Fecha actual 16 Jul 2019 5:08

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Don Giovanni: Donna Elvira
NotaPublicado: 13 Sep 2006 19:07 
Desconectado
La Donna del Lago
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ene 2006 22:18
Mensajes: 5212
Ubicación: Estado Zen
¡Ay Doña Elvira! La enamorada hasta las trancas de Don Giovanni. Mantiene con el libertino una relación de amor-odio. En un primer momento lo busca para “vengarse” y evitar que vuelva a hacer lo mismo con otra incauta como ella. Pero en el segundo acto, tras el nuevo engaño de D.G. por medio de Leporello, demuestra que sigue coladita por él y lo intenta salvar. Es la redentora.
Un aspecto que siempre me ha llamado la atención, es que una dama como ella viaje sola por España detrás de él (algo nada habitual y signo de decisión y valentía).


Amfortas escribió:
Doña Elvira quiere a Don Juan, pero con una mezcla de amor-odio por despecho.


Fantine escribió:
Donna Elvira , la pobre, es quién quizás más se escapa de la quema general porque como está tan "colgada" de DG ni siquiera ve la bajeza, la ignonimia, el poco respeto que se da a si misma persiguiendo a DG en vez de darle una santa patada en....


Grangottlob escribió:
Que Elvira quiera meterse a monja no me extraña vistas sus derias


Simon escribió:
De las mujeres, la más interesante es Donna Elvira, a mis ojos.... En alguna de las versiones teatrales (no quiero mentir, creo que moliere, pero tendría que chequearlo), donna Elvira es seducida por DG en el convento... (lo cual le da lógica al final, a su entonces "vuelta" al convento). El paradigma de lo que uno está dispuesto a perdonar y soportar por amor...... y el extremo de lo que un amor obsesivo puede llegar a hacer... A mi la arista religiosa en elvira me resulta más que importante... Elvira no solo está buscando a DG por su amor enfermo y obsesivo... ese amor tiene una sustancia, de ese amor, y de la concreción de ese amor (viendo a elvira de este lado), depende su propia salvación.


Caminante escribió:
Donna Elvira es un personaje entre pre-romántico (sólo le falta morir por amor) y masoquista. Su final es un claro precedente del romanticismo (me abandonan luego me retiro a un convento).


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: donna Elvira.. poverina
NotaPublicado: 14 Sep 2006 7:02 
Desconectado
Concertino
Concertino
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 23:00
Mensajes: 1042
Ubicación: Santiago de Chile
Este personaje es bonito... es histérica, es tierna, es leal.. la quieeeeero a Elvira :lol: :lol:

Eso que cuenta Simón es interesante, de que Elvira fuera seducida por DG en un convento.. de hecho Elvira entra en la ópera como un personaje histérico, que persigue a DG para evitar que siga conquistando incautas, y logra desenmascararlo frente a ellas (ahh ti ritrovo ancor, perfido mostro!!! :P )

También hay un matiz moralista en Donna Elvira, de evitar que Don Giovanni siga haciendo de las suyas, además de un poco de celos porque realmente lo quiere solo para ella :wink: Esto se refuerza cuando ella perdona a Giovanni, esta vez Leporello disfrazado, pero realmente perdona a quien le hizo tanto daño. Se alegra de que se haya arrepentido, y tal vez ella piense que DG cambió por ella!! por amor a ella solamente 8)

Finalmente, luego de descubrir que fue doblemente engañada, nos cuenta en su aria "Mi tradi quel alma ingrata", que realmente siente piedad por don Giovanni, que no lo puede odiar.. sigue enamorada.

Misera Elvira! Che contrasto d'affetti,
in sen ti nasce! Perchè questi sospiri?
e queste ambasce?
Mi tradì, quell'alma ingrata,
Infelice, o Dio, mi fa.
Ma tradita e abbandonata,
Provo ancor per lui pietà.


Es realmente conmovedor que ella lo intente por última vez en la cena del 2do acto.. revisando la letra

L'ultima prova dell'amor mio
Ancor vogl'io fare con te.
Più non rammento gl'inganni tuoi,
Pietade io sento.
(...)
Che vita cangi!


Ella vuelve porque quiere salvar su alma!!!! quiere que se arrepienta!!! incluso la acotación señala que debe hablarle a DG con ternura... Hasta lo hubiera podido volver a perdonar :shock:

Ante lo inevitable, se da por vencida y vuelve al convento.. pobrecita Elvira, es la que queda peor parada...

saludos,
Königin der Nacht

_________________
der hölle rache kocht in meinem herzen!!!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 14 Sep 2006 11:24 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 1:55
Mensajes: 6397
Ubicación: En las costas de Africa
¿Para cuándo el personaje de Zerlina?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 14 Sep 2006 19:03 
Desconectado
La Donna del Lago
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ene 2006 22:18
Mensajes: 5212
Ubicación: Estado Zen
Il Frate escribió:
¿Para cuándo el personaje de Zerlina?

