Fecha actual 23 Jul 2019 12:12

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 7 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: LMSS: libreto comentado- Acto II
NotaPublicado: 23 Mar 2005 13:20 
Desconectado
Neno
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Oct 2004 10:04
Mensajes: 12080
Ubicación: Reubicándome
El segundo acto comienza.

Cuando el telón se levanta, la orquesta ataca vigorosamente con el leimotiv de la Mujer de Barak
Este es ayudado en sus tareas por la Emperatriz disfrazada de sirvienta. Los 3 hermanos observan sin intervenir.
La Nurse corre desde el dormitorio llamándolo y con palabras hipócritas lo convence para irse.
La Nurse vuelve a intentar que la Mujer le revele sus más íntimos sueños; la música se torna seductora y ondulante, con tres nuevos motivos.
La Mujer niega conocer otro hombre que no fuese su esposo, ni aún en sueños. Sin embargo, ante la presión, confiesa que en una oportunidad vió pasar a un joven en el puente de la ciudad.
Inmediatamente y aunque la Emperatriz muestra su desagrado por la forma en que se suceden los hechos, la Nurse le dice a la Mujer que cierre sus ojos y al abrirlos tendrá al Joven de sus sueños a la vista. Golpea luego sus manos haciendo aparecer la figura de un muchacho.
El tema musical ya había sido oído en segundo acto. En un comienzo parece una figura fantasmal, pero progresivamente va tomando vida.
La Mujer esta aterrada y curiosa a la vez, lentamente se acerca y tentada le toma sus manos.
La Nurse incita a la Mujer a apurarse, mientras que un invisible coro femenino se hace eco de su palabras.
La orquesta martillea el tema de Kaikobad y la Emperatriz agitada anuncia la vuelta de Barak. Su temor por el encuentro de éste con el joven imaginario es remarcado por los vientos con el tema de la Humanidad.
La Nurse hace desaparecer al joven y el sitio retoma su ambiente habitual.
Entra Barak sumamente alegre, después de una exitosa jornada en el mercado, junto a sus hermanos y niños de la calle. Se combinan varios temas en una especie de himno de alegría.
La Mujer, en un rincón, se asea con frenesí, pero sus pensamientos aún están con el joven “imaginario” – recordado con flautas y oboes-
Barak ordena a sus hermanos que coman mientras disculpa el comportamiento sin sentido de su esposa.
Los violines comienzan un motivo con sordina, acompañando la comida. Barak también invita a La Emperatriz disfrazada, pero la Mujer reacciona violentamente.
Barak y sus hermanos se unen en un desordenado canto, tratando de ignorar el inexplicable humor de la Mujer
La escena termina con una recapitulación con espléndido coro mixto y el nostalgico canto de la Mujer que llora su miseria.
Cae el telón, pero la orquesta sigue en un Tutti fantástico (en el straussiano sentido de la palabra).
Empieza a sonar de nuevo el tema del halcón.
Súbitamente el canto de un cello nos traslada a la espesura de un bosque en una noche con luna llena. El preludio es sencillamente portentoso, de lo mejor compuesto nunca por Strauss (y no es poco decir, desde luego).
Con este espléndido momento aún en desarrollo sube el telón.
Repitiendo el leimotiv del emperador del primer acto e intercalando los gritos del halcón se abre el segundo monólogo de aquél:

Falke, Falke, du wiedergefundener
(Halcón, Halcón, perdido y nuevamente hallado –frase con un eco claro a la parábola del hijo pródigo).

Esta vez el romanticismo reemplaza al tono heroico del 1er. acto con extraordinario clima de intimismo y soledad. La página es musicalmente extraoridnaria, tanto en línea de canto como en orquestación.
Cuando finalmente el Emperador desde las sombras ve aparecer entre los árboles a su esposa y la Nurse, siente que su mujer le ha mentido.
El emperador prepara una flecha, llevado por la ira, y luego una espada, pero tras varios titubeos, decide que no va a atentar contra su esposa y le pide al halcónque lo aleje de ese sitio, llevándolo a otro lugar en donde nadie sepa de sus penas y lamentos.
Cae el telón con toda la orquesta a pleno.

Breves rezagos del llanto del halcón y un interludio de 32 compases en donde adivinamos parte del tema que acompaña a “Er wird zu Stein” (él se convertirá en piedra).

