Fecha actual 16 Nov 2019 4:52

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: BORIS GODUNOV: GUÍA DE AUDICIÓN: ACTO II
NotaPublicado: 28 Sep 2005 16:21 
Desconectado
Neno
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Oct 2004 10:04
Mensajes: 12080
Ubicación: Reubicándome
Acto II:

-Track 11 a 13: la primera escena del Acto II de la ópera nos traslada al palacio de Boris y, musicalmente, nos pone en situación. El acto comienza con el lamento de Xenia, la hija de Boris, cuyo prometido ha muerto (como veremos, Boris lo considera un presagio siniestro de lo que ha sido su reinado). También está en escena Fiodor el hijo varón de Boris, con quien juega el aya, cantándole diversas canciones populares –track 12 (magnífico Mussgorsky al trasladar el folklore ruso a escena...parecen realmente canciones populares) y jugando con él a las palmas –track 13. Atención a la poderosa voz de Zatlogorova en el papel de Fiodor (un papel travestido, aunque yo lo he visto en escena interpretado por un adolescente y funcionaba muy bien...la escritura vocal no es muy complicada)

-Track 14: La entrada de Boris produce un sobresalto escénico al aya, pero también supone un sobresalto musical, acentuado por el clarinete manteniendo una nota grave y la entrada de los metales. La expresión de Boris es triste: atención (00:23) a cómo dice:
¿Qué pasa, Xenia? ¿Qué te pasa paloma?
¿Apenas prometida y ya viuda?
¡Siempre penando por tu prometido!

Un minimalista acompañamiento de un mortecino clarinete refuerza lo patético de la frase. Justo después de la respuesta de Xenja, (01:01) Reizen comienza su recital de fraseo y medias voces en la frase (maravillosa melodía en las cuerdas, por cierto):
¡Hija! ¡Mi querida paloma!
Ve a distraerte con tus compañeras
Y deja aquí tus preocupaciones.
Ve, hija, ve con el aya.

La melodía desaparece (1:43) y Boris retoma aliento para preguntar a su hijo qué hace. Fiodor le cuenta que está examinando en el mapa las tierras del reino (2:07), atención (porque es bastante rápido todo) a cómo describe primero Moscú, Astracán etc., luego al decir „mar“ (2:17) entran los instrumentos de viento, como imitando la brisa marina, para luego, al citar „siberia“ (2:27) entrar rápidamente, como en una representación del frío, el metal.
Boris está muy en su papel de padre satisfecho, hasta que (3:13) llega a la frase

Algún día, quizá pronto,
todo el reino será tuyo.

El presagio de su muerte sume a Boris en un estado de postración del que nace (tras unos poderosos, casi ominosos, acordes de las cerdas en pizzicato) el monólogo.

-Track 15: Reizen nos va a dar una lección de contención y fraseo en este monólogo, lejos de las demostraciones de poderío y agudos de un Christoff o un Pirogov. Empieza poderoso, para luego recogerse al decir la frase (0:27) „mi espíritu torturado no conoce la paz“ en el que Reizen muestra sus preciosos graves, como de violonchelo. Todo el monólogo está dicho con una claridad de dicción y una distinción entre las secciones del mismo en las que habla del poder o de „política“ con las partes en las que habla de su alma o de sus hijos magnífica (un juego de tensiones y distensiones). Por ejemplo, tremenda la frase en la que se refiere a su hija (1:25 hasta 2:03) y al dolor de la muerte de su prometido (2:04, tremenda frase precedida por un acorde nuevamente ominoso, en la que Boris dice: „la muerte como un huracán se llevó a su prometido“) presagio de su propio dolor y muerte.
Nuevamente distensión para refererirse a Dios como juez severo y tensión para referirse al alma culpable (atención al agudo –2:32).
La distensión se acaba con la frase (2:47) „¡Si sólo pudiera atisbar un rayo de consuelo!“ a la que sigue una narración de Boris de sus miedos y temores...con mención especial a las conjuras de los boyardos...al citarlos, Boris se exalta (siempre dentro de la contención de Reizen (4:02).
Una misma melodía, repetida obstinadamente señala la angustia de Boris...un nuevo agudo (mucho mejor proyectado –4:47) marca la entrada a la parte final del monólogo, en la que, (5:11) Boris se altera (Christoff en este mismo fragmento, directamente se histeriza) al hacer referencia al niño asesinado hasta caer, postrado, suplicando a Dios en una frase final íntima dicha con mucho talento (y unos relucientes graves) por Reizen (5:44), con un „Moy“ final que se desvanece, con la música

Mañana, el resto del acto, por hoy basta!!