Ahora mismo. Te veo con ganas de "ponerme verde" :mrgreen:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Sep 2006 17:43 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Mar 2004 16:00
Mensajes: 2503
Ubicación: Cerrando mi taberna particular
Doña Elvira es para mi el personaje femenino más interesante de la ópera. Es una mujer que eestá en conflicto permanente: se enamoró como una loca de un hombre que se casa a las bravas con ella (probablemente esto no haya hecho ninguna gracia en su casa y se haya casado sin el consentimiento de los padres entrando en un grave conflicto familiar) lo da todo por ese hombre y él a los 3 días desaparece de la casa conyugal. Elvira entonces es incapaz de darse cuenta de que Don Giovanni ha jugado con ella. Ella, en su delirio amoroso, porque ella está en el fondo enferma, loca, loca de amor, prefiere creer que él la sigue queriendo. Y es por eso por lo que sale a buscarle por España adelante: por mucho que ella diga que le odia lo que realmente espera es que cuando se lo encuentre cara a cara él coja y le diga: Cariño me equivoqué, perdoname, te quiero como nunca he querido a nadie, vamos para casa y vamos a ser muy felices. Pero cuando se lo encuentra se entera de que no solo nunca la ha querido a ella sino que además es todo un playboy. Esto para ella es un shock tremendo, y a partir de aquí todo el personaje es una contradicción entre el qué quiero hacer y el qué debo hacer. Pretende creerse que quiere castigar a Don Giovanni, pero en el fondo sigue con su fantasía de volver de su brazo a su casa... Y cuando Don Giovanni (Leporello disfrazado) le pide disculpas, ella, aún sabiendo que el hombre es un canalla, le perdona y por fin tiene lo que quiere: va a volver a su casa del brazo de su marido. Pero NO, una vez más se ha reído en su cara. Y esto la descoloca más, la deja psicológicamente más inestable. Pero ni siquiera así es capaz de mentalizarse de que con Don Giovanni no hay nada que hacer: aún vuelve a humillarse ante él una vez más sin éxito. Porque para Elvira es necesario tener a Don Giovanni cerca, aunque la humille y la maltrate. Para Elvira la vida sin Don Giovanni no tiene sentido. Y esto hace de Elvira un personaje super actual y precioso.

Siempre he pensado que, aunque Elvira se vaya al convento, su vida tendrá un final trágico: probablemente se obsesione con Don Giovanni hasta la locura metida en ese convento y termine suicidándose por amor a él...

En cualquier caso, ya digo, es para mi un personaje interesantísimo, actual, lleno de fuerza, y lleno de sentimientos puros y reales que escapan a su propio control.

_________________
El tiempo es algo singular: Mientras pasa sin más la vida, no es nada en absoluto. De pronto, solo le sentimos a él, a nuestro alrededor y en nuestro interior, fluyendo una y otra vez por nosotros, por nuestros rostros, como un silencioso reloj de arena.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Sep 2006 18:46 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 22:13
Mensajes: 2006
Ubicación: Buenos Aires
Citar:
se enamoró como una loca de un hombre que se casa a las bravas con ella (probablemente esto no haya hecho ninguna gracia en su casa y se haya casado sin el consentimiento de los padres entrando en un grave conflicto familiar)


No, hombre, no se casó ... en la época le decían "mio sposo" si había una promesa (que DG sin duda le hizo) o si habían hecho eso que ratificaba la promesa, cosa que en este caso seguramente hicieron.

A mí también me gusta D.E., loca e ingenua como es. Y el Mi tradì ... ah, es la gloria ....

Baci,
Maddalena


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Sep 2006 21:01 
Desconectado
Precedido por su fama
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Abr 2004 19:00
Mensajes: 4039
Ubicación: En la butaca 9C
bueno, yo no creo q doña elvira vaya persiguiendo a don giovanni para q no juegue con mas jovencitas... no la veo como un "hada madrina" de las mujeres del mundo... mas bien creo q la unica intencion al ir tras el y alertar a las jovenes de giovanni es quedarselo para ella sola, por dos razones principales:

1.- Lo ama. lo quiere y siempre lo querra.

pero, por otra parte, y no creo q sea menos importante...