Cambia la escena nuevamente a la casa de Barak.
La acción se desarrolla en el comienzo del fatídico tercer día y cuando el telón sube, Barak está por relajarse de su tarea cotidiana.
El primer motivo musical de esta escena es característico, siendo la Mujer la que se expresa primero:

Es gibt derer, die haben immer Zeit
( Existen algunas personas que siempre tienen mucho tiempo).

La melodía nos muestra la amargura de la Mujer.
Cuando Barak le pide a su esposa algo para beber, ésta le dice que ahora tienen sirvientes para esas tareas (refiriéndose a la Emperatriz disfrazada de sirvienta).
La Nurse aprovecha para volcar en la bebida de Barak un somnífero.
La Mujer desea fervientemente volver a encontrarse con su “imaginario” cortejante. Incluso se siente incómoda con la cercanía de su marido.
Con los minutos, su enojo disminuye, con lo que la Nurse aprovecha para volver a hacer aparecer al Joven “imaginario”.
La Nurse aviva el fuego con sensualidad y un manifiesto espirito diabólico, aumentando la impresión del mágico momento con la caída del Joven a los pies de la Mujer, aparentemente sin sentido.
La Nurse comienza a alejarse junto a la Emperatriz, dejando a la Mujer confundida bajo el halo de la tentación. Súbitamente, esta quiere alejar el hechizo y entre sacudones y salpicaduras de agua despierta a un confundido Barak.

Nas schlief ich so schwer?
(Por qué me dormí tan profundamente?).

Sigue una reprimenda de la Mujer acusándolo que ha abandonado su deber de proteger la casa contra ladrones;

Ein Handwerk verstehst du sicher nich
(Una artesanía que tú seguramente no entenderás).

Mientras tanto, la Nurse oculta al Joven bajo su capa.
Barak se pone pie, y agita un martillo en forma amenazante.
Su esposa le arrebata el arma y continua con su reprimenda, pero su tono ha cambiado y así lo notamos en la música.
Barak, confuso, no entiende el comportamiento de su esposa:

Ich höre und weiß nicht,
was eines redet...
(Yo escucho y no entiendo
lo que ella dice...)

Los últimos momentos de esta escena le corresponden a la Mujer.
Nos encontramos nuevamente con el tema de la Renuncia, esta vez desarrollado por los componentes más graves de la orquesta.
Ella compara a su esposo con una mula que atraviesa un abismo sin preocuparse por su profundidad.
La Emperatriz se acerca a Barak, con sentimiento de simpatía y lástima. La acompañan los violines con el tema de la culpabilidad.
Mientras la orquesta finaliza el momento con una expresiva Coda, la Mujer se retira junto a la Nurse que le cubre los hombros con una mantilla.
Barak queda pensativo, arrodillado y rodeado de sus herramientas. Pronto se da cuenta de que no está solo; pregunta quien lo acompaña. La breve y humilde respuesta es de la Emperatriz que ha sido silenciosa pero atenta testigo.
Ella se acerca cautelosa, con mezcla de simpatía y lástima hacia el humano.
El telón cae y la orquesta continúa con un interludio que comenzando con las cuerdas va in crescendo.


En la nueva escena nos encontramos en el dormitorio de la Emperatriz. Aquella descansa en la cama a cuyos pies la Nurse se muestra con una espléndida capa.
Sus sueños nos llegan por ondulantes ondas sonoras relacionadas con Barak.
Desaparecen las paredes.
El escenario es ahora una cueva y los temas pasan por el 2do.motivo del em-perador y el llanto del halcón.
Bajo el constante grito del halcón vemos tumbas cavadas en las paredes de la cueva y tenues aunque titilantes luces. El emperador parece correr tras el ave (que en realidad lo guía) a través de una grieta en las paredes.
Detrás de una puerta de bronce se oye el rumor de un torrente de agua y desde el interior de la montana se escuchan veces que gritan: “Al agua de la vida”
Los gritos del halcón toman las forma de palabras:

Die Frau wrigt keinen Schatten!
(La mujer no tiene sombra!).

Con el halcón volando sobre su cabeza el Emperador atraviesa la puerta metálica.
Desaparece la cueva y las luces del dormitorio vuelven a su intensidad original.

