Fecha actual 20 Oct 2019 14:28

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: La Bohème - 2do. Acto - El argumento y libreto comentados
NotaPublicado: 20 Jun 2005 18:56 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 2:15
Mensajes: 7297
Ubicación: backstage
LA BOHÈME

El argumento y libreto comentados

SEGUNDO ACTO


El segundo acto comienza, en algunas versiones, sin solución de continuidad respecto al primero. Vale decir, se lo realiza muchas veces como si fuera un “segundo cuadro” del primer acto. A nivel dramático esto tiene sentido, porque este segundo acto tiene como fin mayor, además de mostrar a los personajes en su felicidad y plenitud, y a la bohèmia en su máxima expresión, el introducir al último personaje que nos queda conocer: Musetta.

La partitura, antes del segundo acto, dice:

“Gustavo Colline, el gran filósofo; Marcello, el gran pintor; Rodolfo, el gran poeta; y Schaunard, el gran músico – como se llamaban a sí mismos ocurrentemente – fecuentaban regularmente el Caffè Momus donde eran conocidos como: Los Cuatro Mosqueteros: por ser inseparables.
Ellos llegaban y de hecho, jugaban y se iban siempre junts y comunmente sin pagar la cuenta y siempre con una “armonía” digna de la orquesta del Conservatorio.
....
La Señorita Musetta era una bella muchacha de veinte años....
Multa coquetería, un opco de ambición y ninguna ortografía.
Delicia de las cenas del barrio Latino
Una perpetua alternancia de berlina azul y de ómnibus, de calle Breda y de Barrio Latino
-Oh, que quieres ?- De tanto en tanto tengo necesidad de respirar el aires de la vida… Mi loca existencia es como una canción, cada uno de mis amantes es una estrofa, pero Marcello es siempre el estribillo”


Así, el segundo acto se prepara para mostrarnos a los cuatro amigos en acción, en el café Momus, y presentarnos al último (pero no por eso menos importante) adorable personaje de la obra: Musetta.

Nuevamente, el telón se abre sin ningún tipo de preludio. Resuenan en las trompetas, vivaz, el motivo que ya se nos había introducido en la descripción de Schaunard el barrio latino en el primer acto, pero esta vez, aparece fortísimo (triple f), festivo y seguro, dando paso a la apertura del telón en un escenario que nos muestra las abigarradas calles del barrio latino en vísperas de Navidad. Se escuchan las voces y gritos de vendedores, estudiantes, ciudadanos, mujeres y niños. La indicación escénica de partitura dice:

“Una plazoleta en el cruce de varias calles: hay tiendas y vendedores de todas clases. A un lado, el Café Momus. Es Nochebuena. Entre la abigarrada multitud, se distinguen burgueses, soldados, criadas, muchachos, niños, estudiantes, costureras, gendarmes, etc. Se oyen los vozarrones de los vendedores, a la entrada de sus tiendas, invitando a la multitud a comprar. A un lado se pasean entre la gente Rodolfo y Mimì, Colline está junto a la tienda de una zurzidora; Schaunard, en la tienda de un ropavejero, compra un silbato y un cuerno de caza; Marcello va de un lado a otro, arrastrado por la gente. En la terraza del Café Momus, algunos burgueses están sentados a una mesita. Es de noche. Farolitos y lámparas dan luz a las tiendas, y una gran farola ilumina la entrada al café. Canta la multitud (compuesta por estudiantes, costureras, burgueses y pueblo)