2.- su honor. no creo q sea una mujer TAAAAAN histerica, ni mucho menos. mas bien es la UNICA capaz de arremeter contra don giovanni, de exigir disculpas y, sobre todo, que se case con ella. es valiente, aunq flaquee cuando el amor la invade. es un personaje similar a rosaura, en "la vida es sueño", pues va a buscar al hombre q la ultrajo y exige q cumpla con lo que le corresponde. posiblemente elvira tambien tuviera padre, hermanos... a quien podria haber pedido venganza (como doña ana), pero ella va mas alla... no quiere q giovanni cumpla con sus culpas, sino con sus promesas...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Sep 2006 19:52 
Desconectado
Müllerin
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2006 17:35
Mensajes: 2906
Ubicación: A veces encima y otras debajo
Maddalena escribió:
Citar:
se enamoró como una loca de un hombre que se casa a las bravas con ella (probablemente esto no haya hecho ninguna gracia en su casa y se haya casado sin el consentimiento de los padres entrando en un grave conflicto familiar)


No, hombre, no se casó ... en la época le decían "mio sposo" si había una promesa (que DG sin duda le hizo) o si habían hecho eso que ratificaba la promesa, cosa que en este caso seguramente hicieron.

A mí también me gusta D.E., loca e ingenua como es. Y el Mi tradì ... ah, es la gloria ....

Baci,
Maddalena

Bueno, yo no estoy muy puesta en Historia del Derecho, pero esas promesas de matrimonio ¿no tenían algún valor vinculante?
Vamos, es como si hoy te preparas el bodorrio con alguien y va y no aparece... ¡a mí que me indemnicen por los gastos!

_________________
Ich will deinen Mund küssen

Mi blog


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 18 Sep 2006 10:32 
Desconectado
La Donna del Lago
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ene 2006 22:18
Mensajes: 5212
Ubicación: Estado Zen
b_alonsoes escribió:
Maddalena escribió:
Citar:
se enamoró como una loca de un hombre que se casa a las bravas con ella (probablemente esto no haya hecho ninguna gracia en su casa y se haya casado sin el consentimiento de los padres entrando en un grave conflicto familiar)


No, hombre, no se casó ... en la época le decían "mio sposo" si había una promesa (que DG sin duda le hizo) o si habían hecho eso que ratificaba la promesa, cosa que en este caso seguramente hicieron.

A mí también me gusta D.E., loca e ingenua como es. Y el Mi tradì ... ah, es la gloria ....

Baci,
Maddalena

Bueno, yo no estoy muy puesta en Historia del Derecho, pero esas promesas de matrimonio ¿no tenían algún valor vinculante?
Vamos, es como si hoy te preparas el bodorrio con alguien y va y no aparece... ¡a mí que me indemnicen por los gastos!

Depende de muchas cosas. En este caso los 2 son de la misma clase social, por lo que es una ventaja para ella ya que sí podría pedir que se casase "legalmente", pero habría bastante tomate y no le asegura la boda.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 26 Abr 2007 21:56 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Abr 2004 0:35
Mensajes: 1694
Con un poco de retraso con respecto a la discusión, (pero es que el archivo estaba en un ordenador al que no he tenido acceso desde hace unos días), aquí llega la divagación sobre Donna Elvira. Que ustedes lo duerman bien :twisted::

DONNA ELVIRA

Hemos anticipado ya que Donna Elvira representa el pasado del protagonista: su seducción ha tenido lugar no sólo fuera de escena, sino en un momento y un lugar diferentes al de la acción de la ópera. Se trata de un personaje ausente de la versión de Tirso y que, a efectos prácticos, parece haber sido introducido por Molière.
Ese carácter “persecutorio” de la dama deshonrada tiene un doble interés: por una parte, ayuda a definirla a ella misma –a, digamos, tipificarla-, pero, por otro, proyecta sobre la figura de Don Giovanni cualidades fundamentales de gran alcance. El seductor vive el amor como flor de un día y, en general, rige su existencia por la premisa básica del carpe diem –o el “cuán largo me lo fiáis”, que, salvando las distancias, tiene una esencia muy cercana-, pero esa forma de entender el mundo conlleva consecuencias, no sólo desde el punto de vista teológico –la condenación eterna-, sino también en el plano mundano, a saber: la libertad de infligir agravios al prójimo comporta el inconveniente de que éste puede, en un ejercicio de libertad semejante, querer vengarse. Dicho de otra manera: Don Giovanni desea comportarse como hombre ahistórico, sólo centrado en el presente, pero ello es que el pasado lo persigue –de forma bien inexorable, por cierto-, lo cual lo convierte en una figura extraordinariamente moderna.
De hecho, el empeño fundamental del libertino queda en la ópera bifurcado: por un lado, por supuesto, desea obtener nuevas conquistas –conquistas que realizar en el presente-; por otro, se ve obligado a huir permanentemente de su pasado, representado, primero, en Donna Elvira, pero, más tarde, también por Donna Ana. En cierto modo, esa fuga constante llega a adquirir significado trascendente, pues, en última instancia, Don Giovanni no hace otra cosa que huir de sí mismo. En este sentido, destaca el hecho de que, incluso musicalmente, el personaje –siendo el protagonista- carezca de un aria de expresión de afectos como el resto de sus compañeros de reparto. Andreani y Borne atribuyen esto a un carácter escurridizo del Don Giovanni de Da Ponte que

