes


En 1824, Meyerbeer había compuesto “Il crociatto in Egitto”, que para muchos es su mejor obra dentro de ese estilo belcantista, y con ella consolidó y aun agrandó la fama que ya había logrado con las anteriores. Que provocó los celos de Rossini parece seguro (ganándose así la primera de una larga serie de enemistades); también se dice que esos celos profesionales fueron una de las causas que llevó al “cisne de Pésaro” a su temprano retiro, pero eso quién lo sabe.

De pronto, todo cambió. Meyerbeer se fue del país que lo aclamaba y se instaló en París. Influenciado por el éxito de “Der Freischütz” decidió componer una ópera en la que el Diablo fuese el personaje central. Durante la primavera de 1827 trabajó sobre una ópera cómica en tres acto para el Teatro Feydeau, pero el éxito de “La muette de Portici” de Auber fue uno de los factores que le movió a cambiar la versión a cinco actos, así como a dar más preponderancia a los coros Algunos de estos elementos ya estaban sugeridos en “Il Crociato”, pero fue Louis Veron, el director de la Opéra, quien animó a Meyerbeer a dar el paso y presentar una gran ópera en cinco actos.


“Robert le diable” subió a escena por primera vez el 21 de noviembre de 1831, en la Opéra de Paris.


Imagen
Imagen del estreno de 1831

Fueron sus primeros intérpretes Adolphe Nourrit (Robert ), Laure Cinti-Damoreau (Isabelle), Nicolas Prosper Levasseur (Bertram) y Julie Dorus-Gras (Alice).

El éxito fue de los que hacen época: delineó la ópera francesa durante el periodo romántico y supuso el comienzo de la impresionante etapa francesa del compositor, transformándolo en el niño mimado del público parisino, que se rindió a sus pies y le tributó una noche de gloria tras otra. Ya en abril de 1834 había alcanzado en París las cien representaciones, se llevó a toda Europa y a Estados Unidos en apenas cinco años, e incluso se estrenó en lugares como Calcuta (1836), Batavia (1850) y Manila (1874). A los pocos meses de su estreno en París, ya había sido traducida al inglés y al alemán, y en 1838 lo fue al italiano.

Incluso el célebre pintor impresionista Edgar Degas, a solicitud de la cantante Elie Faure, decidió realizar dos lienzos con temas de la obra de Meyerbeer. Uno de ellos es éste y refleja el momento en cual las monjas, resucitadas por Bertram, bailan furiosamente en el ruinoso claustro de Santa Rosalía, a la luz de la luna.

Imagen


En años posteriores (1838), Meyerbeer hizo leves modificaciones a la partitura original. Básicamente se trató de la inclusión para el rol de Robert, al comienzo del acto II, del recitativo y aria Où me cacher?... Oh! ma mère, ombre si tendre, así como su pertinente cabaletta (Ciel, qu’entends-je?), destinadas al célebre tenor Mario, quién en esa época empezaba a abrirse camino en el mundo de la ópera. Más adelante abundaremos en la historia de esta aria.


2. ¿Existió Robert le Diable?

Existió.

Se trata de Roberto I, duque de Normandía (1004 – 1035). Hijo de Ricardo I, apodado “Sin miedo”, en 1028 sucedió en el ducado a su hermano mayor, Ricardo III, de cuya prematura y misteriosa muerte fue acusado Roberto en varias ocasiones. Por su magnificencia mereció el sobrenombre de Magnífico, y sus subditos le dieron el de Diablo por su valor é intrepidez en los hechos de armas en Francia y Flandes. En 1034 decidió preregrinar a Jerusalén, dejando a cargo del ducado a su hijo, nada menos que Guillermo el Conquistador, pero no regresó del viaje: en el camino de vuelta, una aguda enfermedad acabó con su vida y murió en Nicea.

