Fecha actual 07 Dic 2019 4:47

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 37 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Opera de Agosto: La Traviata
NotaPublicado: 01 Ago 2004 22:53 
Desconectado
Florezido
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2004 16:50
Mensajes: 5416
Ubicación: Numero quindici, a mano manca.
Imagen

¡Ah! Agosto, calor,amores de verano... Qué mejor mes para hablar de esta ópera con personajes tan "acalorados" y amores tan imposibles.
Posiblemente la ópera más conocida fue escrita por un compositor italiano al que supongo conoceréis, Giuseppe Verdi, y estrenada en el teatro La Fenice de Venecia el 6 de marzo de 1853. No precisamente desde aquélla noche, fue un relativo fracaso, pero casi desde entonces, los amores de Violeta y Alfredo han desatado pasiones musicales. ¿Quién no ha visto representada esta obra? Versiones y más versiones en diferentes formatos inundan los estantes de las tiendas de música. Hasta los muy profanos saben que "La traviata" es una ópera. Por tanto queda abierta esta puerta para que habléis de lo que querais de esta hermosa historia de amor. Se admiten anécdotas, recuerdos, opiniones, hipótesis, especulaciones y críticas: "Mi primera Traviata"..."Me enamore en L.T."...¿El padre de Alfredo no querría, en realidad, beneficiarse a Violeta?...Violeta no era en realidad una buscona como las que salen hoy en las revistas..."La puesta en escena más "in" o "out" de L.T."... En fin, allá vosotros.

Algunos enlaces:
<Algunos cortes de La Traviata aquí
<Libreto
<Recordad el magnífico portal sobre Verdi

_________________
...la scena a' miei tempi era altra cosa.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Ago 2004 0:43 
Desconectado
S:.V:. Boticario poseedor del R:.Secreto
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 15:53
Mensajes: 5558
Ubicación: Entre pañales y biberones
Justo antes de irme de vacaciones dejo dos apuntes:

- La mejor Traviata que vi en el liceu: año 80 y pico
Edita Gruberova- Alfredo Kraus- Leo Nucci ( mismo reparto de Rigoletto del año anterior)

( NOSTALGIA !!!!!! )

- Mis deberes para vacaciones son estudiar la traviata. ( con lo mal que me cae el alfredo ese de los co*****...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Ago 2004 15:26 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 1:55
Mensajes: 6397
Ubicación: En las costas de Africa
mmm... mañana entro al trapo. No conozco esa versión Mario. Para servidor, la mejor es la de la Scala en el 56 con Maria "Violeta" Callas, Di Stefano y Bastianini.

Il Frate


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Ago 2004 22:12 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 22:13
Mensajes: 2006
Ubicación: Buenos Aires
Mi primera Traviata fue muy artesanal. Yo era una adolescente principiante en el mundo de la ópera, escuchaba programas de radio y me entretenía haciendo grabaciones bastante bizarras. Por supuesto, conocía fragmentos de la Traviata (que, como bien dice Almaviva, hasta los profanos conocen).

Y un día heredé la colección de discos de 78 rpm de un tío abuelo al que no llegué a conocer. Así que grabé mi primera semi-Traviata en un tocadiscos viejo, de aire a cassette, pueden imaginar qué lujo de sonido.

A este lo conservo y estoy escuchándolo ahora con gran placer. La versión es:
Carlo Sabajno, Coro y Orquesta del Teatro alla Scala, grabado 1930.
Anna Rozsa (Violeta), Alessandro Ziliani (Alfredo), Luigi Borgonovo (Germont)
Y nadie más, porque otros personajes no entraban en los discos.
Selección compuesta por: Preludio, brindis, Un dì felice, E strano – sempre libera, Di Provenza, Coros de gitanas y matadores, Addio del passato, Parigi, o cara.
Vi en internet que ahora está la versión completa en cd.

Los cantantes no son de la 1ª línea (el resto de los discos eran todos Caruso, Gigli, Galli-Curci, etc etc), pero la 2ª línea del 30 no tiene nada que envidiarle a la 1ª de ahora, aun con el bzzzzz de fondo, la velocidad sospechosa y las deficiencias de grabación (la orquesta es un masacote indiferenciable)
Supongo que de esta época me quedó el cariño por las antiguallas ...
Maddalena


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Ago 2004 22:13 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 22:13
Mensajes: 2006
Ubicación: Buenos Aires
Perdón, no sé por qué salió dos veces :cry:

Mi primera Traviata fue muy artesanal. Yo era una adolescente principiante en el mundo de la ópera, escuchaba programas de radio y me entretenía haciendo grabaciones bastante bizarras. Por supuesto, conocía fragmentos de la Traviata (que, como bien dice Almaviva, hasta los profanos conocen).

