Fecha actual 18 Nov 2019 22:25

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 49 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: ABRIL 2010. L'Incoronazione di Poppea: 2. Argumento
NotaPublicado: 10 Abr 2010 12:13 
Desconectado
Prim@ Uom@
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Ene 2009 17:15
Mensajes: 5078
Ubicación: Dans ma loge du Palais Garnier
En este hilo expondré el argumento detallado de la ópera, para que sea más cómodo seguirla.
Ahora me voy… pero ¡hasta luego con Poppea! :ciao:
:Sharpless:

_________________
:ladoscuro:
Bella tu sei, tu sei gioconda :touche:


Última edición por Carestini el 11 Abr 2010 13:35, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 1:52 
Desconectado
Prim@ Uom@
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Ene 2009 17:15
Mensajes: 5078
Ubicación: Dans ma loge du Palais Garnier
¡Yuhuhu! :D
Aquí está lo prometido…

¿Qué va a pasar? Sinopsis argumental

La acción sucede en Roma entre los años 58 y 62, durante el reinado del emperador Nerone.

PRÓLOGO. La Fortuna y la Virtud discuten sobre cuál de las dos diosas tiene una mayor influencia en la vida de los seres humanos (“Deh, nasconditi, o Virtù”), pero llega el Amor que vendrá a revolucionar todo como dueño absoluto del mundo. En ese mismo día, la Virtud será la perdedora ante la Fortuna gracias a los manejos del Amor y su madre Venus; ya desde el prólogo estará presente en la ópera una tónica de cinismo.

ACTO I. De madrugada, el general Ottone, amante de Poppea –en la vida real fue su segundo esposo–, llega de su exilio como gobernador de la provincia de Lusitania (“E pur io torno qui, qual linea al centro”), y advierte que hay dos guardias pretorianos de la escolta del emperador, adormilados ante la puerta del palacio de Poppea. Nerone ha pasado la noche con su amante, la patricia Poppea. Ottone se lamenta (“Apri un balcon, Poppea”), y los guardias de escolta comentan que el emperador desatiende las numerosas obligaciones del gobierno del vasto imperio porque sólo está pendiente de sus amores con Poppea (“Chi parla?…).
Tras una noche de amor, Nerone y Poppea se despiden al amanecer, en un dúo de gran sensualidad (“Signor, deh, non partir”). Sus amores han de permanecer ocultos hasta que el emperador repudie a su esposa Ottavia. Cuando Nerone se ha marchado, Poppea se recrea en las promesas de su amante (“Speranza, tu mi vai”): repudiar a Ottavia, desposarse con ella y hacerla emperatriz. Todo ello sucederá gracias a la ayuda de Amor y Fortuna (“Non temo, no… Per me guerreggia Amor, e la Fortuna”). La nodriza Arnalta, que actúa como su confidente, advierte a la ilusionada Poppea en contra del peligro de la situación, pues teme la venganza de la emperatriz.
La emperatriz Ottavia ha descubierto los amores de Nerone y se siente traicionada y humillada (“Disprezzata regina”), aunque no piensa en pagarle de la misma forma tomando un amante, como le sugiere su nodriza. El filósofo estoico Séneca, preceptor del emperador, intenta que Ottavia se resigne ante las servidumbres de su condición femenina y de emperatriz (“Ecco la sconsolata donna”), en nombre del honor y la virtud. Estos argumentos desencadenan las protestas del paje de Ottavia, que amenaza a Séneca, pues lo considera un falso sabio que hasta el momento ha vivido muy bien aprovechándose de su posición privilegiada en el palacio imperial, y que es incapaz de aconsejar nada práctico a su señora. Ottavia ruega a Séneca que interceda por ella ante el pueblo y el senado, y se dirige al templo a orar. Cuando se queda solo, Séneca reflexiona sobre los engranajes y las miserias del poder (“Le porpore regali imperatrici”). En una aparición, la diosa Palas le advierte de las desgracias que le amenazan: cuando se cumplan, Séneca recibirá un aviso de Mercurio.
Llega Nerone, y discute acaloradamente con su preceptor Séneca a causa de los amoríos con Poppea, pues ha decidido repudiar a Ottavia por ser frígida y estéril para contraer matrimonio con su amante (“Son risoluto insomma”). Séneca intenta disuadirle, pero Nerone está dispuesto a hacer su voluntad. La escena revela los ejes de poder que ejercen ambos personajes: el capricho del tirano que impondrá su voluntad frente a los argumentos racionales.
Tras la agria discusión con Séneca, se produce otro encuentro amoroso entre Nerone y Poppea, con un apasionado dúo (“Come dolci, Signor, come soavi”). Poppea ejerce su poder sobre Nerone, y obtiene la promesa de hacerla emperatriz ese mismo día, además de hacer que el emperador ordene el suicidio de Séneca, que es un obstáculo a sus ambiciones por su oposición al repudio de Ottavia y al matrimonio y ascenso de Poppea al trono imperial.
Poppea se encuentra después con Ottone, que le reprocha su traición y su infidelidad, y le suplica que no lo abandone. Ella atribuye los hechos al destino que ya desde siempre pesaba sobre él, abocado a ser el perdedor (“Ad altri tocca in sorte”). Ottone comprende que la nueva posición de Poppea representará un peligro, aunque sigue enamorado de ella. Aparece Drusilla, dama de la emperatriz Ottavia, que desde hace tiempo ama a Ottone en secreto, y éste decide corresponder a sus sentimientos, aunque sabe que es incapaz de olvidar a Poppea (“Ottone, torna in te stesso”).