Imagen
Estatua de Robert le Diable


3. La leyenda y el libreto

Posiblemente influenciados por el demoníaco sobrenombre, los trovadores de épocas posteriores tejieron una leyenda adornándola con elementos sobrenaturales y religiosos y describiéndolo como un personaje maldito. Según tal leyenda, Robert es el hijo del mismísimo Diablo, a quien su madre acude para tener un hijo, en vista de que no lo consigue con ayuda divina. Su alumbramiento desató nevadas, huracanes, truenos y hasta un tenebroso fuego que arrasó poblados. Desde el principio, el niño muestra sus instintos viciosos, lo que le impulsa, cuando alcanza la edad adulta, a una carrera de crímenes monstruosos. Pero el horror que inspira a todo el mundo le hace reflexionar y, después de descubrir el terrible secreto de su nacimiento, se dirige a Roma a confesarse ante el Papa. Se somete a rigurosa penitencia y vive en la corte del Emperador de Roma haciéndose pasar por loco. Por tres veces salva a la ciudad del asalto de los sarracenos, pero, rechazando toda recompensa, termina su vida como un ermitaño piadoso. Según otra versión se casa con la hija del emperador, cuyo amor ha ganado a pesar de su humilde disfraz, y le sucede en el trono.

El relato más antiguo de esta leyenda es la narración, en prosa y en latín, del fraile dominico Etienne de Bourbon (c. 1250) Después aparece en un romance francés del s. XIII, en un “dit” algo posterior, en un Misterio medieval del s. XIV, y, de nuevo en prosa pero ahora en francés, como prólogo a las antiguas “Crónicas de Normandía”

Sin embargo la leyenda debe su popularidad a los libros de cuentos, de los cuales el más antiguo conocido apareció en Lyon en 1496, y otra vez en París en 1497, bajo el título La vie du terrible Robert le dyable . Desde el siglo XVI la leyenda fue impresa a menudo junto con la de Richard Sans Peur, y se acabó por fusionarlas en un libro de 1769 bajo el título Historia de Roberto el Diablo, duque de Normandía, y de Ricardo sin Miedo, su hijo .

La leyenda circuló también por España, Inglaterra, Países Bajos y Alemania, aunque en este último país no se hizo popular hasta el siglo XIX.

De esas fuentes sacaron Jean Nicolas Bouilly (conocido, básicamente, por ser el autor del libreto de “Fidelio”) y Téophile Dumersan el asunto de una pieza que en 1813 se representó con el título de Roberto el diablo, y de aqui provino el libreto que prepararon Scribe y Delavigne para Meyerbeer.

Libreto que, por cierto, está disponible en francés aquí:
http://odb-opera.com/modules.php?name=D ... oad&cid=53

Todo él está en verso, en rima consonante, combinada libremente: unas veces son cuartetos ABAB:

“Jadis régnait en Normandie
un prince noble et valereux.
Sa fille, Berthe, la jolie,
dédaignait tous les amoureux.”
(Ballade de Rimbaut)


Otras veces son ABBA:

“Va, dit-elle, va, mon enfant,
dire au fils qui m’a délaissée
qu’il eut la dernière pensée
d’un amour qui s’éteint en l’aimant!”
(Romance de Alice)


En ocasiones son pareados:

Mes armes, mes coursiers n m’appartiennent plus!
Va les livrer les biens que j’ai perdus.
(Robert)


Y otras combinaciones libres:

”Malheur sans égal!
D’un sort infernal
l’ascendant fatal
me poursuit, m’opprime.
Craignez mon courroux!
Je puis sur vous tous
me venger des coups
dont je suis victime.”
(Robert)


La métrica también es variable, como se aprecia en estos mismos ejemplos. Pero la rima consonante se mantiene durante toda la obra.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Gran Opéra!
NotaPublicado: 07 May 2011 18:02 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Incansable y muy loable el trabajo de Loge con estos hilos. ;-)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Gran Opéra!
NotaPublicado: 07 May 2011 18:14 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1798
Ubicación: Zaragoza
Gracias. ¡Anímate con alguna!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Saludos
NotaPublicado: 07 May 2011 19:57 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Ene 2008 1:47
Mensajes: 4232
Ubicación: Costasoleña.
Yo me animo a colaborar. Vive le grand opera!Enhorabuena, Loge y espero que tenga el mismo éxito que la abyecta y finisecular!