Y un día heredé la colección de discos de 78 rpm de un tío abuelo al que no llegué a conocer. Así que grabé mi primera semi-Traviata en un tocadiscos viejo, de aire a cassette, pueden imaginar qué lujo de sonido.

A este lo conservo y estoy escuchándolo ahora con gran placer. La versión es:
Carlo Sabajno, Coro y Orquesta del Teatro alla Scala, grabado 1930.
Anna Rozsa (Violeta), Alessandro Ziliani (Alfredo), Luigi Borgonovo (Germont)
Y nadie más, porque otros personajes no entraban en los discos.
Selección compuesta por: Preludio, brindis, Un dì felice, E strano – sempre libera, Di Provenza, Coros de gitanas y matadores, Addio del passato, Parigi, o cara.
Vi en internet que ahora está la versión completa en cd.

Los cantantes no son de la 1ª línea (el resto de los discos eran todos Caruso, Gigli, Galli-Curci, etc etc), pero la 2ª línea del 30 no tiene nada que envidiarle a la 1ª de ahora, aun con el bzzzzz de fondo, la velocidad sospechosa y las deficiencias de grabación (la orquesta es un masacote indiferenciable)
Supongo que de esta época me quedó el cariño por las antiguallas ...
Maddalena


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Mejor dos que uno
NotaPublicado: 03 Ago 2004 8:35 
Desconectado
Solista
Solista
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Mar 2004 20:26
Mensajes: 809
Sin problemas por la repetición, prefiero dos Maddalenas que una para el desayuno. Me relamo de pensarlo. A lo que íbamos. La Traviata. Se ha escrito mucho sobre Violeta, y su naturaleza, que si la Dama de las Camelias, que si es una prostituta de lujo, etc. .. Palabrería para llenar programas y páginas por parte de quien no tiene mejor cosa que decir. La Traviata es una obra en si misma autonoma, idependiente. No reconozco en ella más que a sus autenticos personajes y no a los inspiradores. A alguien le puede sugerir una prostituta Violeta? Ni en las peores pesadillas de Bieito. Es la heroína romántica por excelencia. Prefiere sacrificar su amor recien nacido a que este languidezca por la rutina y la conveniencia. Para mi ese el gran significado del "sacrificio" La única culpa de Giorgio Germont es hacer ver a Violeta la cruda realidad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Ago 2004 18:00 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 20:02
Mensajes: 3805
Jolines Amonasro.!

Tu corto y al grano. A lo mejor si te hubiera escuchado el Vick (que ahora que lo pienso a lo mejor un par de inhalaciones de su "tocayo" le hubieran permitido una mayor afluencia de oxígeno al cerebro) yo me habría ahorrado la ...... (no sé como calificarlo) que nos metió en Verona. ( A ver si puedo colocar la fotos que llevo dos días intentando meterlas en el "chisme" que me recomendó Almaviva ..... ¡pero soy un negado!).


PD: En estas fechas es agradable oir por el foro algo más que el eco de tus propias palabras. (Esta frase igual la adopto como firma durante quice días).

Un abrazo y totalmente de aucerdo con lo de las dos Maddalenas (aunque yo no tengo preferencias en cuanto a la hora del día para degustarlas).


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Ago 2004 18:42 
Desconectado
Florezido
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2004 16:50
Mensajes: 5416
Ubicación: Numero quindici, a mano manca.
Imagen

La dama de las camelias

Fue la cortesana más solicitada de su época. Pero aunque Marie Duplessis compartió sus favores con muchos nobles y adinerados parisinos, fue su relación con un joven modesto lo que le trajo la fama.



Marie Duplessis se anunciaba receptiva a proposiciones románticas con una camelia blanca. La roja aconsejaba paciencia.

