Fecha actual 06 Dic 2019 8:58

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Don Giovanni, el mito y el personaje
NotaPublicado: 12 Sep 2006 18:46 
Desconectado
La Donna del Lago
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ene 2006 22:18
Mensajes: 5212
Ubicación: Estado Zen
Don Giovanni (El burlador de Sevilla) es sin duda uno de los mitos transnacionales que encarnan valores imperecederos en nuestro imaginario. Nacido en Italia durante el siglo XVI, adquiere en España con Tirso, su permanente tipo literario; en Francia, con Molière, su paradigmático perfil ideológico, y en Austria con Mozart, su definitivo valor estético. Y luego pervive en todos nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI, con su sombría y escéptica sonrisa hacia los sentimientos más íntimos y sagrados.

Don Juan es sin duda, el personaje más universal del teatro español (el gran Don Juan, es el de Tirso de Molina). El hecho de ser un personaje que no está “totalmente definido”, ha permitido la constante reencarnación del personaje hasta el final del siglo XX. En España, a mediados del siglo XVII surge ya una primera e interesante variación : La venganza en el sepulcro , de Alonso de Córdova y Maldonado. A primeros del XVIII Antonio de Zamora escribe su obra No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague , que pervive en los escenarios hispánicos hasta Don Juan Tenorio de Zorrilla. Después, versiones más o menos afortunadas como las de Villaespesa o Jacinto Grau, o variantes narrativas como el de Torrente Ballester, han mantenido una constante en la reaparición del mito. Las versiones de Marañón, con su interpretación nueva y original, desde el punto de vista cíclico; la de Azorín (Don Juan y Doña Inés ) dentro de la ficción novelesca, y la obra teatral de de Salvador de Madariaga, La Don Juana , en la que los personajes son todos autores de “Don Juanes”: Tirso, Molière, Byron, Mozart, Zorrilla y Pushin… Por supuesto, no se puede olvidar la pervivencia del simbolismo donjuanesco en figuras literarias típicas, como las del Don Juan Manuel de Montenegro, de Valle-Inclán, o las recreacions de Enrique Jardiel Poncela, que llegó a crear un Don Juan femenino en Pero..¿hubo alguna vez once mil vírgenes?
En Europa el personaje ha tenido, si cabe, aún mayor vigencia y vitalidad que en España. Los primeros esbozos de Andreini culminarían el siglo siguiente en el libreto italiano de Da Ponte para el Don Giovanni de Mozart. Variantes de las versiones italianas dan los burladores de Dorimond y Villiers, que servirán de base al Don Juan de Molière, pieza esencial en el teatro francés, sin olvidar el más moderno Don Juan de Montherlant. En Inglaterra el Don Juan de Byron se constituye en pieza clave del romanticismo, e influye sin duda en las variaciones románticas que aparecen en Les âmes du purgatorie , de Merimée, en donde entremezcla la leyenda de Don Juan Tenorio y la de un Don Juan del siglo XVII, Don Juan de Maraña. Este motivo lo retomará en España Antonio Machado.
En Centroeuropa la figura de Don Juan se asocia frecuentemente al otro gran mito romántico: Fausto. El Don Juan y Fausto de Christian Grabbe (1829) precede al del austrohúngaro Lenau, y coexiste con las piezas de E.T.A. Hoffman. Todo un siglo de variaciones de Don Juan en la escena centroeuropea culminarían en la obra de Max Frisch, Don Juan o el amor a la geometría (1952), replanteamiento del mito a partir de consideraciones más modernas y problemáticas de la esencia del personaje. El mito, como se ve es consistente y proteico: reaparece según las épocas y los lugares; se alía a otros mitos o se reconstruye para explorar el territorio de los sueños colectivos.
Hay que recordar también la recreación de Pushkin, que en su deseo de interpretación fiel del espíritu de otros pueblos, reencarna la figura de Don Juan en su drama El convidado de piedra (1831).
Pero volvamos a nuestro Don Giovanni y sus antecedentes operísticos. Aunque fue Giovanni Bertati quien primero adaptó la obra de Tirso de Molina (El burlador de Sevilla y convidado de piedra de 1630), con música de Giuseppe Gazzaniga, la primera ópera conocida sobre el tema fue L´empio punito, con libretto de G. F. Apolloni y música de Alessandro Melani, en 1669. El siglo XVIII es sin dudas el más prolífico en títulos donjuanescos, nueve de las cuales cuatro se compusieron en 1787. Parece que esto tiene relación con las representaciones durante el carnaval de Venecia de 1736, de la obra de Carlo Goldoni Don Giovanni Tenorio ossia Il disoluto , con presencia de personajes de la Commedia dell´ arte. De las cuatro óperas de ese año 1787, la más conocida es el Don Giovanni de Mozart y Da Ponte.
¿Pero qué aspectos sustentan al mito? El primero de ellos es la historia del “burlador”, que practica engaños o burlas de muy diversa índole, y que finalmente es burlado por alguien que está por encima de él. Los engaños se suelen circunscribir a comidas o bienes, pero no faltan variantes de carácter sexual, de las que el Medioevo ofrece abundantes muestras.
La segunda estructura es la de la “doble invitación”, que tiene que ver con las leyes de la hospitalidad. Cuando la doble invitación se produce de manera que uno de los personajes sea un ser relacionado con las fuerzas telúricas, la idea de la muerte es consustancial al episodio. Un ejemplo de esto es la historia del rey Diomedes de Tracia: Diomedes invita a sus huéspedes a un banquete en su palacio y, una vez allí, los hace devorar por sus yeguas; como castigo al impío, los dioses le envían a Hércules, y éste hace que Diomedes termine siendo devorado por sus propias yeguas.
También entronca con las leyendas relacionadas con el “Convidado de piedra”, abundantes en tierras gallegas y leonesas. La estructura de las múltiples versiones, es más o menos la siguiente: un galán, camino de la misa (los cementerios o “camposantos” rodeaban hasta hace poco las iglesias), encuentra una calavera de la que se mofa y hace escarnio, y dándole un puntapié le invita a cenar. Ésta acepta y cumple su palabra presentándose a la hora convenida a la mesa para la que se ha dispuesto cubierto y asiento. A su vez, el infamador es convidado al banquete que le ofrece la Calavera en el cementerio, en su tumba abierta, donde, evidentemente, no quiere entrar: aparece la lección, el castigo y escarmiento o el arrepentimiento del libertino.