_________________

Di pasta simile son tutti quanti; le fronde mobili,l'aure incostanti han più degl'uomini stabilità.Nè val da' barbari chieder pietà.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 07 May 2011 20:18 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12186
Ubicación: Madrid
Si no tan denostada como el verismo por ciertos criticos de la corriente "antiabyecta", la Grand Opera esta cerca en la falta de consideracion que les merece.

Muy interesante esta Robert le Diable, una de las primeras y mas exitosas de todas.

Escuchemos las Reminiscences de Franz Liszt:

http://www.youtube.com/watch?v=Jvo8lJ1GOdA


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 07 May 2011 23:53 
Desconectado
Concertino
Concertino
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ene 2010 21:58
Mensajes: 869
Ubicación: Herodes palace
Hoy han salido a la venta las entradas para "Los Hugonotes" en Bruselas.

Perdón por el inciso :oops: .


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Saludos
NotaPublicado: 08 May 2011 7:58 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1798
Ubicación: Zaragoza
Despinetta escribió:
Yo me animo a colaborar. Vive le grand opera!

Así se habla. Te esperamos, Despi.


Naaman:
Loge escribió:
ojalá haya muchos amigos que aporten análisis, comentarios, crónicas, versiones…

¡Gracias! :D


4. Vamos con la ópera.

Ocho siglos de deformaciones de la historia real, a manos de trovadores, cuentistas, dramaturgos y libretistas, dieron como resultado un argumento en el que no queda nada verídico, salvo el nombre del protagonista. Veámoslo, escuchando al mismo tiempo algunos fragmentos.

La obertura nos introduce, con sus tenebrosos (o solemnes, según se mire) acordes, en una atmósfera misteriosa.

Obertura:



ACTO I

Una playa cercana a Palermo, donde se ha congregado una buena cantidad de caballeros, atraídos por un torneo que se celebrará al día siguiente. Robert y su amigo Bertram observan cómo los demás cantan y ríen. Un escudero anuncia que ha llegado un trovador de Normandía. Naturalmente, a Robert le interesa ver y oir a su paisano y le invita a que cante. El trovador, llamado Raimbaut, por lo visto no tiene nada mejor a mano que una balada en la que se cuenta la historia de Robert, el diablo. En su canción aparecen los elementos de la leyenda, aunque con alguna variante: así, la madre de Robert, Bertha, no ha buscado tener el hijo con el Diablo sino que ha sido seducida por éste. O mejor dicho, por un discípulo de éste (Bertram, como se verá más adelante, no es el propio Satanás sino un demonio al servicio suyo). El hijo en cuestión, Robert, siembra el terror en Normandía, especialmente persiguiendo a niñas y mujeres y matando a los maridos.

Balada de Rimbaut


A medida que oye la balada, Robert se va cabreando poco a poco, y cuando ya no puede más desvela su identidad y ordena ejecutar al bardo. Que se salva sólo porque entonces entra su novia, Alice, que resulta ser hermana de leche de Robert. Este le cuenta que se halla en Sicilia a causa de algunos ingratos que le han obligado a exiliarse. Por su parte, Alice no está ahí por casualidad, sino que precisamente ha ido a buscarle para darle una mala noticia. La madre de Robert ha fallecido, y en su lecho de muerte le ha encargado que le avise de que hay un poder tenebroso, un ángel malo, que está intentando arrojarle por el precipicio. Alice, en contraposición, ha sido investida por la moribunda como el ángel bueno, y Robert tendrá que elegir entre uno u otro.

Romance de Alice


Además, Alice es portadora de una carta de la madre, pero sólo se la podrá entregar cuando sea digno. Robert confiesa que aún no lo es: se ha enamorado de la princesa de Sicilia, Isabelle, quien parecía corresponderle. Pero llevado de su carácter y de los celos, en lugar de cortejarla normalmente intentó raptarla. Sin éxito, pues aparecieron los caballeros sicilianos para impedir el secuestro y casi lo matan. Robert salvó la vida gracias a la intervención y el valor de su amigo Bertram, pero claro, la metedura de pata ha sido mayúscula y ahora no tiene esperanzas de que Isabel siga amándole.