<center>Imagen
Busto del emperador Nerón</center>

ACTO II. En los jardines de su villa, Séneca está solo y lejos de las intrigas de la corte (“Solitudine amata”), y recibe la visita de Mercurio, que le anuncia su próxima muerte. Llegan varios miembros de la guardia pretoriana con su capitán, que comunica a Séneca la sentencia de muerte con una orden de suicidio de parte de Nerone (“Amici, è giunta l’ora”). Tras cortarse las venas, el filósofo muere desangrado en el baño, rodeado de amigos y discípulos que tratan en vano de disuadirlo y lamentan el hecho (“Non morir, non morir, Seneca”).
La escena siguiente es un fuerte contraste con los acontecimientos anteriores. Por un lado, el paje y la doncella de Ottavia cantan un divertido dúo amoroso en palacio (“Sento un certo non so che”). Por otro, la noticia de la muerte de Séneca es celebrada por Nerone, que se emborracha con su amigo el poeta Lucano, sobrino del filósofo recién fallecido (“Or che Seneca è morto, cantiam, Lucano”): Nerone y Lucano rivalizan cantando a la belleza y encantos de Poppea (“Bocca, bocca”).
El desesperado Ottone, que ha llegado a considerar la idea de matar a Poppea, prefiere seguir amándola a pesar del sufrimiento que le causa (“I miei subiti sdegni”). Pero Ottavia, herida en su orgullo, no se resigna: desea vengarse de Nerone, y para ello ordena a Ottone que mate a Poppea, bajo la amenaza de denunciarlo al emperador por haber intentado forzarla, algo que es falso (“Tu, che dagl’avi miei”). Ottone deberá disfrazarse de mujer para asesinar a Poppea.
Drusilla, que ignora las conspiraciones urdidas a su alrededor, manifiesta su alegría por las promesas de amor de Ottone (“Felice cor mio, festeggiami in seno”). Tras una escena burlesca del paje y la nodriza de Ottavia sobre la juventud y la vejez, Ottone aparece angustiado por la idea de tener que asesinar a Poppea, y Drusilla le ofrece sus vestidos para disfrazarse (“Io non so dov’io vada”).
En sus aposentos, Poppea es feliz por la muerte de Séneca, que allana su camino hacia el trono imperial (“Or che Seneca è morto, Amor, ricorro a te”), y promete a Arnalta llevársela con ella como persona de máxima confianza. Vencida por el sueño, Poppea se adormece en el jardín tras una canción de cuna de Arnalta (“Oblivion soave”). Ottone, disfrazado como Drusilla, intenta asesinar a Poppea, pero Amor desciende del cielo para protegerla (“Dorme, l’incauta dorme”) y detiene el brazo de Ottone cuando se dispone a apuñalarla (“Eccomi trasformato”). Poppea se despierta y cree que es Drusilla quien la ha atacado; Arnalta pide socorro a los criados y Ottone huye. Amor celebra su victoria, y anuncia que convertirá a Poppea en emperatriz.