¿Y quién es nuestro protagonista, ese dissoluto punito? Es la creación de un personaje que ha pasado por diferentes estadios: el Don Juan de Tirso de Molina era un héroe barroco rebelde y desmesurado, impulsivo y audaz; el de la Commedia dell´arte, un hombre increíblemente egoísta, controlado por sus monstruosos apetitos e implacable en su búsqueda de placer sexual; y el de Molière, un héroe del libertinismo filosófico.

Amfortas escribió:
Don Juan es un personaje sensual, dado a todos los placeres: de la carne, por supuesto, pero también de la mesa (Oh che barbaro apetito) del vino (Eccelente Marzimino; Finch’an del vino), de la danza (fiesta al final de primer acto) y de la música (concierto en su casa) (algo así como los foreadores ovetenses, al menos en los últimos aspectos).


Cherubino escribió:
Don Giovanni creo que es aquel individuo que tiene todo aquello que es políticamente incorrecto pero a la vez que tantas veces hemos anhelado.
Rompe con todo lo que hay de romper con tal de obtener sus fines y eso aunque no quisieramos que nos lo hicieran si que muchos lo podemos ver como algo atractivo.
Por lo que se refiere al seductor Don Giovanni creo que está claro que es aquello que todas las damas de la obras desean y que saben que nunca poseeran más que unas falsas caricias...Ante tal impotencia prefieren matar su mal haciendolo desaparecer a él.
Si os fijais las tres damas persiguen a Don Giovanni durante la obra. Una le llama despecho, la otra venganza y la otra no lo llama porque tiene a Maseto al lado...
Digo yo que cuando una persona no se siente atraida en absoluto por otra no ve motivos para buscarla sino más bien resulta fácil ignorarla...



Fantine escribió:
A mi sí me cae bien Juanito el libertino. O mejor dicho y con mayor exactitud, no me cae mal.
Es la seducción del lado oscuro. El conjunto de deseos que por inhibiciones propias o sociales no nos atrevemos a expresar, manifestar o luchar por (toma sesión de filosofía de la baratucha... ya me perdonareís los expertos... )
Y aún más, me gusta por coherente y consecuente. Dentro de "su coherencia y su consecuencia", de acuerdo.
él es el hedonista máximo y por sus placeres es capaz de sacrificar todo. no importa qué ni cómo.
Bueno... no es mi filosofía de vida pero le veo una coherncia...


Madda escribió:
para mí DG tiene un solo aspecto que lo hace menos deleznable, tiene dignidad. Es muy fácil arrepentirse si uno está tironeado por un fantasma de piedra que lo empuja al fuego eterno ... Pero DJ se va al infierno sin ceder (el de Tirso se arrepiente a último momento y clama por un cura, que el comendador le niega; el de Molière es el primero –que yo sepa- que se mantiene íntegro).