“n’a ni l’épaisseur, ni l’opacité d’un être réel, il est aussi transparent et puissant que le vent fou qui fait tourner les girouettes, les moulins, les feuilles d’automne (...) Et il sera difficile, voire impossible de découvrir les intervalles moteurs qui, d’une scène à l’autre, révèleraient les traits de cet homme”

Con todo, la ausencia de arias es verdad sólo a medias: Don Giovanni cuenta con dos momentos solistas de gran importancia: su interesante declaración de principios en el acto primero y su famosa serenata nocturna a Donna Elvira del segundo. Lo que sucede es que ninguna de esas piezas transmite sentimientos íntimos –y, sobre todo, delicados- del protagonista. La única que podría pasar por ello –la serenata- queda invalidada por el hecho de que el oyente la sabe impostada y porque no se trata de una página escrita para que Don Giovanni “hable consigo mismo”, sino para que el espectador lo vea en acción, transformándose en “otro” –recordemos que va disfrazado de Leporello- con la finalidad de conseguir su propósito.
Su otro momento solista –“Fin ch’han dal vino”- sí parece reflejar el verdadero “yo” del protagonista –incluso el ritmo alocado refleja su urgencia carnal- pero la estructura formal rechaza la clasificación como aria. Sin embargo, tanto por las características musicales de la pieza como por las puramente textuales, resulta muy representativa de la inmediatez apremiante por la que el personaje rige su vida. Es la interferencia permanente de lo que pretende dejar atrás –las constantes interrupciones de Donna Elvira más concretamente- las que impiden esa realización autónoma del presente que, en contra de la voluntad de su dueño, debe cargar con el peso del pasado... No sólo en la otra vida, como en Tirso, sino también en la de tejas abajo, con lo que se produce una verdadera inversión irónica del “cuán largo me lo fiáis”, pues las consecuencias de los actos empiezan a pagarse donde más duele: en las conquistas amorosas. Él mismo se lo confiesa en un aparte:

Mi par ch'oggi il demonio
si diverta d'opporsi
a miei piacevoli progressi
vanno mal tutti quanti.

Destaca que Don Giovanni atribuya aquí sus incipientes fracasos al demonio. En parte se trata, desde luego, de una frase hecha –como “gracias a Dios”, por ejemplo-, pero no deja de ser irónica su utilización en un personaje crapulario y, por definición, heterodoxo. Por el contrario, Donna Elvira –verdadera catalizadora de esas primeras frustraciones- se proclama delegada del Cielo:

Il ciel mi fece
udir le tue perfidie.
Io sono a tempo di salvar
questa misera innocente
dal tuo barbaro artiglio.

