Fecha actual 24 Jul 2019 1:34

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 20 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Marzo 07==> Lulú: 3.- El drama
NotaPublicado: 11 Mar 2007 20:15 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12993
Ubicación: Madrid
El libreto completo de Lulú, con traducción al español, se puede localizar en la página web de Kareol:

http://www.geocities.com/ubeda2004/lulu/lulu.htm


A continuación se encuentra una pequeña sinopsis argumental:

Imagen

Prólogo

Se levanta el telón. El Domador invita al público a contemplar varios animales: el tigre, el oso, el mono, el cocodrilo… Y la serpiente, representada por una mujer vestida de Pierrot que es anunciada como la criatura más peligrosa. ¡ Entren al zoo !, se despide el Domador.

Acto I

Escena 1

En el taller de un Pintor, está posando una joven vestida de Pierrot. Sentado en un diván el doctor Schön espera a su hijo Alwa. Cuando éste llega, se despide de la joven, y la pide que presente sus respetos a su esposo. ¡ Y usted a su prometida !, contesta ella.

Tras quedarse a solas con su modelo, el Pintor, visiblemente agitado, solicita los favores de la joven y la persigue por todo el taller. Cuando la atrapa, exclama: ¡ Nelly, te amo !. Mi nombre es Lulú, le responde ella. Los dos amantes escuchan una llamada en la puerta. Se trata del marido, un Médico. Cuando consigue entrar, comprende lo que estaba pasando en el taller y cae al suelo, víctima de una apoplejía. El Pintor busca ayuda, mientras Lulú baila intentando reanimar a su marido. Es inútil. Lulú se viste y el Pintor, a la vez que se siente culpable, no puede dejar de contemplarla.

Escena 2

El Pintor se ha casado con Lulú ( a quien llama siempre Eva ), y ha conseguido vender algunos cuadros a muy buen precio. El correo trae una invitación a la boda del Dr. Schön, lo que irrita a Lulú. Tras retirarse el Pintor, Lulú hace pasar a un viejo mendigo, Schigolch, con el que parece estar en los mejores términos. Su relación es confusa: tan pronto parecen padre e hija como dos antiguos amantes. Suena el timbre de la puerta y Schigolch desaparece.

Se trata del Dr. Schön que acude a terminar su relación con Lulú, antes de su boda, y a exigirla una conducta apropiada con su marido, el Pintor. La muchacha se burla de las intenciones de Schön. En ese momento entra el Pintor y se extraña de la situación. Schön le explica que es el comprador de sus cuadros y le pone en antecedentes de su largo affaire con Lulú. El Pintor, abatido, se encierra en el baño. En ese momento, entra Alwa buscando a su padre. Oyen un extraño ruido y fuerzan la puerta del baño. El Pintor se ha rebanado la garganta.

Alwa reprocha a su padre no haberse casado con Lulú, quien limpia las manos llenas de sangre de Schön mientras llaman a la policía. ¡ Monstruo !, grita Schön a Lulú. Terminarás por casarte conmigo, responde ella. La policía llega a la casa.

Escena 3

En los camerinos de un teatro, Lulú, convertida en una vedette de revista, bebe champagne con Alwa antes de seguir con su actuación. El Dr. Schön ha financiado el espectáculo, para distraer a Lulú mientras busca otro marido para ella. Un príncipe se interesa por la joven y la alaba delante de Alwa, cuando Lulú vuelve al camerino, desvanecida.

Schön, que asistía a la función con su prometida, aparece en el camerino. Exige a Lulú que vuelva al escenario y acceda a las intenciones del príncipe. Lulú se muestra por momentos sumisa y altiva, acabando por dominar completamente la situación y obligando a Schön a escribir una nota de ruptura para su novia.

Acto II

Escena 1

Lulú, ahora la esposa de Schön, recibe a una admiradora, la condesa Geschwitz. El doctor abandona la casa, amargado por las amistades de Lulú. Tan pronto como sale Schön, aparecen Schigolch, un Atleta y un Estudiante. Lulú les pide que se retiren pues espera una visita. El mayordomo anuncia la llegada del Dr. Schön.