Simon escribió:
Con algunos amigos, algún momento llegamos a la conclusión de que DG no necesitaba más que ser un pito con linda voz (perdón por lo burdo de la expresión, en todo caso jajaja)... De hecho, llega un punto, en que a mi (apresiación puramente personal), me cansa...
Creo que la ópera podría perfectamente llamarse "las últimas 24 horas de DG" o "La Decadencia de DG"... Todo de lo que presume en la ópera, no llega a realizarlo. No lo vemos llevar ninguna conquista a cabo... Donna Anna se le escapa (por el motivo que fuera, lo concreto es que se le escapa), está muy lejos de ser un caballero, no lo vemos más que correr, mentir y huir como un cobarde toda la obra.... Ante lo único que es valiente, es ante lo que no cree: que el comendador REALMENTE pueda volver... Entiendo que, sin ser obviamente la música "romántica", sí está planteado como el prototipo del héroe romántico, aferrado a sus creencias, incluso al momento de la muerte (jamás renuncia a lo que cree)... sin embargo, me resultan MUCHO más interesantes los demás personajes... cualquiera de ellos.


Caminante escribió:
Don Giovanni es un personaje de su tiempo y en él hay que encuadrarlo lo cual lo hace menos odioso que un acosador de hoy en día.


Werther escribió:
Don Giovanni se mantiene fiel a sus ideales hasta el final: cuestión de honor? quizá, pero eso no es símbolo de romanticismo. Por ejemplo, el Masaniello de Auber, héroe romántico por excelencia, comienza glorificando la revolución y al final teme sus excesos: cambia en cierto modo, y eso no le impide seguir siendo un héroe romántico.


Maddalena hizo un esbozo de cómo actuaba Casanova, personaje histórico tan relacionado con Don Giovanni:
-no tomaba la iniciativa en sus conquistas, se ponía en movimiento sólo si la dama demostraba interés en él primero (eran muy activas en el XVIII).
- nunca engañó, forzó o raptó a ninguna, respetaba a las vírgenes. Mientras estaba con una, era exclusivo, excepto que a la dama le gustara el ménage a trois.
- no hacía catálogos, nunca las contó, en sus memorias las personaliza con mucho afecto y recuerda a c/u en detalle.
- terminaba las relaciones sólo de mutuo acuerdo (cosa frecuente: entre sus amantes había casadas, monjas, prometidas a otro, etc).
- seguía interesándose por ellas durante años, se consideraba un buen amigo, les daba dinero si lo necesitaban, a veces en forma anónima.
- no era misógino, elogia la inteligencia de las mujeres, toma en cuenta sus opiniones, no le interesa solamente acostarse sino que le gusta hablar con ellas de filosofía y literatura (muy culto el hombre).



¿Cómo veis a Don Giovanni? ¿Le encontráis similitudes con otros personajes de otras óperas de Mozart, como b_alonsoes y una servidora si lo han hecho? ¿Se parece a Casanova? ¿Es el protagonista absoluto de la ópera? ¿Os cae bien y si es así por qué?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Sep 2006 1:00 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 1:55
Mensajes: 6397
Ubicación: En las costas de Africa
Excelente trabajo Zerlina. Se ve que te gusta Don Giovanni :twisted: :twisted:


Ahora toca leer con calma y recordar a uno de los grandes compañeros que ya no se pasa por esta casa: Amfortas.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Sep 2006 10:06 
Desconectado
La Donna del Lago
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ene 2006 22:18
Mensajes: 5212
Ubicación: Estado Zen
Gracias Frate, pero el trabajo también es vuestro :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Don Giovanni
NotaPublicado: 22 Sep 2006 20:10 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Sep 2005 1:10
Mensajes: 2195
Ubicación: Ciudad Autonoma de Buenos Aires
Mi comentario lo publiqué aquí[url]

Citar:
¿Cómo veis a Don Giovanni? ¿Le encontráis similitudes con otros personajes de otras óperas de Mozart, como b_alonsoes y una servidora si lo han hecho? ¿Se parece a Casanova? ¿Es el protagonista absoluto de la ópera? ¿Os cae bien y si es así por qué?
_________________


Yo creo que es el personaje más detestable de todas las óperas que conozco...

Para Don Giovanni, no hay nada de amor...no canta ningún aria amorosa...solo serenatas...tiene que haber madurado algo... o sufrido experiencias traumáticas para odiar así a todas las mujeres., para aplastarlas de este modo con su menosprecio...
No se parece a Casanova porque no puede amar a las mujeres, solo las desprecia, tendría que probar si puede amar a un varón :wink:


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com