Entre los gritos de los vendedores (que venden desde carameros, hasta pájaros, desde flores hasta leche de coco), poco a poco vamos descubriendo a nuestros personajes. Schaunard, el primero: entre el ensordecedor bullicio, se lo descubre comprando un instrumento de viento a un anticuario, mientras se queja de que el re está desafinado. Sin embargo, lo compra (... la bohèmia... tanta pobreza, no deja muchas opciones, ni aún en las méjores épocas....:wink: ). Luego se destaca Colline, que está pagándole el zurcido de su gabán a una señora. Poco a poco, Mimì y Rodolfo, abrazados, enamorados, y diciéndose palabras de amor, se van abriendo paso también. Aparentemente, Rodolfo ha prometido comprar a Mimì un gorrito, y hacia allí se dirigen. Colline, que ya ha pagado el zurzido, distribuye en los bolsillos de su gabán, los muchos libros que lleva, convirtiéndolo en una especie de biblioteca ambulante. Mientras tanto, Marcello coquetea con las muchachas que cruzan entre el tumulto de gente, con más violencia que galantería....

“Facciamo insieme a vendere
e a comprar!
Io dò a un soldo
il vergine mio cuor!”


(Vendamos y compremos a la vez. Doy por una sola moneda mi corazón virgen)

Nuevamente, el murmullo general interrumpe y confunde a los amigos entre el resto de la gente. Vendedores de dátiles, caramelos, muñecos, alfileres, flores... Los vendedores parecen no tener límite ni agotarse nunca, en la nochebuena. Colline encuentra una “edición única y rara de Gramática Rúnica”, entuciasmado... Schaunard le da una palmada, llamándolo “incrédulo”. Finalmente, logran abrirse paso hasta el Café Momus, primero Marcello, luego Colline y Schaunard.

Musicalmente, los amigos han ido destacándose cada vez más del fondo coral. Un número musical sin cesuras, en el que la acción se desarrolla de forma ininterrumpida. Aquí podemos ver, también en el discurso musical, que los cuatro bohèmios amigos no tienen nada de especial.... son simplemente, un grupo más dentro del burbujeo de gente que invade las calles de parís... Son ellos, como podría haber sido cualquier otro de ese millar de personas. La orquesta lleva la acción, guía y empuja la acción hacia delante, y poco a poco, nuestros personajes van tomando forma nuevamente, separándose del grupo... El gran conjunto va quedando de a poco en segundo plano, aunque todavía tendrá mucho para participar...
Mimì y Rodolfo se abren paso entre la gente, mientras Mimì se prueba la “cufietta” rosada que Rodolfo le acaba de regalar. Poco a poco, los amigos se van acomodando en el café, organizan fuera, en la calle, sus mesas (pese al frío :roll: ). Mimì se entuciasma con un collar de coral... indudablemente, también es coqueta.... no a los niveles que vamos a ver después en.. :roll: otro personaje... jajaja, pero ES coqueta... Rodolfo menciona tener un tío millonario, y si dios se acuerda de él, promete comprarle un collar mucho más hermosos. Todo esto en frases cortas, melódicas, que siguen contrastando con el bullicio de la gente, en un plano un poco más lejano... un segundo lírico, y una nueva irrupción del conjunto... Niños callejeros que juegan, burgueses, muchachas, estudiantes, todos se entrecruzan, juegan... el bullicio de la vida. El motivo musical de el barrio latino,c no el que se abrió el acto, se repite varias veces, robustecido a veces por el redoble de los platillos. Sin embargo, el bullicio en la orquesta se detiene, para mostrarnos la primera desavenencia entre Mimì y Rodolfo. Con suave recriminación, Rodolfo pregunta a Mimí a quién mira... Mimì allí se entera que Rodolfo es celoso.... Sin embargo, como muchas veces son los primeros intercambios de opiniones entre los enamorados, es tierno, e incluso sirve para reafirmar la felicidad que cada uno siente... y no pasa a mayores.

Mientras tanto, los amigos han terminado de acomodarse en dos mesas en el Café Momus, y Rodolfo y Mimì salen a su encuentro. A lo lejos,se escucha la llegada de Parpignol, el vendedor de juguetes. Rodolfo pide dos sillas más, y presenta a Mimì a sus amigos:

“Eccoci qui,
Questa è Mimì,
Gaia floraia.
Il suo venir completa
La bella compagnia,
Perchè son io il poeta;
essa la posesia.
Dal mio cervel sbocciano i canti,
Dalle sue dita sbocciano i fior;
Dall’anime esultanti
Sboccia l’amor!”