Imagen

Luego de un día de cabalgar en el campo, el joven alto y de anchos hombros -impecablemente vestido como siempre, aunque apenas podía darse ese lujo- salió con un amigo a los teatros de París. En el Théâtre des Variétés, Alejandro Dumas pasaba más tiempo viendo a las atractivas mujeres en sus palcos que en el escenario. Entre el público de esa noche de septiembre había varias integrantes del demimonde, una clase de mujeres que se encontraban justo en el borde de la sociedad respetable. Aunque apoyadas por los hombres ricos y generalmente mayores a los que daban sus favores, estas mujeres ansiaban el verdadero amor de los jóvenes, aunque fueran pobres. Por lo menos así lo creían los jóvenes, como Alejandro Dumas, que tenía entonces 20 años. Lo atrajo una mujer en especial. "Era alta y muy esbelta, de pelo negro y complexión blanca y rosa", escribió después. "Su cabeza era pequeña, de ojos alargados que tenían el aspecto de porcelana de las mujeres de Japón. Pero había en ellos algo que indicaba una naturaleza orgullosa y vital... Podía ser una figurilla de Dresden." La mujer tan arrobadoramente descrita por el emocionado escritor era Marie Duplessis, la cortesana más afamada de la época. La mujer también se fijó en Dumas, porque poco después hizo señas a su amiga Clémence Prat, que conocía al joven. Al final del espectáculo, madame Prat invitó cordialmente a Dumas y a su amigo a su casa, que estaba casualmente junto a la de Marie en el elegante boulevard de la Madeleine. Luego de un corto lapso, Marie llamó a su vecina desde la ventana para decirle que estaba aburrida por la visita de un conde indeseable, y que ansiaba compañía. Madame Prat, y tras ella los dos jóvenes, entró a hurtadillas. Cuando el conde se fue, Marie sirvió una cena con champaña a sus tres invitados. Pero al final de la cena sufrió un acceso de tos y tuvo que salir de la estancia. Dumas fue tras ella y la encontró desmayada en un sofá. En el agua de un recipiente de plata había sangre. "¿Sufres?", le preguntó el joven. "Muy poco. Ya estoy acostumbrada a esta clase de cosas", le respondió la hermosa mujer. "Te estás matando", le dijo el joven. "¿Por qué de pronto esta devoción? ¿Estás enamorado de mí?", quiso saber ella, interrogándole con obsesión hasta acorralarlo. Cuando él titubeó, ella le exigió una declaración, pero le previno de dos consecuencias: "Puede ser que te rechace, en cuyo caso te sentirás agraviado por mí; pero puede ser que te acepte, y te verás con una amante abatida, con una mujer nerviosa, enferma y melancólica, cuya alegría te parecerá aun más triste que su dolor." El encuentro de Alejandro Dumas y Marie Duplessis tuvo lugar a principios del otoño de 1844 y fue seguido por un breve y agridulce romance, pero el argumento pertenece a una novela que Dumas publicó cuatro años después, La dama de las camelias.



El dramático contraste de la pálida piel de Marie Duplessis con su pelo oscuro fue descrito por sus admiradores como el principal atributo de su belleza.