Se trata de Alwa, que desayuna con Lulú ante los ojos celosos del mayordomo. Alwa confiesa sus sentimientos a Lulú. Mientras, el Dr. Schön, escondido tras una cortina, localiza a todos los “ocupantes” de su casa. Apareciendo de repente, envía a su hijo fuera y pone un revolver en la mano de Lulú, y exige a la joven que se suicide para evitar la vergüenza. Lulú le replica que no puede ocultar su naturaleza y Schön ya conocía como era antes de casarse con ella. Schön amenaza con matarla él mismo y Lulú dispara cinco tiros a su marido. Lulú se lamenta: ¡ El único hombre que he amado ! Aparece Alwa, su padre le pone en guardia contra el fatal encanto de Lulú antes de morir. A pesar que la muchacha le promete amor eterno, Alwa llama a la policía.

Film mudo

Se proyecta una película en la que vemos el juicio y condena de Lulú. Su ingreso en prisión, y su fuga, gracias a un plan de escape, urdido por la condesa Geschwitz. Ambas contraen el cólera y cuando la condesa se recupere, se hará pasar por Lulú para que la muchacha salga de la cárcel.

Escena 2

En el apartamento de Lulú, Alwa, la condesa y el Atleta esperan la llegada de Schigolch que va a llevar a Geschwitz al hospital para completar el plan y liberar a Lulú. El Atleta quiere casarse con ella. El Estudiante aparece, recién escapado del Reformatorio, con la intención de hacer escapar a Lulú. El Atleta le engaña, haciendo creer que Lulú ha muerto en prisión. Poco después, Schigolch vuelve con Lulú. La muchacha tiene un aspecto frágil y mortecino, provocado por el cólera. A solas con Alwa, Lulú vuelve a seducir al joven, que acaba por declarar su adoración a Lulú, en el mismo diván donde su padre cayó muerto.

Acto III

Escena 1

Lulú festeja su cumpleaños en un piso de París, donde vive bajo una falsa identidad. Un banquero presume de su cartera de acciones ante el resto de invitados. En otro rincón, un Marqués, amante de Lulú la propone que se prostituya en un burdel de El Cairo o la denunciará a la policía. Ella intenta seducirle, pero el Marqués se muestra insensible a sus encantos. El Atleta pide a Lulú 20,000 marcos o la entregará a la justicia. Schigolch reclama también dinero a Lulú. Lulú trata de convencer al Atleta de que la condesa está enamorada de él, y dispuesta a pagar los 20,000 marcos por sus favores. La condesa acepta el juego para salvar a Lulú. Mientras tanto, un crack bursátil ha dejado las acciones sin ningún valor, los invitados están arruinados y Alwa ha perdido toda su fortuna. Lulú intercambia sus ropas con el Mozo encargado del vestuario y escapa antes de la llegada de la policía, alertada por el Marqués.

Escena 2


En Londres, Alwa y Schigolch viven en una buhardilla con Lulú, que se gana la vida como prostituta callejera. Lulú sale a buscar clientes: el primero, un Profesor, la trata con frialdad. Aparece la Condesa, trayendo consigo el retrato de Lulú pintado hace tanto tiempo por el Pintor. El segundo cliente, un Negro, roba los pocos bienes de la buhardilla y mata a Alwa de una puñalada. Schigolch oculta el cadáver y la Condesa piensa suicidarse. El tercer cliente es Jack el Destripador. Lulú esta subyugada por él, trata de convencerle para que pasa la noche con ella, incluso ofrece pagarle en lugar de cobrar por sus servicios. La Condesa ha decidido abandonar a Lulú y volver a Alemania cuando oye un grito terrible.

Se trata de Lulú, asesinada por el Destripador. La Condesa también resulta apuñalada por Jack y muere junto a Lulú, pensando que así permanecerán juntas para siempre.

Imagen

Tras el éxito de Wozzeck, se esperaba de Berg otra obra rompedora, de vanguardia, tanto dramáticamente como en el aspecto musical. La elección de los dramas de Wedekind, por tanto, no sorprendió a nadie… con la posible excepción de Schönberg, quien escribía: “Nunca he comprendido bien que una persona tan afable y de gustos refinados, tenga esa prelidección por musicar este tipo de obras, asumiendo el riesgo de un fracaso estrepitoso”.