(Aquí estamos. Esta es Mimì, florista alegre. Su presencia completa la hermosa compañía. Porque yo soy el poeta, y ella es la poesía. De mi cerebro nacen los cantos, y de sus dedos las flores: de nuestras almas unidas, nace el amor)

Las frases de Rodolfo son súmamente líricas, melódicas y enfáticas.... exacerbadamente románticas, como siempre es Rodolfo para hablar de Mimì... siempre poético. Colline, Schaunard y Marcello ríen, Marcello ironiza, Colline y Schaunard la aceptan, en latín por supuesto, Colline “apenas le da un aprobado”, bromeando, y se sientan a la mesa, para comenzar a ordenar.

Irrumpe entonces, Parpignol, el vendedor de juguetes... Los niños se avalanzan sobre él, entuciasmados, mientras sus madres tratan de contenerlo. Las quejas y los pedidos de los chicos, se cruzan con los pedidos de los amigos a los meseros del Café Momus, pedidos extravagantes y caros, ciervo asado, pavo, vino del rin, langosta preparada, crema.... están de parabienes, y evidentemente, no tienen pensado ahorrar un solo centavo del dinero ganado por Colline, para mañana. Son bohèmios, y cuando la vida sonríe, hay que disfrutar, y si mañana no hay para comer, paciencia... ya la vida sonreirá de nuevo. Schaunard pide al mesero, y pide que todo sea servido con mucho esmero... porque “hay una dama” :wink:

Los amigos comienzan a conversar, y como es lógico, a intentar conocer un poco a Mimì. Ante el comentario de Marcello, Mimì muestra orgullosa la “cufietta” rosada que Rodolfo le ha regalado, que hace juego con su cabello oscuro. Nuevamente, la simplicidad de Mimì, sus pequeños deseos y la dulzura con la que habla, llegan a ser más poéticas que las grandes frases de rodolfo...

Una cufietta
A pizzi tutta rosa ricamata,
coi mei capelli bruni ben si fonde
da tanto tempo tal cuffietta
è cosa desiata,
ed egli ha letto quel che il core asconde
Ora colui che legge dentro a un cuore
Sa l’amore ed è lettore.


(Un gorrito de encaje bordado en rosa, que hace juego con mi cabello oscuro. Hace mucho tiempo que deseaba un gorrito así, y él ha sabido leer en mi corazón. Quien puede leer dentro de un corazón, sabe de amor, y es un buen lector.)

Todo esto, en una melodía tierna, dulce, simple, propia de Mimì.
Poco a poco, a medida que va transcurriendo la conversación (con algunos ecos todavía de Parpignol y el pueblo), Marcello se nos va revelando con un temperamento ácido y cínico. Responde a las frases románticas y dulces de Mimì, con un cierto despecho...

“O bella età d’inganni e d’utopie !
Si crede, spera e tutto bello appare”


(oh, bella edad de engaños y utopías! Se cree, se tiene esperanza y parece que todo es bello)

Rodolfo y Mimì, responden a estas intervenciones de Marcello, como es lógico para quién aaba de enamorarse, de forma mucho más esperanzada...

“La più divina delle poesie
E quella amico, che c’insegna amare!”


(La mas divina de las poesías, es, amigo, aquella que nos enseña a amar)

“Amare è dolce ancora
Più del miele!”


(amar aun es más dulce que la miel)

Pero el cinismo de Marcello, pone las cosas un poco tensas:

“Secondo il papato,
È miele, o fiele!”


(Según el paladar, puede ser miel o hiel).

Es evidente que Marcello está herido de amor, despechado y doliente... y no tardaremos en enterarnos porqué o por quién.