<center>Imagen
Nerón y Séneca, del escultor Eduardo Barrón</center>

ACTO III. Drusilla, que cree que Poppea ya ha sido asesinada, se alegra por el éxito del plan urdido por Ottavia (“O felice Drusilla”). Pero aparece Arnalta con la guardia, acusando a Drusilla del asesinato (“Ecco la scellerata”). Drusilla es interrogada cruelmente por Nerone, y se confiesa culpable ante las amenazas de tortura y la sentencia de muerte. Ottone explica lo que en realidad ha ocurrido: él ha atentado contra la vida de Poppea, disfrazado con los vestidos de Drusilla por orden de Ottavia (“No, no, questa sentenza”). Nerone decreta el exilio para Ottone y exculpa a Drusilla, que pide permiso al emperador para seguir a su amado. El asesinato planeado por la emperatriz da a Nerone una excusa concreta para repudiarla, como así lo hace en un solemne decreto, ordenando que sea abandonada en una embarcación a la deriva en medio del mar.
Llega Poppea: Nerone le revela la conjuración tramada por Ottavia, a la que ya ha repudiado, para casarse con ella de inmediato y hacerla emperatriz (“Signor, oggi rinasco”). Arnalta se alegra por su nueva posición de privilegio como confidente de Poppea (“Oggi sarà Poppea”); en contraste, Ottavia canta un dramático adiós a Roma (“Addio Roma! Addio patria!”).
La escena final da título a la obra, y es la glorificación de Poppea (“Ascendi, o mia diletta”), a la que todo el mundo aclama por su belleza. Los cónsules y tribunos cantan a la nueva emperatriz. Venus y los amorcillos de su cortejo bajan del cielo, y el Amor concede a Poppea el título de diosa. El final de la ópera es un dúo lleno de intimismo y sensualidad, en el que Nerone y Poppea celebran a solas el triunfo de la pasión amorosa (“Pur ti miro, pur ti godo”).

<center>Imagen
Poppea Sabina (Museo Arqueológico de Olimpia)</center>


\:D/ :Cavalier: :Emarty: :Emarty: :Emarty: :Piccolo: :Sharpless:

_________________
:ladoscuro:
Bella tu sei, tu sei gioconda :touche:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 9:59 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1803
Ubicación: Zaragoza
En el argumento me llaman la atención algunas cosas:

En primer lugar, que la discusión del Prólogo no se produce entre unos dioses cualquiera, a los cuales se impone el Amor. Podrían haber estado discutiendo los dioses que representan a la inteligencia, al poder, a la naturaleza... Pero no: son la Virtud y la Fortuna. Precisamente a estos dos es a los que reta el Amor. Y la historia que sigue le sienta como un guante para demostrar su superioridad: desde luego, muy malparada queda la virtud en ella, a juzgar por cómo les va a Séneca, a Octavia, a Otón y a Drusila. ¿Tal vez Monteverdi compuso primero la ópera y luego la dotó del Prólogo introductorio, digamos que sabiendo lo que iba a pasar?

También me sorprende cómo Otón, nada más ver a los soldados, deduce sin la menor duda lo que ha sucedido. No se pregunta si han venido a prenderle, o si el Emperador ha ido para concederle algún honor, ni nada por el estilo. Si Nerón está allí sólo puede ser para acostarse con Popea. (La primera frase de Otón, por cierto, hermosísima: "Siempre regreso aquí, como la línea al centro" ¡Cuanta poesía encierran las matemáticas!) Por lo poco que sé del tema, la historia real fue que el propio Otón se la metió por los ojos al Emperador para tratar de influir sobre éste.

El diálogo entre los soldados es curioso: con todo desparpajo, critican abiertamente la conducta de Nerón, cosa que, desde luego, nadie habría hecho en vida del propio Nerón, e incluso me extraña que en tiempos de Monteverdi se pudiera hablar así de un gobernante. (Claro, aunque en el siglo XVII estaba en su esplendor el concepto de monarca absoluto, las repúblicas italianas funcionaban de otra manera, pero no olvidemos que Verdi, dos siglos después, aún tendría problemas con la censura). ¿Era Venecia una ciudad muy liberal en ese sentido?