Última edición por El idiota el 24 Dic 2007 17:28, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Sep 2005 21:56 
Desconectado
Concertino
Concertino
Avatar de Usuario

Registrado: 29 May 2005 9:11
Mensajes: 911
Ubicación: Chicago
Lo sientooooooooo ImagenNo abandono le y Boris intencionalmente. . . Tengo ninguna hora de computadora

Imagen

_________________
La vida es breve, la ópera es larga


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Sep 2005 21:55 
Desconectado
Neno
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Oct 2004 10:04
Mensajes: 12080
Ubicación: Reubicándome
Continuo con el Acto II, hasta el final:

Track 01: Entra un boyardo a interrumpir las meditaciones de Boris (ni siquiera tiene descanso para su sufrimiento). Le indica a Boris con una voz chillona que Shuisky le pide audiencia y...que Shuisky puede que le esté traicionando (esto último, curiosamente, con una melodía variación de la del policía del comienzo de la ópera).
Entra Shuisky –00:53- (un impagable Nikhander Kanaev, el Hermann de Pique Dame de la grabación del Bolhoi- voz histérica, pobre, pero vaya artista, cómo sabe sacarle toda la punta a su personaje!) y Boris lo abronca...pero Shuisky (1:37) pasa de la bronca, porque sabe que tiene la sarten por el mango. Atención a la sinuosa frase „ Zar, hay noticias, noticias graves para el reino“, con una melodía serpenteante digna de un Loge de Rheingold, por ejemplo (siempre he visto muchas similitudes entre ambos personajes).
Boris sigue a lo suyo, abroncándolo (atención –1:54 a con qué asco pronuncia „boyardo“). Y Shuisky, a su vez, sigue rindiendo cuentas a Boris...por favor, mucha atención a cómo hace crecer su voz, con la música, en la frase „ El rey, los nobles y el Pontífice le apoyan.“...sobre todo al decir „papa“ (2:07), con unas ínfulas muy apropiadas para la ocasión.
¿Un pretendiente? Piensa Boris...la música se agita (esas cuerdas fantásticas del Bolshoi!, que nunca hago hincapié en la prestación orquestal y directorial). Dice:

¿Con qué nombre ha pensado armarse
en contra nuestra?
¿Qué nombre ha usurpado el impostor?
¿Cuál?

Algo en la mente de Boris se ha activado...algo terrible que no quiere nombrar. En el fondo, sabe que el fantasma de Dmitri algún día iba a volver.
Shuisky sabe perfectamente controlarle los tiempos a Boris y apacigua la música, saliéndole por la tangente (2:35):

Por supuesto, zar, vuestro poder es grande.
Vuestra clemencia, celo y gran bondad
han hecho vuestro el corazón del pueblo,
entregado en alma y cuerpo al trono

Para luego soltar en una melodía puntuada rítmicamente la bomba:

Aunque es doloroso para mí, majestad,
aunque mi corazón sangra,
no debo ocultaros,
que si ese vagabundo, lleno de temeridad,
llegase a cruzar la frontera lituana,
el nombre resucitado de Dimitri
podría atraer a la chusma a su lado.


Dmitri (3:26)!! Con qué cuidado, casi con cariño, nombra Shuisky ese nombre! Boris se altera y expulsa a su hijo de la sala. Da órdenes a diestro y siniestro (3:51) cerrar la frontera con Lituania parece una buena idea, pero...no es eso lo que más preocupa a Boris...tiene otra pregunta que hacerle a Shuisky, precedida de un silencio (4:15) y con una melodía sinuosa

Habéis oído alguna vez
que niños muertos
se alzasen de la tumba
para oponerse a los zares?...
Zares elegidos por su pueblo,
coronados por el Patriarca...
¡Ja, ¡a, ¡a!
¿Es divertido, no?