Alice le anima a escribirle una carta de reconciliación que se ofrece a llevar ella misma, pues tiene la teoría de que Isabelle, si es verdad que se sintió atraída por Robert, será fiel a ese sentimiento. A cambio obtiene el perdón para Rimbaut y el visto bueno para casarse con él al día siguiente en la montaña de Santa Irene. En ese momento entra Bertram, y Alice se queda de una pieza: Bertram es clavadito a una imagen de Satán que hay en su aldea. Robert se ríe del miedo de la muchacha y la despacha a entregar la carta.

En la siguiente escena, Robert reconoce que siente en su interior dos impulsos contradictorios: por un lado, el de portarse bien; por otro, el de hacer el mal. Y aun estando agradecido a Bertram por haberle salvado la vida, comprende que no es buena influencia para él, pues no desaprovecha la ocasión de darle un mal consejo. Bertram protesta y le da un “buen consejo”: que se divierta jugando a los dados con los demás caballeros. Robert obedece y el buen consejo termina con Robert perdiendo todo su dinero, la vajilla, el caballo y hasta la armadura.



ACTO II

Sala del palacio de Isabelle. La princesa se lamenta de que su padre, el rey, haya decidido premiar con su mano al vencedor del torneo. Lo lamenta porque de quien está enamorada es de Robert a pesar del intento de secuestro (Alice tenía razón), y tras el mismo Robert se ha esfumado. Entra Alice con la carta, cuya lectura, naturalmente, llena de felicidad a Isabelle: ¡Robert sigue en Palermo y la ama!

Escuchamos a Johan Sutherland, que no tiene grabada la ópera completa pero sí esta escena:
Sutherland


El propio Robert llega a continuación, es perdonado por la anhelante Isabelle, y como manifiesta que no podrá batirse en el torneo al haber perdido la armadura, la princesa le regala una nueva.

June Anderson y Rockwell Blake, Paris 1985
Anderson y Blake

Tenemos la parte final interpretada por la misma soprano, pero cambiando al tenor por Alain Vanzo, así que podemos comparar entre ellos.
Anderson y Vanzo


El rival en el torneo y, por tanto en la lucha por Isabelle, va a ser el Príncipe de Granada. Bertram, enterado de ello, idea una estratagema para que Robert no pueda participar en el torneo. (Por qué lo hace, se acaba sabiendo más adelante, pero anticipo que Bertram, como servidor del Diablo, está intentando ganar el alma de Robert para el infierno y, por tanto, no le conviene que esa alma la conquiste Isabelle). Bertram paga a un escudero para que, en nombre del Príncipe de Granada, rete a Robert a un duelo a muerte, pero no en el torneo, sino en el bosque. Robert acepta, todo ingenuo.

El segundo cuadro nos presenta el campo donde va a tener lugar el torneo. Seis parejas de jóvenes, que se casarán al día siguiente, bailan un ballet. El Príncipe de Granada (de quien hay que decir en su defensa que desconoce por completo los manejos de Betram) se presenta a la liza como estaba convenido. Isabelle y Alice esperan que aparezca Robert, pero el normando está en ese preciso momento en el bosque, buscando a su rival y perdiéndose entre la maleza. Pasa el tiempo, suenan las trompetas de desafío y empieza la justa. No habiendo oposición, el Príncipe de Granada obtiene la mano de Isabelle.



ACTO III

Montaña de Santa Irene, a las puertas de una caverna. Raimbaut está en el lugar, esperando a Alice, con quien va a casarse. Pero Bertram llega antes, le regala una bolsa de oro y lo convence para que, ahora que es rico y está a tiempo, busque un partido mejor. Acaba de ganar un alma para el infierno y planea hacer lo mismo con Robert. Rimbaut se va y Bertram entra a una caverna, donde va a entrevistarse con su señor, el mismísimo Diablo.