La Emperatriz se despierta de su sueño (y entendemos que todo lo anterior fue producto de su mente) lamentándose por la suerte de su marido.
La música vuelve a intercalar el llanto del halcón con el leimotiv del Emperador (en tono menor) mientras la Nurse es testigo mudo de la desesperación de la Emperatriz que clama por Barak diciendo que todo lo que toca muere.
Nueva caída del telón con el tema de Keikobad de fondo.
La música se desvanece y estamos nuevamente en la casa de Barak, preparándonos para la transacción de la Sombra.
Es la escena final del segundo acto. La oscuridad es casi total y premonitoria.
La Nurse tranquiliza a la Emperatriz, prometiéndole que finalmente su plan será una realidad:

Es sind Übermächte im Spiel
(Grandes Fuerzas están en juego).

Un breve sexteto que involucra a los 3 hermanos, la Emperatriz, Barak y la Nurse.
Es el momento en que entre diversos efectos especiales, la Mujer confiesa a Barak de la materialización del Joven de sus sueños y del pacto que ha realizado renunciando a su fertilidad.

La Mujer mira con enojo a Barak:
Es gibt derer
(Hay algunas personas...)

Barak, consternado, llama a sus hermanos para encender un fuego que permita ver con claridad a su esposa y si es verdad que ya no tiene su Sombra.. Sus palabras son apoyadas por trombones y bajo continuo.
Los tres hermanos se lamentan.
La Nurse apronta a la Emperatriz para recibir la anhelada Sombra, pero aquella duda y finalmente la rechaza.
La Nurse recurre nuevamente a sus poderes mágicos haciendo aparecer una espada en la diestra de Barak. El tema es desarrollado por los vientos.
Mientras Barak mantiene la espada en alto, su Mujer canta entregada que todo fue un sueño y que fue su boca la que la traicionó.

“Si debo morir por algo que no sucedió....
entonces mátame rápidamente!”.


La Mujer se dirige a Barak con firmeza y seguridad de una muerte inminente:

Barak, ich hab’ es nicht getan!
(Barak, yo no lo hice!).

Las paredes tiemblan y los tres hermanos tratan de escapar a través de la puerta de bronce, pero los esposos Barak son tragados por la tierra.
La Nurse protege a la Emperatriz rodeándola con su capa. Las luces se apagan pero la voz de aquella aún suena con los vientos a pleno

Übermächte sind im Spiel!.
Zu mir her!
(Grandes Fuerzas están en Juego!.
A mí!.)

La coda orquestal es soberbia...breve y contundente!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Mar 2005 0:36 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 20:02
Mensajes: 3805
Pues este segundo acto me ha dejado sin respiración. La verdad es que lo he escuchado dos veces, una en dos partes y ahora acabo de escucharlo seguido y se me antoja que es una historia fantástica (en todas las acepciones de la palabra) con una música tan fantástica como la obra. De todas formas este segundo acto necesita un repaso porque si argumentalmente es complejo no lo es menos musicalmente.

Voy a ver en la sección de discografía porque no recuerdo haber visto allí una recomendación en DVD. ¡Estoy intrigadísimo por ver quien es el/la valiente de poner en escena esto!.

Saludos. (Como el tercer acto no afloje un poco al final no sabré si saludarte o besarte ¡en sentido figurado,claro!

Por hoy, corto y cierro.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Mar 2005 9:56 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 20:02
Mensajes: 3805
El Idiota escribió

Citar:
Cae el telón, pero la orquesta sigue en un Tutti fantástico (en el straussiano sentido de la palabra).
Empieza a sonar de nuevo el tema del halcón.
Súbitamente el canto de un cello nos traslada a la espesura de un bosque en una noche con luna llena. El preludio es sencillamente portentoso, de lo mejor compuesto nunca por Strauss (y no es poco decir, desde luego).
Con este espléndido momento aún en desarrollo sube el telón.


Efectivamente es fanástico y más que un interludio con el telón bajado parece como si la escena se fuera transformado por arte de magia, en medio de una nebulosa, y de encontrarte en la lúgubre casa de Barak pase uno a encontrarse, sin solución de continuidad, en casa del halconero.

Saludos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Mar 2005 10:44 
Desconectado
Neno
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Oct 2004 10:04
Mensajes: 12080
Ubicación: Reubicándome
Caminante escribió:
Pues este segundo acto me ha dejado sin respiración. La verdad es que lo he escuchado dos veces, una en dos partes y ahora acabo de escucharlo seguido y se me antoja que es una historia fantástica (en todas las acepciones de la palabra) con una música tan fantástica como la obra. De todas formas este segundo acto necesita un repaso porque si argumentalmente es complejo no lo es menos musicalmente.