Es decir: ideológicamente, el enfrentamiento se plantea como batalla teológica de Cielo/Infierno, pero ninguna de las dos fuerzas combatientes se identifica con este último. Donna Elvira es, para Don Giovanni, “un demonio”; para ella misma, una enviada de Dios, es decir, un ángel. En realidad es una mezcla de las dos cosas: un ángel caído. No puede olvidarse, sin embargo, que esa condición le viene dada por su contacto con el libertino, ya que está “maldita” precisamente por haber caído en sus redes. Antes no lo estaba, así que su pasado con Don Giovanni explica su presente despechado; al mismo tiempo, el libertino ve su continuidad como seductor amenazada por su pasado de disipación, con lo que va acercándose peligrosamente a la figura del burlador burlado... Todo esto, aunque parezca un trabalenguas –o incluso una obviedad- muestra que Donna Elvira es lo que el espectador ve en escena por Don Giovanni y que éste, en consecuencia, no sólo se transforma a sí mismo –mediante el disfraz o ese carácter escurridizo que le atribuyen los autores antes citados-, sino que también actúa como agente transformador. Al mismo tiempo, Elvira no ha sido solamente transformada –de doncella respetable en dueña deshonrada-, sino que también interviene en la realidad de Don Giovanni para modificarla –estropea sus conquistas, hace advertencias que despiertan recelos hacia él, etc.- . En ese sentido, se convierte en una especie de reflejo invertido de Don Giovanni –y en tanto que el de éste estaba voluntariamente invertido, el de Donna Elvira es reestabilizador- que lo persigue para recordarle una cuestión capital: la de la responsabilidad. Como es evidente, el libertino no puede acatarla, pero en esa negación va implícita, también, en cierto grado, la negación de parte de él mismo, de parte de su “yo” pretérito. En realidad, Donna Elvira actúa casi como la refutación interna de la conducta de Don Giovanni y, en ese sentido, constituye una anticipación de la figura del Comendador, mensajero no ya de advertencias o reconvenciones, sino de castigo.
Se objetará aquí que la figura del Don Juan está, por definición, esencialmente interesada por sus acciones ya consumadas, y que buena prueba de ello es el catálogo . Sin embargo, esa preocupación no se produce en tanto que el pasado es fuente de experiencias vitales –de hecho, Don Giovanni no desea evolucionar, ni aprender de posibles fallos anteriores-, sino como mera acumulación numérica con la que presumir y forjarse la fama de seductor. El catálogo constituye un compartimiento estanco, sin vida, sin consecuencias. Por supuesto, aquí entra en juego un concepto invertido de honor: invertido porque es contrario a las leyes sociales y morales establecidas; honor, en tanto que se trata de una “imagen” voluntariamente forjada por el protagonista y que se corresponde con un ideal. Precisamente por ello, Don Giovanni enfoca el futuro desde el pasado, lo cual implica, -paradójicamente si se tiene en cuenta la invocación al carpe diem-, la anulación del presente. Dicho de otra forma: la obsesión por crearse una fama determinada ha llegado a distraerlo hasta tal punto del placer del proceso –el de la misma rendición amorosa de la conquista, incluso- que lo único que permanece es la avidez ansiosa de un resultado que, además, termina siendo más intelectual que sensitivo. Un buen ejemplo de esta actitud vital es la que aparece en “Fin ch’han dal vino”, donde se observa que el libertino “come con los ojos” y tiene más en mente el aumento del catálogo que el placer que, de resultas de la actividad amorosa, podría obtener:

Ed io frattanto
Dall'altro canto
Con questa e quella
Vo' amoreggiar.
Ah! la mia lista
Doman mattina
D'una decina
Devi aumentar!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Abr 2007 14:36 
Desconectado
Mozartiana
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2006 21:49
Mensajes: 3305
Ubicación: Barcelona
Gracias, Sieglinde.

El Don Giovanni que vemos en escena es un personaje acosado y que no se come un rosco (aunque consideráramos que tuvo éxito con Donna Anna, eso hubiera sido antes de comenzar la ópera), y es debido sobre todo a Donna Elvira, que da la voz de alarma.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 May 2007 20:42 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 2:15
Mensajes: 7297
Ubicación: backstage
Siglinde, el trabajo está BÁRBARO :D :D :D :D

ahora estoy empezando a trabajar con don giovanni (trabajo de mesa, nu más), así que estoy releyendo todos los escritos :wink: )



:smoking:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 May 2007 20:51 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Abr 2004 0:35
Mensajes: 1694
Gracias, Simon... ¡me acabas de alegrar el día! :D


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 May 2007 21:18 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 2:15
Mensajes: 7297
Ubicación: backstage
es que si el escrito (todos ellos) son en general un conjunto de conclusiones e ideas excelentes, hay imágenes que son impagables :D
la metáfora de elvira como "angel caído" me encantó :wink: .... partir de donna elvira como un "justiciero" al mejor estilo comendador, le quita al personaje una enorme carga de "histeria" que puede convertirla en un ser ridículo, para ser una especie de "vengador", que de hecho, descansa una vez que don giovanni es castigado..... Donna Elvira ofrece a giovanni todas las posibilidades de arrepentimiento y reforma posibles (desde que se quede con ella definitivamente, a que sólo se arrepienta y salve su alma)... porque salvándose él, se salva ella.... hasta que finalmente llega esa especie de "juicio final" en las manos del fantasma del comendador, para que ella pueda volver al convento, aliviada.....
obviamente, todo esto (de mi parte) no es más que "pensar en tecla alta", armando todavía el rompecabezas.... o tratando de armarlo..... pero el escrito es un enorme disparador :D
GRACIAS A VOS, siglinde :wink: por compartirlo :D



:smoking:


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com