Samuel Ramey se felicita por el alma conseguida y se prepara para el tête-à-tête con su señor:
Ramey


Entra Alice, que se extraña de no encontrar a Rimbaut. Después de cantar unos couplets, está a punto de marcharse cuando oye, provenientes de la caverna, unas voces que gritan “Robert, Robert!” Se asoma a la caverna y presencia la demoníaca escena que allí tiene lugar. Se desmaya.

Couplets de Alice:


Bertram sale de la caverna muy compungido: el jefe sólo le ha dado de plazo hasta la medianoche para conseguir el alma de Robert. Al ver allí a Alice, que vuelve en sí, comprende que lo ha visto todo y amenaza con matarla si la delata. Y no sólo a ella: también a su novio y a su anciano padre. Al llegar Robert, Alice está a punto de contarle lo que hay, pero Bertram le hace memoria de lo que sucederá en tal caso (“Allons, parle, ma chère, au nom de ton amant, au nom de ton vieux pére”), y la chica termina por salir corriendo.

Trío de Alice, Bertram y Robert


Ahora que están a solas, Robert se queja de haber quedado deshonrado por no presentarse al torneo. Bertram lo convence de que alguien le tendió una trampa (hay que ser cínico), y que si se perdió en el bosque fue por algún maleficio de su rival. Unica forma de vencer a ese rival: usar sus mismas armas. “¿Cómo?, se asombra Robert: ¿tú sabes conjurar a los espíritus invisibles?” “Pues sí, ya ves”, responde Bertram. Y a continuación le instruye sobre lo que debe hacer: ir a una antigua abadía, ahora en ruinas por la cólera divina, llegarse hasta la tumba de Santa Rosalía y arrancar una rama verde que crece sobre dicha tumba. La rama es un talismán que proporciona riqueza, inmortalidad e invisibilidad. Robert está en un tris de echarse atrás ante semejante sacrilegio, pero Bertram recurre a la provocación que nunca falla (“Ah, bueno, ya veo que no hay h…”), y no hace falta más: Robert parte hacia la abadía.

Bertram, que no se acaba de fiar del valor del muchacho, decide adelantársele y recabar el apoyo de las monjas que están enterradas en el claustro. Así surge una de las arias para bajo más importantes del repertorio francés:

Nonnes qui reposez, por Cesare Siepi
Siepi


A su llamada, los cadáveres de las monjas van saliendo de las tumbas. Se trata de unas monjas bastante especiales, pues en vida acabaron volviéndose unas libertinas y por eso atrajeron sobre sí la ira de Dios. Bertram les ordena seducir a Robert en caso de que éste no se atreva a coger la rama. Todo sucede tal cual Bertram había previsto: Robert llega, pero en cuanto ve el panorama le entran las dudas. Y aquí coloca Meyerbeer un ballet que también ha pasado a la historia de la ópera. Sobre este ballet me extenderé algo más en otro momento. Por ahora, en lo que hace al argumento, baste saber que las monjas bailan de forma seductora, especialmente la superiora, Hélena, quien tras algunas vacilaciones por parte de Robert consigue que éste arranque la rama. Logrado el objetivo, la vida que ha animado a las monjas durante este corto espacio de tiempo las va abandonando: de cada tumba sale un demonio y se lleva consigo a las monjas. En ese momento, desde el centro del claustro, se eleva una carcajada infernal y un coro canta: “¡Ya es nuestro! ¡Espectros, demonios, hemos triunfado!”



ACTO IV

Nos encontramos en las habitaciones de Isabelle. La joven es asistida por sus damas mientras se prepara para celebrar la boda con el Príncipe de Granada. Llega Roberto y, agitando la rama mágica, inmoviliza a todos los presentes dejándolos sumidos en el sueño. Viendo a su amada en la cama, indefensa, su primera intención es raptarla de nuevo. Pero en ese combate que a lo largo de toda la ópera se desarrolla en su interior entre el bien y el mal, decide despertarla y que sea voluntariamente como acepte irse con él.