Mimì teme haberlo ofendido, Rodolfo le explica que Marcello “está de luto”, Schaunard y Colline, intentando cambiar de tema, proponen un brindis... pero es inútil.... En el segundo en el que van a brindar, por la calle, una risa resuena como una campana, y le hiela la sangre a Marcello: es Musetta.

Ataca el motivo que, apartir de aquí, burbujeante y alegre, saltarín y vivaz, gracioso y coqueto, no podremos identificar con nadie más que con Musetta. Marcello pide entonces, para su brindis, una copa de veneno. Toda la calle se reactiva para admirar a Musetta, que viene vestida como reina, cargada de paquetes y regalos, seguida de cerca por Alcindoro, el amante rico de turno, llamando la atención, y despertando la admiración y la envidia de todo el barrio. Todos comentan sobre ella, y no podía ser de otra manera.

Se entrecruzan las demandas, los gritos y los escándalos de Musetta, la desesperación de Alcindoro por llamar un poco menos la atención, pensando en qué podría decir la gente, y las explicaciones de Marcello a Mimì, sobre quién ES Musetta.

Mientras Marcello explica (y de paso, nos presenta) sobre Musetta, ella empieza a desesperar porque Marcello no la mira. Con ingenio y astucia, se hace de una mesa junto a la de los Bohèmios, y se va a encargar, por si todavía no lo ha logrado, de hacerse notar. Paso uno: romper un plato.... huele a fritura.

Ma.- il suo nome è Musetta...
Mu.- Marcello mi vide...
Ma.- Cognome: Tentazione!
Mu.- ... e non mi guarda il vile!
Ma.-Per sua vocazione fa la rosa dei venti
Mu.-Quel Schaunard che ride!
Ma.- Gra e muta sovente d’amanti e d’amore.
Mu.- Mi fan tutti una bile!
Ma.- e come la civetta...
Mu.- Se potessi picchiar ! Se potessi graffiar!
Ma.- ... è ucello sanguinario; il suo cibo ordinario è il cuore!
Mu.- Ma non ho sotto man che questo pellican!
Ma.- Mangia il cuore!
Mu.-Aspeta....
Ma.- Per questo io non ne ho più! Passatemi il ragù!


(-Su nombre es Musetta /-Marcello me ha visto /-..y su apellido, tentación! /-.. y el malvado no me mira /- Por vocación es veleta... /- Y como se ríe Schaunard ! /- ... cambia, con el viento, de amante y de amores... /- Me revuelven la bilis ! /- ... y, como la lechuza... /- Le golpearía ! Le arañaría ! / .. es un pájaro sanguinario: su alimento habitual es el corazón /- Pero el único que tengo a mano es este pelícano ! /- devora el corazón! /- ... espera... /- Y por ello, yo ya no lo tengo... pásame la salsa )

Musetta rompe el plato, reclama.. Alcindoro desesperado, le pide que conserve la calma... evidentemente, el pobre hombre no puede más con el temperamento explosivo de Musetta. Sin embargo, el intento fue fallido, Marcello sigue sin mirarla. Cada vez la escena es más turbulenta. Los intentos de Musetta son más obvios, y Alcindoro no puede dejar de notarlo, por más esfuerzos que haga. Ella cada vez es más estridente, Marcello se empeña más en ignorarla y, mientras tanto, los amigos se divierten con la representación teatral que tienen frente a sus ojos... todo un espectáculo.

Alcindoro no deja de pedir calma, Musetta no deja de repetir que quiere hacer lo que tenga ganas de hacer... Musetta piensa que quizás Marcello sea tan ridículo como para estar celoso de “esta momia” como llama a Alcindoro, mientras la momia desesperado, pide, pide y pide control y calma... llamar, aunque sea un poco menos, la atención. Mientras tanto, Rodolfo aclara, “como al pasar” a Mimì, que él no podría perdonarla toda la vida... Mimí, CASI sin entender, dice que lo ama, porqué habría de hablar de perdón... y Musetta, muy considerada por supuesto respecto a los pedidos del desesperado Alcindoro, decide, discretamente, pararse y CANTAR !