La vida de una cortesana
Nacida en 1824, en el mismo año que Dumas, Alphonsine Plessis fue la hija de un granjero del que se decía que la vendió a unos gitanos. Llegó a París como modista, haciéndose llamar Marie Duplessis. No se desempeñó mucho tiempo en esta labor, pues su delicada belleza atrajo rápidamente la atención del dueño de un restaurante,quien la instaló en un departamento. Su primer amante fue reemplazado poco después por el duque de Guiche, un pudiente joven mundano que había salido del ejército para ingresar nominalmente al instituto politécnico. Como amante del duque, Marie Duplessis se convirtió en la comidilla de París, asediada por multitud de pretendientes enloquecidos por su hermosura. Tenía entonces apenas 16 años.
Paseos diurnos en carruaje, asistir por la noche a la ópera o al teatro, ofrecer deslumbrantes fiestas y tener encuentros románticos con hombres deseosos de contribuir a su manutención: tal era la vida de una cortesana. Los servicios de Marie llegaron a ser tan bien pagados que se decía que gastaba 100 000 francos de oro al año. Su ropa era elegantísima y se rodeaba de flores. Pero el aroma de las rosas mareaba a Marie, por lo que usaba camelias, sin olor, y llenó su casa con las delicadas flores hasta que un observador comentó: "Era prisionera en una fortaleza de camelias."
Marie leía y discutía todos los libros de su biblioteca con sus múltiples amigos, además de ser reconocida como una consumada pianista. Ella admitía que su único defecto era decir mentiras. Pero disculpaba alegremente esto, afirmando: "Las mentiras conservan blancos los dientes." Cuando conoció a Dumas, Marie estaba relacionada con el ya mayor conde de Stackelberg porque -según la mentira que dijo a su joven pretendiente- ella le recordaba a una hija que había muerto. Cuando pasaba la noche con Dumas, decía a Stackelberg que estaba con su amiga Zélia. Al parecer, no mencionó a ninguno de los dos a su tercer amante, el conde de Perregaux. Si bien todos concordaban en que Marie tenía un corazón de oro, ella parecía necesitar ir de un hombre a otro, "obsesionada por el deseo de paz, tranquilidad y amor", según las palabras de un crítico de la época. Esbelta y pálida, Marie era una belleza etérea. Pero también era enfermiza y temía que su vida sería corta. Tras meses de un tórrido romance que lo dejó muy endeudado, Dumas se alejó de Marie, aunque ella le ofreció ser su amiga en lugar de amante. El 30 de agosto de 1845, él le escribió para dar fin a la relación que le había provocado tantos problemas: "No soy lo bastante rico para amarte como quisiera, ni tan pobre como para que me ames como quisieras... Tu corazón es muy grande para no entender esta carta y tu inteligencia demasiada para no perdonarme."



Lejos de ser una mujer vulgar, Marie Duplessis era una conocida espectadora de teatro y ópera, que frecuentaba los elegantes salones de recepción de la Ópera de París.

Pagando el precio
Cuando Dumas la dejó, Marie Duplessis se relacionó con el compositor Franz Liszt. Luego, a principios de 1846, aceptó una sorpresiva oferta matrimonial del conde de Perregaux. El 21 de febrero se casaron en Londres. Hubo quien sugirió que el conde solamente se apiadó de Marie, pues ella estaba sucumbiendo al agotamiento o a la tuberculosis. Se separaron poco después de volver a París y Marie quedó sola, ya sin la energía para participar en los eventos sociales y forzada a vender propiedades para alejar a sus acreedores. Instaló un reclinatorio en su habitación para sus oraciones privadas y finalmente pidió a un clérigo que le aplicara los santos óleos. El fin de la cortesana de 23 años llegó súbita e inevitablemente el 3 de febrero de 1847, mientras los festejantes del carnaval, cantando y riendo, salían a la calle junto a su casa del boulevard de la Madeleine. Mientras tanto, Dumas viajó a España y Argelia con su padre, también llamado Alejandro Dumas, el célebre autor de Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo. (Se les distingue como Alejandro père, padre, y Alejandro fils, hijo.) En el camino de regreso, Dumas supo de la muerte de Marie. Paseando junto a la casa dónde se conocieron y tuvieron sus primeros encuentros amorosos, vio el anuncio de una subasta de los objetos de la fallecida. Al no tener recursos para comprar los artículos más lujosos, se conformó con una cadena de oro que Marie usaba en el cuello. Incidentalmente, la venta no sólo recaudó dinero para liquidar las deudas restantes de Marie: también fue suficiente para legar una modesta herencia a una sobrina en Normandía. La única restricción fue que la muchacha nunca debería pisar Paris, cuyas tentaciones habían resultado fatales para su tía.