En realidad, en los años 20 Wedekind era mucho más actual que a comienzos de siglo. El escándalo había dejado paso a una fama como escritor cínico e inmoral, pero basar en esa época una ópera sobre las tragedias de Wedekind parecía estar en consonancia con los tiempos. Sin embargo, el nazismo esperaba a la vuelta de la esquina.

El desafío de adaptar un texto teatral como el de Wedekind era mucho más complejo que el abordado anteriormente por Berg con Wozzeck. Enseguida, Berg buscó apropiarse del drama, y encontró la respuesta en una simetría formal que escondía un mensaje de naturaleza esquiva. Así, el primer acto y la mitad del segundo nos presentan el ascenso de Lulú, en el centro se encuentra el film ( en sí mismo, un palíndromo como se verá en posteriores entregas ) y la última parte del segundo acto y todo el tercero, retratan el descenso a los infiernos de Lulú, que culmina con su muerte a manos de Jack el Destripador. Además, la película permite salvar el intervalo temporal entre “Erdgeist” y “Pandora”, uniendo así los dos dramas en la ópera.

Berg mantuvo la estructura en un prólogo y siete actos de los textos originales pero, por motivos prácticos, tuvo que reducir notablemente la extensión. De forma admirable, consiguió hacerlo de una manera que no sólo mantenía la tensión dramática, sino que la completaba y mejoraba. Y la innovación, audaz y extraordinariamente efectiva, del film mudo es un golpe de genio que tiene pocos parangones en la historia de la ópera. En la actualidad, algunos registas optan por suprimir la película, proyectando diapositivas o haciendo tocar a la orquesta a telón bajado, lo que constituye una aberración de grueso calibre y un atentado a la completitud de una maravillosa obra de arte.

Para mantener la atención en su versión del drama, Berg llama por su nombre sólo a los principales protagonistas, mientras que los secundarios son conocidos por la función que desempeñan: Atleta, Estudiante, Pintor, Médico, Profesor,… En otro golpe de genio, acentúa la simetría de la trama haciendo que los tres maridos de Lulú interpreten a su vez a los tres clientes del último acto: el Médico se convierte en el Profesor, el Pintor en el Negro y Schön en Jack el Destripador. Para cada personaje de Lulú, Berg aporta además de la caracterización dramática una identidad musical basada en su propia serie, en el timbre, en el ritmo, en la forma,…

Imagen

Personajes

Lulú

Sufre una gran transformación con respecto al original. Para Wedekind, Lulú es más una fuerza de la naturaleza que una persona, una especie de recipiente del imaginario erótico masculino ( y, en el caso de la condesa, también femenino ), fundamentalmente ajena a los efectos que provoca. Envuelta en el misterio, un ser primigenio.

Berg la hace plenamente mujer, un ser humano que toma decisiones e interviene activamente en su propia vida. Dotada de una cierta inocencia, irresistible. Cuando pierde esa inocencia, tras el asesinato de Schön, empieza su declive.

Durante su trabajo en el libreto de Lulú, Berg asistió a la película de Pabst, y ejerció cierta influencia sobre sus decisiones. Lejos de la perversidad y el cinismo que encontramos en Wedekind, piensa que la Lulú de Brooks es “una epifanía de la belleza en un mundo alienado y mercantilizado”.

Tal vez, en un pequeño diálogo está la clave de la transformación. Cuando Alwa confiesa su amor a Lulú y le pregunta: “ ¿ Tú me amas, Mignon ?. En Wedekind la respuesta es “Nunca he amado a nadie”. Berg la transforma en un simple “no lo sé”.


Dr. Schön – Jack

Este personaje es el pivote central de la trama, incluso después de su muerte. Amante de Lulú desde que la niña tenía doce años de edad, el Tigre del Prólogo. Cree ser el amo de Lulú, y así estar legitimado para pedirle que se suicide como castigo por sus infidelidades. En el drama de Wedekind es una víctima más de Lulú, mientras que en la ópera de Berg se revela como su némesis: corruptor moral en su faceta de Schön, y asesino en su faceta como el Destripador.