“Quando m’en vo soletta per la via,
la gente sosta e mira....
e la belleza mia tutta ricerca in me
da capo a pie’...
...
Ed assaporo allor la bramosia sotil
Che da gl’occhi traspira
E dai palesi vezzi intender sa
Alle occulte beltà.
Così l’effluvio del desio
Tutta m’aggira, felice mi fa!
....
E tu che sai, che memori e ti struggi
Da me tanto rifuggi?
...
So ben: le angoscie tue non le vuoi dir,
ma ti senti morir!


(Cuando me paseo solita por las calles, la gente se detiene a admirar mi belleza, desde la cabeza a los pies.... Saboreo, entonces, ese anhelo sutil que destilan los ojos que me miran, y que saben intuir, tras la belleza visible, los encantos ocultos. Así me envuelven los efluvios del deseo, y me hacen feliz..! ..... Tú, que has conocido esos encantos y los recuerdas, ardes en deseo... porqué entonces me rehúyes? ...... Yo sé lo que pasa; no quieres confesar tu angustia, pero te sientes morir!)

Este es el “vals de Musetta”... una declaración de.... amor? Más o menos encubierta, hacia Marcello... interrumpida varias veces, tanto por Marcello, que pide que lo “aten a la silla” como por Alcindoro, que le pide que “hable bajito”.... y por Mimì que piensa que, evidentemente, Musetta para hacer todo eso, tiene que estar enamorada de marcello.

Rodolfo le explica a Mimì que Marcello un día la amó, pero que ella lo dejó para darse una mejor vida con otro... y aprovecha para “bajar línea”, hablando de cuán debil es el amor que no sabe vengarse cuando le han herido... pero a estas “advertencias camufladas”, infalible, Mimì solo sabe responder de una forma: Te Amo. Schaunard y Colline siguen admirando la escena, como quien observa una comedia en el teatro, y coinciden en que tanto Marcello como Musetta, en realidad están disfrutando del juego. Musetta está segura de que Marcello está ardiente, y ya ha caído nuevamente.. Pero ante la insistencia de Alcindoro por silencio y cordura, Musetta no puede si no tomar la decisión más sensata: Or convien liberarsi del vecchio! (ahora conviene liberarse del viejo).

Pero por supuesto, es Musetta.. esto no puede hacerse discretamente.... Silencio.... pausa.. y.. Gran Grito: qué dolor, qué ardor !!! El zapato le hace doler, supuestamente... y con esa excusa, se saca de encima a Alcindoro, haciendo que le lleve el zapato al zapatero.... Marcelo entona entonces la melodía del vals de Musetta, triunfal, “No has muerto, juventud mía, ni de ti ha muerto el recuerdo !”, dice. Alcindoro, corre al zapatero, tratando así de tranquilizar a Musetta, con intenciones de no comprometerse (pobre... como si todo lo anterior no hubiera bastado para hacerlo), y entonces Marcelo y Musetta se funden en un largo abrazo.... la orquesta toca el vals de musetta nuevamente, pero esta vez, ya no es seductora, como en la voz de Musetta, si no triufante, jubilosa, radiante...

Inoportuno, como suelen ser en estos casos los asuntos prácticos, el camarero trae la cuenta. Nadie la pidió, pero ahí está... y Schaunard, con horror, observa como su tesoro ha desaparecido..... Sin darse cuenta, los bohemios ya habían gastado todo el dinero que tenían antes de entrar al Café Momus... Poco a poco, se escucha el redoble de tambores lejano, de una desfile que se acerca...Musetta encuentra rápida solución al problema económico: pide su propia cuenta, y da órdenes de sumar las dos cuentas. El desfile está cada vez más cercano, y ya comienza a aglomerarse la gente nuevamente... niños y grandes se van amontonando, tratando de ver el desfile. Musetta deja las dos cuentas, con órdenes de que “paga el señor que estaba conmigo.... y donde estaba sentado, que encuentre mis saludos...”. Aprovechando el tumulto del desfile que ya ha llegado, que se entrecruza en compleja polifonía con las frases de los amigos, escapan, procurando no ser vistos por Alcindoro, en la huída con su presa....