En el primer dúo entre Nerón y Popea es ésta quien lleva claramente los pantalones. No sólo le exige al Emperador que le prometa su amor, y se lo reclama tres veces, sino que aun después de eso, todavía le pregunta si mantendrá la promesa. En fin, entre este episodio y el anterior de los soldados, Nerón da una imagen de debilidad que a mí, al menos, me ha sorprendido.

Ya en esta primera intervención, Popea demuestra tener un caracter "fuerte". A medida que avanza la acción, a mí me va cayendo cada vez peor. Pero lo cierto es que a base de amor (en realidad, más parece que tenga a Nerón dominado por el sexo) alcanza su objetivo de ser Emperatriz. Así que el personaje está muy bien escogido por parte del dios del Amor para demostrar su poder.

Finalmente: ¡Qué bonita la escultura de Nerón y Séneca que nos ha puesto como ilustración, Carestini!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 10:37 
Desconectado
Prim@ Uom@
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Ene 2009 17:15
Mensajes: 5078
Ubicación: Dans ma loge du Palais Garnier
Loge escribió:
En el argumento me llaman la atención algunas cosas…
También me sorprende cómo Otón, nada más ver a los soldados, deduce sin la menor duda lo que ha sucedido. No se pregunta si han venido a prenderle, o si el Emperador ha ido para concederle algún honor, ni nada por el estilo. Si Nerón está allí sólo puede ser para acostarse con Popea. (La primera frase de Otón, por cierto, hermosísima: "Siempre regreso aquí, como la línea al centro" ¡Cuanta poesía encierran las matemáticas!) Por lo poco que sé del tema, la historia real fue que el propio Otón se la metió por los ojos al Emperador para tratar de influir sobre éste.

Bueno, es que Popea tiraba al monte… Otón era su segundo marido, ella ya había estado casada con el caballero Rufrio Crispino. Un matrimonio con gran diferencia de edad, él era nada menos que 30 años mayor que ella. Y sí, fue Otón quien tuvo el gran talento de meter a su mujer por los ávidos ojos de Nerón. No le salió nada bien.
Loge escribió:
El diálogo entre los soldados es curioso: con todo desparpajo, critican abiertamente la conducta de Nerón, cosa que, desde luego, nadie habría hecho en vida del propio Nerón, e incluso me extraña que en tiempos de Monteverdi se pudiera hablar así de un gobernante. (Claro, aunque en el siglo XVII estaba en su esplendor el concepto de monarca absoluto, las repúblicas italianas funcionaban de otra manera, pero no olvidemos que Verdi, dos siglos después, aún tendría problemas con la censura). ¿Era Venecia una ciudad muy liberal en ese sentido?

Ya veremos lo muuuuuy liberal que era Venecia: el libretista Busenello podría dar fe de ello. Eso sí, tenían precaución de no meterse a las claras con los gobernantes. Las denuncias secretas y el acqua toffana estaban a la orden del día.
Loge escribió:
En el primer dúo entre Nerón y Popea es ésta quien lleva claramente los pantalones. No sólo le exige al Emperador que le prometa su amor, y se lo reclama tres veces, sino que aun después de eso, todavía le pregunta si mantendrá la promesa. En fin, entre este episodio y el anterior de los soldados, Nerón da una imagen de debilidad que a mí, al menos, me ha sorprendido.

Desde que el mundo es mundo, ya se sabe qué es lo que tira más que dos carretas… :carcajada:
Loge escribió:
Ya en esta primera intervención, Popea demuestra tener un caracter "fuerte". A medida que avanza la acción, a mí me va cayendo cada vez peor. Pero lo cierto es que a base de amor (en realidad, más parece que tenga a Nerón dominado por el sexo) alcanza su objetivo de ser Emperatriz. Así que el personaje está muy bien escogido por parte del dios del Amor para demostrar su poder.

Y demuestra no tener escrúpulos para obtener lo que quiere, pues sabe muy bien qué recursos poner en juego para llegar a su objetivo. Popea es un estupendo ejemplo de maquiavelismo sobre las tablas.
Loge escribió:
Finalmente: ¡Qué bonita la escultura de Nerón y Séneca que nos ha puesto como ilustración, Carestini!