Alwa

En el drama original, Alwa es fácilmente identificable con el propio Wedekind. Berg decide conservar esta característica del personaje, y para identificar al joven consigo mismo, le cambia la profesión de novelista a compositor. Ama a Lulú, la entrega a la policía, retoma su pasión… Pero es el que está más cerca de aprehender la esencia de la verdadera Lulú, a quien dedica como última obra su propia vida.

Condesa Geschwitz

Su importancia se ve reducida en el libreto. Actúa como un alma enamorada, sin esperanza, sin más horizonte vital que su amor por Lulú. Berg le asigna la doble función de soporte dramático en momentos puntuales de la acción y, en otro ejercicio de simetría, su destino especular al de Lulú, en un final extraordinario, muy por encima de las intenciones originales de Wedekind.

Schigolch

Mantiene la ambigüedad que caracteriza al personaje. ¿ Padre, amante, amigo... ? Su pésima condición física refuerza su degeneración moral.

Pintor / Negro

El Pintor es otro enamorado idealista de Lulú, y condenado a muerte por ese amor fatal. Su reaparición como Negro en el último acto, es un golpe maestro de simetría, asesinando a Alwa mientras suena la misma serie de la muerte del Pintor.

Atleta / Domador

Es el personaje de Rodrigo en Wedekind. Uno más de la banda de pintorescas criaturas que rodean a Lulú; típico ejemplo de pedazo de carne con ojos, es engañado por Lulú y la condesa cuando su presencia empieza a resultar molesta. En su faceta de Domador, introduce la acción tomando el papel que después será el de Alwa.

Estudiante

Hugenberg en el original. Enamorado de Lulú de forma ingenua, la declara inocente del asesinato de Schön y pretende liberarla de la prisión. Alwa anuncia a Lulú que el muchacho se ha suicidado por su amor, ante la indiferencia de la joven.

Príncipe / Mayordomo / Marqués

Personaje breve, pero fundamental pues va retratando la decadencia de Lulú. Enamorado fervoroso, adorador sin esperanza, amante desdeñoso.

Retrato de Lulú

Pintado por su segundo marido, Lulú es retratada vestida de Pierrot. En el libreto tiene una función simbólica, está siempre presente en escena. Cumple una función opuesta a la del retrato de Dorian Gray; aquí es el personaje real el que siente los efectos de la decadencia, mientras el cuadro permanece inalterado. La condesa muere contemplando por última vez esa imagen, y se reafirma en el amor que siente por Lulú; por esa Lulú inmarcesible, hermosa y pura que permanecerá para siempre en ese retrato.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Mar 2007 0:13 
Desconectado
Birlabirras
Avatar de Usuario

Registrado: 07 May 2006 18:02
Mensajes: 3721
Estas imágenes que has colgado fueron de la producción representada en Sevilla hace un par de años. ¿Estuviste entonces aquí? ¿Te gustó?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Mar 2007 1:04 
Desconectado
Maestro de coro
Maestro de coro
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Mar 2006 15:53
Mensajes: 533
Ubicación: Villa y Corte
Yo tengo que confesar que esta ópera no la he oído nunca... :oops:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Mar 2007 1:17 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12993
Ubicación: Madrid
Rocío escribió:
Estas imágenes que has colgado fueron de la producción representada en Sevilla hace un par de años. ¿Estuviste entonces aquí? ¿Te gustó?


No, son de París en el 2003. Aunque es la misma soprano, Marisol Montalvo. :wink:

Sí que estuve...

http://www.operaactual.com/foro/viewtopic.php?p=71645


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Mar 2007 5:37 
Desconectado
Refuerzo de coro
Refuerzo de coro
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Mar 2007 2:29
Mensajes: 37
Buen trabajo, gracias, :wink: :P

_________________
Click


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 10 Sep 2009 14:05 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4818
Para mí Lulú se muestra de esta manera:

1. En las escenas 1 y 2 del Acto 1, una mujer manipuladora, pero inconsciente de sus actos,manifiesto de su terrible vida, y debe ser inocente al mismo tiempo que cruel y desgraciada.

2. En la escena 3 del Acto 1 y en el Acto 2, debe ser una mujer manipuladorísima y consciente de sus actos, totalmente perversa.