La multitud vuelve a ser abrumadora, y mientras los amigos se pierden en el tumulto, Alcindoro llega, presuroso, con el zapato de Musetta arreglado.... pero claro, solo se encontrará, como era de esperarse, con las cuentas, y los saludos de Musetta y los bohèmios... mientras la melodía de la marcha toma absoluta preponderancia, junto al júbilo de todo el barrio latino, para ver caer el telón....


:smoking:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Jun 2005 18:57 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 2:15
Mensajes: 7297
Ubicación: backstage
disculpas por la demora para el segundo acto..... estoy teniendo unos días moviditos en más de cuatro sentidos.... :roll: ...

trataré de ponerme rápidamente al día :wink:

que lo disfruten :)

beshos

simon :smoking:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Jun 2005 20:07 
Desconectado
Florezido
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2004 16:50
Mensajes: 5413
Ubicación: Numero quindici, a mano manca.
A mi el vals de Musetta será lo que quiera, pero lo que consigue, cada vez que lo escucho es ponerme la "chicken skin". Sólo esta pieza se merece una encuesta de versión favorita...

_________________
...la scena a' miei tempi era altra cosa.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Jun 2005 22:03 
Desconectado
Parte contratante
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Ene 2005 14:57
Mensajes: 1198
Con este acto, Puccini demuestra a mi modo de ver, que es un Grande de este negocio. Toda esa gente a la vez en el escenario, todos los protagonista en la escena, manejando un coro con absoluta maestria, es necesario poner todos los sentidos a tope, y aun así es dificil a ratos seguir todo lo que pasa en el escenario, y ademas por si fuera poco el vals de Musetta ...

@lm@viv@ escribió:
"... cada vez que lo escucho es ponerme la "chicken skin". ...


De acuerdo totalmente, es tremendo, me pone el corazón a 100

_________________
Imagen
“Cuando un pobre come merluza, es que uno de los dos está muy mal”.
Enrique Jardiel Poncela (1901-1952)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Jun 2005 23:21 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Mar 2004 16:00
Mensajes: 2503
Ubicación: Cerrando mi taberna particular
El segundo acto...Me sirve, además de para escuchar esa pequeña maravilla que es el vals de Musetta, para ir tomando aire, porque como la función sea buena...empiezo a llorar hacia la mitad del 3º y ya no hay quien me pare.
p.d.: Simon, de nuevo impresionante trabajo

_________________
El tiempo es algo singular: Mientras pasa sin más la vida, no es nada en absoluto. De pronto, solo le sentimos a él, a nuestro alrededor y en nuestro interior, fluyendo una y otra vez por nosotros, por nuestros rostros, como un silencioso reloj de arena.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Jun 2005 13:58 
Desconectado
Irrepetible
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Mar 2004 16:51
Mensajes: 12318
Ubicación: Esta noche iré a Rick's
Citar:
El segundo acto...Me sirve, además de para escuchar esa pequeña maravilla que es el vals de Musetta, para ir tomando aire, porque como la función sea buena...empiezo a llorar hacia la mitad del 3º y ya no hay quien me pare.

Pero es para tanto? Vaya, si al final Annio va a ser un sentimental...
Bueno, el 2º acto es para partirse de risa en más de un momento. Por lo demás, el vals de Musetta no me emociona especialmente, quizá porque es el personaje que menos me gusta...
En todo caso, Simontxu, de nuevo Chapeau.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com