Gracias. Más información aquí

_________________
:ladoscuro:
Bella tu sei, tu sei gioconda :touche:


Última edición por Carestini el 11 Abr 2010 16:44, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 10:38 
Desconectado
Elektricista
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Dic 2007 16:07
Mensajes: 3924
Ubicación: Foro nuevo, vida nueva
Interesantes comentarios, Loge :D

Loge escribió:
También me sorprende cómo Otón, nada más ver a los soldados, deduce sin la menor duda lo que ha sucedido. No se pregunta si han venido a prenderle, o si el Emperador ha ido para concederle algún honor, ni nada por el estilo. Si Nerón está allí sólo puede ser para acostarse con Popea.


La clave entiendo que la da el libreto:

Citar:
Ottone, amante di Poppea al schiarir dell'alba visita l'albergo della sua amata, esagerando le sue passioni amorose, e vedendo addormentate in strada le Guardie di Nerone, che in casa di Poppea dimora in contenti, compiange le sue miserie.


Vamos, que están dormidos.

Loge escribió:
Y la historia que sigue le sienta como un guante para demostrar su superioridad: desde luego, muy malparada queda la virtud


Claro, éste es uno de los rasgos que hacen Poppea actual: no hay virtud por ningún lado, no hay personajes buenos y malos, todos tienen algo que ocultar. En este sentido se conecta con lo que tú dices:

Loge escribió:
En el primer dúo entre Nerón y Popea es ésta quien lleva claramente los pantalones. No sólo le exige al Emperador que le prometa su amor, y se lo reclama tres veces, sino que aun después de eso, todavía le pregunta si mantendrá la promesa.


Poppea es cualquier cosa menos una pobre inocente, es una mujer sedienta de poder que utiliza sus armas de seducción para alcanzarlo.

Loge escribió:
El diálogo entre los soldados es curioso: con todo desparpajo, critican abiertamente la conducta de Nerón, cosa que, desde luego, nadie habría hecho en vida del propio Nerón, e incluso me extraña que en tiempos de Monteverdi se pudiera hablar así de un gobernante. (Claro, aunque en el siglo XVII estaba en su esplendor el concepto de monarca absoluto, las repúblicas italianas funcionaban de otra manera, pero no olvidemos que Verdi, dos siglos después, aún tendría problemas con la censura). ¿Era Venecia una ciudad muy liberal en ese sentido?


Según tengo entendido una de las lecturas implícitas de la época era la crítica a la Roma (del XVII), como una ciudad decadente, corrompida, que palidecía frente al brillo veneciano. De ahí que, tal vez, meterle el dedo en el ojo al vecino sí que se permitiese.

_________________

Zu neuen Taten,
teurer Helde


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 10:43 
Desconectado
Prim@ Uom@
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Ene 2009 17:15
Mensajes: 5078
Ubicación: Dans ma loge du Palais Garnier
EMarty escribió:
Loge escribió:
Y la historia que sigue le sienta como un guante para demostrar su superioridad: desde luego, muy malparada queda la virtud

Claro, éste es uno de los rasgos que hacen Poppea actual: no hay virtud por ningún lado, no hay personajes buenos y malos, todos tienen algo que ocultar.

Muy cierto, EMarty. De ahí que para mí –ojo, para mí, es una opinión del todo personal– la dramaturgia de LIP sea mucho más moderna que la de óperas más cercanas a nuestros días (léase: una buena parte de las óperas del XIX), donde los buenos son angelicales y los malos son como del cine mudo. En LIP nadie es perfecto, ni nadie es del todo malo. Son humanos.

_________________
:ladoscuro:
Bella tu sei, tu sei gioconda :touche:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 12:26 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 13042
Ubicación: Madrid
En vida de cualquier tirano, éste es criticado en privado por muchos. Incluyendo soldados.

La reputación de Nerón era en el siglo XVII incluso peor que la actual, por lo que era perfectamente apropiado un tratamiento crítico con el personaje.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 16:09 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1803
Ubicación: Zaragoza
EMarty escribió:
Claro, éste es uno de los rasgos que hacen Poppea actual: no hay virtud por ningún lado, no hay personajes buenos y malos, todos tienen algo que ocultar.