Du magique rameau


Isabel le reprocha no haberse presentado al desafío, pero a continuación le hace una apasionada declaración de amor:

Robert, toi que j’aime, por Anna Moffo, 1975
Moffo


A pesar de ello, ya está comprometida con el vencedor del torneo y le insta a actuar con honor e irse. Robert contesta lo esperado en estos casos: “Antes la muerte”. Se arroja a sus pies y, para demostrar su buena voluntad, rompe la rama mágica.

Error. Lo único que consigue es que todo el mundo se despierte y lo vuelvan a echar de la habitación, mientras Isabelle se desmaya.



ACTO V

La acción transcurre en el atrio de la catedral de Palermo, adonde llega Robert para acogerse a lugar sagrado. Los monjes rezan.

Coro de monjes


Bertram le propone, como única forma de arreglar la situación, que firme un escrito mediante el cual Robert quedará por siempre vinculado a Bertram. “¡Venga el escrito, que te lo firmo!”, decide Robert. Lo que sea, con tal de vengarse del aborrecido Príncipe de Granada. Pero en ese momento, llegan cánticos religiosos desde el interior de la catedral y Robert recuerda haberlos oído durante su infancia. Viéndole vacilar, Betram redobla sus esfuerzos y le dice que esos cánticos son en honor de su rival granadino. Robert empieza a sospechar que su verdadero enemigo es el propio Bertram y le pregunta quién es en realidad.

Entonces Bertram lo admite: ¿Es que no te has dado cuenta? Mis preocupaciones, mis temores.. La canción del trovador, las advertencias de tu madre… Todo es verdad. Yo fui su amante. Yo soy tu padre.Imagen

Y a continuación se lanza a expresar el desgarrador afecto que siente por Robert, una manifestación de amor de un padre hacia un hijo como pocas en la historia de la ópera. Y más excepcional aún si tenemos en cuenta que esos sentimientos tan nobles los alberga un demonio. Finalmente, reconoce que debe conseguir su alma antes de la medianoche o, si no, no volverán a verse. Ahora, debe elegir entre el amor de Isabelle, los honores y la riqueza, o el padre amante. Y Bertram está dispuesto a renunciar si con ello hace feliz a su hijo. (¡Qué demonio tan increíble!)

Aria de Bertram. Je t’ai trompé, je fus coupable


Con todo y con eso, Robert decide seguir a su padre: «L’enfer est le plus fort... Qui que tu sois, je partage ton sort» pero justo entonces interviene Alice, el ángel bueno, y le informa de que la princesa Isabelle ha repudiado definitivamente al príncipe de Granada y espera a Robert para casarse con él. Mientras Robert y Alice discuten, Bertram constata con inquietud que va pasando el tiempo y se acerca la medianoche. Insiste en que su hijo firme y éste está ya cogiendo el documento cuando Alice recurre a la artillería pesada: la carta de la madre fallecida, donde Bertha le previene contra los consejos del seductor que la perdió.

Pillado entre dos fuegos, Robert no sabe qué hacer. Literalmente le están planteando eso de «¿A quién quieres más: a tu padre o a tu madre?» Literal y gráficamente, ya que Alice y Bertram le agarran de la mano y se ponen a tirar cada uno hacia un lado. François Lepaulle no pudo resistirse a pintar semejante escena:

Imagen

Incapaz de elegir, es su propia indecisión lo que sentencia, pues un trueno anuncia que ya es medianoche. Se acabó el plazo. Bertram ha sido vencido, la tierra se abre y se lo traga. Se levanta el telón del fondo y se ve el interior de la catedral, llena de fieles rezando, y en el crucero a Isabelle de rodillas ante toda su corte. Junto a ella, un asiento vacío destinado a Robert.

La obra termina con el cántico de Isabelle, Alice y un coro celestial: «Il nous est resté fidèle. Que les cieux lui soient ouverts!».

Escuchamos el final de la ópera :

Trio (Robert, Alice y Bertram) A tes lois je souscris d’avance


Robert lee la carta de su madre.