3. En el acto 3 en la primera escena, la víctima, acorralada ,que huyendo de la justicia es presa de los que la rodean que sólo la quieren por interés : salvo Geschwitz, quien es el único personaje en toda la obra que de verdad ama a Lulú, bueno si quitamos de encima al estudiante Hugenberg y quizá al Pintor,pero creo que éste no siente hacia ella la verdadera entrega que Geschwitz viviendo una vida que nadie desea.

y en el último cuadro, la desgraciada mujer que es víctima del rechazo de la sociedad, la pobreza y su fatal destino, ya no es la perversa del acto anterior, sino un despojo humano que inspira lástima:

Wie sie meinen!
Ich habe nichts zuleide.
Ich habe sie so gern,
lassen sie mich langer betteln!

Escuchando la música, y sabiendo la historia y la situación desesperada de la protagonista que se entrega a la nada, al absurdo de una "atracción" por aquel hombre que la matará, a la muerte...

¿Cómo no tenerle lástima? Y oido por la Stratas, se me ponen los pelos de punta... es la desesperación , la entrega a la nada personificadas.

Es muy difícil ceñirse a ese cuadro, porque tanto la intérprete como el espectador puede ver a Lulú de muchas formas:

1. Una vulgar puta que se aprovecha de los hombres para despues tirarlos. Evelyn Lear en la versión incompleta de 1968, por muy mala que sea cantando el Rol se aprecia el toque de mujer manipuladora y frívola. O Christine Boesiger con su timbre chillón, también dibuja una Lulú cruel.

2. Una víctima de la decadente sociedad de su época ( en la Alemania de 1880 a 1890 la vida era difícil en las clases bajas que es de donde Lulú, por mucho que Bismarck pusiese alguna protección), yde la nuestra, poruqe hay muchas Lulús en todas las épocas, especialmente desde el siglo XIX hasta nuestros días. Christine Schaefer realiza muy bien este retrato en el DVD de Glyndebourne.

3. Una mujer fatal inconsciente de sus maldades, Hace todo por impulso sin ser capaz de comprender lo pernicioso de sus acciones en los hombres. Perversa y desgraciada al mismo tiempo. Teresa Stratas con su interpretativamente psicológica perspectiva de lo desgraciado del personaje.

"In gottes namen - aber nun Komm auch!"
( En nombre de Dios - ¡vamos de una vez!, cuando se dirige con Jack el destripador a la muerte)

"Du kannst mich nicht dem Gericht ausliefern!"
(¡No puedes entregarme!, cuando en el acto II intenta impedir que Alwa la entregue)

Son frases que erizan los pelos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 10 Sep 2009 15:32 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12993
Ubicación: Madrid
¿Qué busca Lulu?

¿Se trata de una nihilista empeñada en un proceso de autodestrucción?

¿Una mujer sin escrúpulos que utiliza y destruye todos los que se acercan a ella?

¿Una criatura dominada por sus apetitos sensoriales?

¿Todo esto a la vez?

A mi modo de ver, la característica principal de Lulu (de la Lulu de Berg), es su inocencia. Su transparencia. Su alegría de vivir y disfrutar la vida, a pesar de los horrores y las muertes que se van sucediendo, su encantadora capacidad para manipular a todos los que la rodean.... Hasta que ella misma es la que mata, la que elimina a su némesis, al hombre que la tomó siendo una niña.

La pérdida de esta inocencia, el ingreso en prisión, cambia a Lulu. La transforma en una mujer, y aunque ella intenta seguir como si nada hubiera pasado, aunque es incapaz de explicarse a ella misma el porque todo parece desmoronarse a su alrededor, ya nada puede volver a ser lo mismo.

La clave está en la simetría de la ópera, el ascenso y el descenso a los infiernos, la explosión de vida y la irrupción de la muerte.