Sí, todos hacen algún doble juego en algún momento. Casi diría que quien actúa de forma más rectilínea es el propio Nerón. En el tercer acto, hasta se muestra clemente con el homicida frustrado y su cómplice (y paciente, mientras ellos están en lo de "Yo soy el culpable" - "No, que soy yo")


EMarty escribió:
Según tengo entendido una de las lecturas implícitas de la época era la crítica a la Roma (del XVII), como una ciudad decadente, corrompida, que palidecía frente al brillo veneciano. De ahí que, tal vez, meterle el dedo en el ojo al vecino sí que se permitiese"


Interesante enfoque, no había caído. Es verdad que las ciudades italianas, esa época, andaban a la greña unas con otras. De todas formas, en la ópera ya no hay ninguna referencia más a la situación política, ni la trama amorosa influye para nada en las cuestiones del gobierno. Salvo en que es la causa de la muy interesante discusión entre Nerón y Séneca, que podría ser un paradigma de los argumentos a favor del Derecho positivo y del Derecho Natural, respectivamente.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 18:51 
Desconectado
Prim@ Uom@
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Ene 2009 17:15
Mensajes: 5078
Ubicación: Dans ma loge du Palais Garnier
Un poco de música entre tanta letra… el maravilloso duo final, esta vez con David Daniels (Nerón) y Anna Caterina Antonacci (Popea)

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=aiU9alaW_v8[/youtube]

:nw: :love: :lovely: :carin:

_________________
:ladoscuro:
Bella tu sei, tu sei gioconda :touche:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 20:30 
Desconectado
Concertino
Concertino
Avatar de Usuario

Registrado: 11 May 2008 13:52
Mensajes: 1097
Carestini escribió:
En LIP nadie es perfecto, ni nadie es del todo malo. Son humanos.


Uy, ¡para mí Nerón y Poppea son malísimos!

Sólo los perdono por ese precioso dúo que se marcan al final, del que has puesto el youtube. :)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 20:44 
Desconectado
Elektricista
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Dic 2007 16:07
Mensajes: 3924
Ubicación: Foro nuevo, vida nueva
odradek escribió:
Uy, ¡para mí Nerón y Poppea son malísimos!


Pero no malos del todo: Nerone perdona la vida a Ottone y Drusilla. Y Poppea, bueno... Poppea... se lleva consigo a Arnalta :lol:

_________________

Zu neuen Taten,
teurer Helde


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 20:52 
Desconectado
Concertino
Concertino
Avatar de Usuario

Registrado: 11 May 2008 13:52
Mensajes: 1097
Bueno, a Ottone lo exilia. Y a Poppea, como ves, no hay por donde cogerla... :lol:

El peor de todos es Amor, por sujetarle la mano a Ottone para que no la mate. Es el verdadero villano de la obra, donde todos lo son.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 11 Abr 2010 21:34 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1803
Ubicación: Zaragoza
odradek escribió:
El peor de todos es Amor, por sujetarle la mano a Ottone para que no la mate. Es el verdadero villano de la obra, donde todos lo son.


Cierto.

El dúo final, para mí, lo mejor de la ópera.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Abr 2010 16:10 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Ene 2010 18:39
Mensajes: 1803
Ubicación: Zaragoza
En el Acto II, Séneca asume impávido su condena a muerte, más tranquilo que si le hubieran comunicado la publicación de sus obras completas (de algo tenía que servirle ser un estoico) ¿A nadie le llama la atención que el único personaje (de los importantes) que no planea, intenta ni ayuda a cometer un crimen, sea también el único que acaba muerto?

Nerón condena a muerte a su preceptor al oir la acusación (falsa, además; pero esto es secundario para lo que quiero decir) de que presume de su influencia sobre el Emperador. En cambio, al autor y a la cómplice del atentado contra Popea (¡nada menos que contra Popea!) los despacha con el exilio, y también deja que se vaya la inductora, cuyo castigo es el repudio; of course, Popea, que es la que más negro tiene el currículum, no sólo no es castigada sino que tiene ¡premio!: la coronación, que da título a la obra.

No porque lo crea, sino por sacarle punta a todo, diría que aquí Monteverdi introduce otro arquetipo: el de la creencia, bastante generalizada, de que los gobernantes temen más al poder de la palabra que a los verdaderos criminales.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Abr 2010 16:32 
Desconectado
Comprimario
Comprimario
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Nov 2009 14:01
Mensajes: 367
Ubicación: Café de la novia fea
Loge escribió:
Séneca asume impávido su condena a muerte, más tranquilo que si le hubieran comunicado la publicación de sus obras completas


:D

_________________
"Un artista dispara en la oscuridad y no sabe si da en el blanco ni en qué blanco da" Mahler


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 49 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com