Pero no, no es divertido...(4:52) Shuisky calla, manteniendo la tensión (le está haciendo luz de gas, prácticamente). Boris tiene una pregunta más terrible (idéntica melodía sinuosa -5:13):

¡Escuchad príncipe!
Cuando se cometió el gran crimen,
cuando al fin el niño murió
¿no era... ese niño muerto... Dimitri?

Atención a la manera en la que Boris/Reizen dice „Dmitri“ (tan distinta a la de Shuisky!).
Shuisky contesta „¡Lo era!“, pero no es suficiente para Boris...quien decide amenazar a Shuisky (5:59) para que le cuente la verdad...y Shuisky, haciéndose el remilgado primero (qué frase más cínica: „no me importa el tormento, sino vuestro disfavor“) le cuenta la verdad. Es la narración de Shuisky (6:40), pieza clave en el rompecabezas de Boris Godunov. La letra dice:

En Uglich, en la catedral, ante el pueblo,
durante más de cinco días,
yo velé el cadáver del niño.
A su alrededor yacían trece cuerpos,
mutilados, ensangrentados, harapientos,
ya se notaba en ellos la putrefacción.
Pero el rostro infantil del zarevich
brillaba puro y claro.
La herida se abría honda y terrible,
pero sobre sus labios inocentes
jugueteaba una sonrisa.
Parecía como si estuviese en su cuna
durmiendo con las manos enlazadas,
y en la derecha asía un juguete con fuerza...

La música es por momentos oscura y por momentos celestial, creciendo poco a poco. Y, más allá de la voz horrenda de Kanaev, yo me descubro ante el intérprete. En dos minutos matiza todo lo matizable:

-Empieza con un tono despreocupado (6:40) para luego seguir contándolo como si fuese un hecho milagroso (7:02), sigue clavando como cuchillos los adjetivos „mutilados, ensangrentados, harapientos“ (7:11) dice con gran dolor (él!!! Que lo ha matado!!! Cuánto cinismo!) „ya se notaba la putrefacción ( 7:19 -y se permite una sfumatura y todo! - 7:27) para luego retomar el aire mágico al comentar que la cara del zarevich estaba intacta (7:36) y terminar haciendo crecer y crecer las frases y, con ellas, la sensación de culpa de Boris (7:49) un tono de confidencia final (7:59) y el desenlace, dicho casi con sadismo (8:22). Boris no puede más.

-Track 02: Boris alucina...el aire le sofoca...Reizen de nuevo nos evita histrionismos tipo Christoff y nos canta en todo momento con gran línea, incluso cuando la visión de un reloj comienza a atormentarle (00:48). La letra, terrible:

Si en el alma una sola mancha... una sola,
por casualidad, cae, el alma se quemará,
el corazón se inundará de veneno,
y se hará tan opresivo,
tan insoportablemente doloroso,
como si un martillo golpease en los oídos
con reproches y maldiciones.
Mi garganta está seca... me sofoco...
me ahogo... la cabeza me da vueltas...
¡Ante mis ojos veo al niño... ensangrentado!
Allí... allí... ¿Qué es eso? ¡Allí en la esquina!
Se balancea, crece se acerca tiembla y gime
¡No, no! ¡No fui yo!...
¡Yo no soy tu asesino!
¡Detente, detente, niño!
¡No fui yo, no, yo no, no!
¡La voluntad del pueblo!...
¡Detente, niño!...
¡Fuera!...
¡No! ¡Vete!
¡Señor, Tú no deseas la muerte del pecador!
¡Ten piedad del alma del zar Boris!

La interpretación, muy meritoria...sin caer en efectismos baratos, nos lleva desde el canto más puro al susurro, a la alucinación (1:51), a la desesperación y a la resolución final, en la que Boris, una vez más se encomienda a Dios (2:39), con una expresión tan patética por parte de Reizen que casi clama a compasión. Y el acto acaba con la aniquilación musical más absoluta, que sigue al prácticamente inerte „Boris“ pronunciado por éste (magnífico Reizen), ya a las puertas de la demencia.

PD-A Caminante en especial, que sé que le gustan estos detalles...te has fijado en el „no fui yo! Fue la voluntad del pueblo!“? Ummm...lo que da que pensar.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com