Voy a ver en la sección de discografía porque no recuerdo haber visto allí una recomendación en DVD. ¡Estoy intrigadísimo por ver quien es el/la valiente de poner en escena esto!.

Saludos. (Como el tercer acto no afloje un poco al final no sabré si saludarte o besarte ¡en sentido figurado,claro!

Por hoy, corto y cierro.


:D :D :D :D :D :D

Vaya, qué alegría ver que te está gustando!!
Pues ya verás el tercer acto!!! Desde el maravilloso dúo (?!) de barak y su mujer (ambos encerrados en distintas celdas y sin verse ni oirse cantan una de las más maravillosas páginas de amor que se puedan oir...), hasta la confusión y el delirio previos a la presentación de la Emperatriz ante su gran reto, la renuncia de la sombra, la despetrificación del Emperador, la alegría de Barak y del resto de personajes, el coro mágico de los niños no-nacidos...la que te espera!!!
:wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Mar 2005 11:03 
Desconectado
Neno
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Oct 2004 10:04
Mensajes: 12080
Ubicación: Reubicándome
Caminante escribió:
Efectivamente es fanástico y más que un interludio con el telón bajado parece como si la escena se fuera transformado por arte de magia, en medio de una nebulosa, y de encontrarte en la lúgubre casa de Barak pase uno a encontrarse, sin solución de continuidad, en casa del halconero.


te noto muy lírico, Caminante...a ver si voy a ser contagioso... :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Abr 2005 12:21 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Feb 2005 11:42
Mensajes: 6061
Ubicación: en mi mundo
El idiota escribió:
...a ver si voy a ser contagioso... :wink:



Pues va a ser que no. :wink:


Bien: en serio. Anoche escuché el 2º acto, y no pude escribir "en directo" por lo cual hoy las impresiones son más resumidas y a la vez, reposadas.

Me ha gustado más que el primer acto, por varias razones. La primera, creo, es que ya sabía más o menos lo que me podía esperar encontrar, lo cual afecta inevitablemente a la audición de cualquier obra. Reconozco que el primer cuarto de hora (hasta el fin del asunto del Joven) estuve un pelín despistada, y dudaba en qué momento del libreto estaba,-del comentado que colgaste. No me he bajado el libreto original porque, después de todo, no me iba a enterar de nada!

Por cierto, igual existe un libreto con traducción por internet, y es que yo no he sabido encontrarlo. En otras obras, en italiano o francés, me apaño, y la verdad, no me molesto en buscar traducciones (aunque en francés tenga que echarle mucha imaginación! :D )

Bien, entonces: digamos que me ha parecido menos violento que el primer acto (es que las escenas primeras me dejaron realmente "asustada"). Toda la parte del bosque y el emperador me gustó realmente, y si, en esta parte en concreto coincido con Caminante.

Igualmente me encantaron todos los momentos sinfónicos. Está visto que a Strauss yo le tengo metido por el ojillo sinfónico (u orejilla :wink: )

En cuanto a Barak y sus hermanos, debo decir que en este acto quedé ya definitivamente convencida (incluso musicalmente) de que los famosos hermanos de Barak no son reales en el sentido profundo, sino que simplemente son partes del propio Barak, digamos la parte malvada de una persona, personificada aquí en un trío de hermanos. Por supuesto que el hecho de que sean tres, por razones obvias, no hace más que remarcar el que en realidad son una idea, y nada más.

La emperatriz me pareció más diluida en este acto. Supongo que por el protagonismo que se le dá a la Mujer. Por cierto, que eso de que sea sólo "la Mujer" me lo tengo que tomar con calma, desde mi perspectiva de mujer del s. XX-XXI. E intentar verlo desde un punto de vista conceptual. Me sentiría mejor si Barak tampoco tuviera nombre, creo.

Un apunte: el tema del halcón me empieza a poner nerviosa.

Y el final del acto es muy llamativo, con esa voz de la Nurse y los compases finales.

Me quedo con ganas de escuchar el 3º acto, pero reconozco que no soy capaz de escucharlo seguido. Lo dejaré para esta noche.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Abr 2005 11:34 
Desconectado
Div@
Div@

Registrado: 24 Mar 2004 11:24
Mensajes: 8849
Ubicación: Gasteiz
Simpre me ha llamado la atención el canto de los hermanos en el inicio e este acto: parece un canto popular, de lo melódico que es. Siempre me ha intrigado esa melodía incluida en estos tres seres enigmáticos.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 7 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com