No debemos ir muy lejos para encontrar como debe representarse Lulu. Christine Schäfer encarna el personaje perfectamente.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 10 Sep 2009 16:34 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4818
Yo trataba de hacer una visión general del personaje por medio de las 3 obras... aun así, estamos de acuerdo en que Lulú en la obra de Berg es una mujer inocente, que es incapaz de comprender lo que hay a su alrededor, el terrible efecto que causa en las personas a las que afecta, y bien esta es la base de la obra de Berg. Pero también es verdad que tiene varios de los rasgos que he mencionado, por ejemplo, al final de la escena de la carta con Schön, no se comporta como una niña inocente, sino como una verdadera malvada, bien Schön merece eso y más, primero por pederasta ( la tomó cuando tenía 10 ó 12 años, según sugieren algunas fuentes) y segundo por utilizarla a su antojo, corrompiéndola. Aún peor es en la obra de Wedekind, donde se narra que Lulú también mató a la madre de Alwa.

También se recoge cómo en la obra de Berg Lulu se acerca en algún momento hacia la nada , al arrojarse en los brazos de Jack el destripador, ¿porqué le consiente acostarse con ella sin pagar, y encima se ve obligada a darle todo su dinero? Es muy difícil no pensar que Lulú no actúa por sus impulsos al final de la obra, personalmente me inclino a pensar que en ese punto de la obra hay una predisposición sobrenatural que obliga a Lulú a comportarse de tal forma :" ya nada me importa, ni siquiera la muerte, me entrego al más absoluto absurdo a los brazos de este hombre que me gusta, y que sin embargo no me imagino me va a matar".

Sin duda, el personaje que más me parece inocente de todos es la Lulú de la película de Pabst, con una Louise Brooks, que a pesar de haber pasado 81 años, puedo decir que en ese entonces estaba buenísima:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 10 Sep 2009 21:48 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12993
Ubicación: Madrid
En mi opinión, Lulu está buscando desesperadamente reencontrarse con su antiguo yo, con esa muchacha seductora e irresistible que ya no volverá.

En la producción que veremos en Madrid, faltará el retrato de Lulu. El regista de turno no pensaba que fuera una buena idea. Yo lo hubiera mantenido, claro. Iría mostrando una degeneración física en Lulu, mientras el retrato permanece inalterado, siempre presente, ominoso.

Louise Brooks era una hechicera.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 10 Sep 2009 21:54 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
¿Y no les seduce la idea de que, en realidad, Lulu no busque nada, que no sepa lo que quiere, a lo que aspira -como tantos de nosotros, en tantos momentos-?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 10 Sep 2009 21:58 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12993
Ubicación: Madrid
Spinoza escribió:
¿Y no les seduce la idea de que, en realidad, Lulu no busque nada, -?


No.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Sep 2009 0:07 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4818
Spinoza escribió:
¿Y no les seduce la idea de que, en realidad, Lulu no busque nada, que no sepa lo que quiere, a lo que aspira -como tantos de nosotros, en tantos momentos-?


No sé. Yo podría creer que no busca nada, porque su actitud, vista desde un punto de vista poco profundizador, sólo nos dice que Lulú vive el presente, pero pueden existir otros caminos como los que propone delaforce, que Lulú busca vivir el presente, y de forma despreocupada, hasta ir a la cárcel, como ya he mencionado.

Lulú es un personaje, que visto desde una óptica más compasiva, inspira piedad. En una sociedad de vida tan dura en las clases bajas, de donde Lulu procede, como la alemana de principios del siglo XX, si se tienen todos los infortunios que Lulú vivió, es para llorar.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Sep 2009 23:51 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12993
Ubicación: Madrid
La interpretación de Calixto Bieito:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=sJnmrKmA1gM[/youtube]


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Sep 2009 12:14 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4818
No me ha gustado nada. A muy años Luz de su Wozzeck.

No hay nada como la Lulú de Glyndebourne con Schaefer :nw:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Sep 2009 12:24 
Desconectado
currante de base
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Abr 2009 13:15
Mensajes: 3284
Ubicación: ...in meinem Lied
Yo con Bieito, es que tengo prejuicio. Le he visto una ópera de tres peñiques en Madrid hace unos años , y desde entonces no le quiero nada.

La Schaefer canta mañana a las 22.20 en mi tele. 60 min. dedicados a ella. ARTE.tv
Alguien lo colgará en OS

_________________
“¡La vida es una sucesión de casualidades, y nada es verdad! Sólo la muerte” Gonzalo Arango


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 20 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com