Coro final


Última edición por Loge el 09 May 2011 11:34, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 08 May 2011 13:13 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14210
Ubicación: Castigat ridendo mores.
No soy un fan del repertorio, pero como amante de las voces y su evolución me interesa mucho, así que muchas gracias. Veo difícil la rehabilitación de Meyerbeer en nuestra época, dada sus tremendas exigencias de virtuosismo vocal.

Ahí les pongo una muestra de esta ópera con una espectacular Scotto.

http://www.divshare.com/playlist/865132-f71

(No soy capaz de poner el reproductor ni a tiros)

_________________
A los ídolos se les admira, se les defiende, se mata por ellos y a veces, si no hay más remedio, se les escucha cantar.


Última edición por Gino el 08 May 2011 16:13, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 08 May 2011 13:43 
Desconectado
Jar Jar Binks
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2007 0:15
Mensajes: 6183
Llevo un montón queriendo escuchar Robert le diable y nunca me decido. Ahora me voy a animar con tu presentación, Loge :D

_________________
Fosforita del re!

Ese cantar...que es el soñar...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 08 May 2011 14:50 
Desconectado
Div@
Div@

Registrado: 21 Feb 2006 11:57
Mensajes: 4735
Ubicación: Geriátrico
Siddharta escribió:
Llevo un montón queriendo escuchar Robert le diable y nunca me decido. Ahora me voy a animar con tu presentación, Loge :D



sigue ,sigue LOGE encantado estoy por tus planteamientos y ademas tan extensos y completos, y por lo que veo y creo que cunde el ejemplo; a mi me da verguenza y con estos profesionales de la escritura y la redaccion que me dan tanta envidia, y si el SIDDARTA tira de pluma ni te digo :aplauso:

si te atreves y puedes estoy apuntado alos HUGONOTTES EL DIA 26 de junio en BRUSELAS asi que una SIPSNOSIS de la opera y comentario adjunto , no me vendria mal , ya se de que va, soy de los de la OPERA FRANCESA pero :lol:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 08 May 2011 15:00 
Desconectado
Div@
Div@

Registrado: 21 Feb 2006 11:57
Mensajes: 4735
Ubicación: Geriátrico
Naaman escribió:
Hoy han salido a la venta las entradas para "Los Hugonotes" en Bruselas.

Perdón por el inciso :oops: .




NAAMAN

como dices las entradas ya han salido y como veras estoy apuntado.
El 26 domingo junio: 3h despues de midi ,tengo cita con LAMONNAIE y ademas en mi estreno con esta sala que no conozco.
el 19 domingo junio ala misma hora, un colegui tuyo de vuestros viajes por los paises ,alla estara

asi que no tienes perdida ni excusa ,los vuelos los tiene directos, solamente que el lunes cerrado por descanso del personal , seguro que no te pesara ,la produccion del OLIVIER PY ,promete :lol:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Saludos
NotaPublicado: 08 May 2011 15:18 
Desconectado
Solista
Solista
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2007 12:38
Mensajes: 774
Loge escribió:
Yo soy tu padre.Imagen

:lol: Está graciosísimo, gracias. :wink:

_________________
E CHE? IO SON MEDEA.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 08 May 2011 15:24 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1798
Ubicación: Zaragoza
jlizarrabengoa escribió:
si te atreves y puedes estoy apuntado alos HUGONOTTES EL DIA 26 de junio en BRUSELAS asi que una SIPSNOSIS de la opera y comentario adjunto , no me vendria mal , ya se de que va, soy de los de la OPERA FRANCESA pero :lol:


Sobre Los Hugonotes hizo El Gran Inquisidor una espectacular Opera del Mes en noviembre de 2004. Si quieres, al final de la tarde pongo aquí mismo los enlaces.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Ici, avec vous... Le Grand Opéra!
NotaPublicado: 08 May 2011 16:14 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14210
Ubicación: Castigat ridendo mores.
La verdad, señor Loge, es que este trabajo merecería una Ópera del Mes con todos los honores. :aplauso:

_________________
A los ídolos se les admira, se les defiende, se mata por ellos y a veces, si no hay más remedio, se les escucha cantar.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 409 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 28  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: giovannico, Yllanes y 10 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com