El dolor inspira un clásico
En mayo, Alejandro Dumas alquiló un cuarto de hotel, releyó las cartas de Marie e inició con todo el entusiasmo en la pluma la redacción de la novela que lo haría famoso.
En La dama de las camelias, una cortesana llamada Marguerite Gautier renuncia a su lujosa vida parisina para vivir en el campo con su joven amante, Armand Duval. Su idilio es interrumpido por el padre de Armand, quien manifiesta a Marguerite sus dudas acerca de la sinceridad de los sentimientos de la mujer. Ella rechaza sobornos y el padre le implora dejar a Armand en bien del nombre de la familia: no puede casar a su hija mientras su hijo convive con una cortesana. Entristecida, Marguerite abandona al joven, diciéndole que prefiere a un noble rico de la ciudad. Pero su regreso a la frenética vida cortesana agota sus fuerzas y poco después queda postrada en el lecho. Armand sabe la verdad cuando es demasiado tarde, aunque llega a tiempo para abrazar a Marguerite mientras ella se sume abatida en la inconsciencia.
Publicada en 1848, La dama de las camelias tuvo un enorme éxito y el joven Dumas fue abrumado con propuestas de dramaturgos profesionales para una adaptación teatral. Pero en vez de esto se retiró al campo y escribió febrilmente su propia obra. Pero al sugerirle a su padre que la produjera en el teatro parisino donde era autor y productor principal, Dumas padre objetó. El tema no era adecuado para el escenario: ni siquiera soñarlo. Su hijo lo presionó para que leyera el manuscrito. "Muy bueno", dijo el padre tras leer el primer acto, pero el hijo tuvo que salir a unos negocios. Al volver halló a su padre llorando. "Mi querido muchacho", exclamó. " !Estaba completamente equivocado! Tu obra debe ser puesta en escena..." La obra se estrenó en 1852 y su éxito fue mayor que el de la novela. Pero cuando Giuseppe Verdi transformó la historia en su ópera llamada La Traviata al año siguiente, Marie Duplessis ganó la inmortalidad. Ciertamente, su notoriedad se prolongó hasta el siglo XX y se hicieron no menos de cinco películas basadas en la historia de Dumas, la más admirada de las cuales fue Camille, protagonizada por la hermosa actriz sueca Greta Garbo en 1936.

_________________
...la scena a' miei tempi era altra cosa.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Marie Duplessis
NotaPublicado: 03 Ago 2004 20:43 
Desconectado
Mozartiana
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 18:46
Mensajes: 5223
Ubicación: Barcelona
una foto de la primera dama de las camelias
Imagen

_________________
AUPA WOLFIE!!!...esto ya lo había dicho, no?
Fantinetta, hoy mismo


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 04 Ago 2004 2:06 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2004 1:55
Mensajes: 6397
Ubicación: En las costas de Africa
1. La Traviata es, sin lugar a dudas, una de las obras más conocidas fuera de los circuitos habituales de la ópera. Son muchos los aficionados no habituales que pueden reconocer su "nocturna" obertura, su brindis "movilero" o su baile de disfraces. Fragmentos representados de la Traviata han aparecido en películas tan diferentes como San Francisco o Pretty Woman... si habláramos de las veces que alguna pieza de esta obra ha estado incluida en una banda sonora... bueno, estaríamos citando películas durante un largo tiempo.

2. La Traviata es la expresión máxima del amor, pues cuan profundo es ese sentimiento que Violeta está dispuesta a morir en la mayor de las soledades... por amor a Alfredo. ¿Podría decirse que La Traviata es un alegato contra el inmovilismo social? Lo siento, prefiero seguirla viendo como una historia de amor.

3. Es curioso, pero La Traviata no es una obra especialmente generosa para el tenor. El compositor no le dejo momentos de brillantez tan excepcional como lo hizo para cuerdas como la de soprano o barítono. Aun así, casi todos los grandes belcantistas han pasado por el papel de Alfredo.

4. La Traviata tiene de todo: una obertura que es un prodigio de melodia y que por méritos propios ha sido escuchada en casi todos los teatros del mundo, un brindis "archiconocido", un precioso duetto entre tenor y soprano y una larga aria de soprano (con un breve contracanto del tenor)... y todo ello sin salir del primer acto.

¡Vaya! Estoy en el trabajo y me quedo sin tiempo.
Espero poder seguir mañana.

Il Frate


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 04 Ago 2004 4:19 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 22:13
Mensajes: 2006
Ubicación: Buenos Aires
Lindo retrato, Fantine ¿No se parece a la Malibrán (el ex-avatar de la Reina)?

Y a mí sí me parece una prostituta, aunque no en el sentido más sórdido de la palabra. Si no lo fuera, nos quedamos sin conflicto. Aun sin las fuentes literarias, la ópera está llena de alusiones (después de la censura a Rigoletto, Verdi y su libretista no podían permitirse ser demasiado explícitos). Por ejemplo, cuando Alfredo se cabrea, le paga.

(Después sigo, mañana hay que madrugar ... :evil: )
Baci,
Maddalena

PS: las dos Maddalenas prometen formalmente que en sus próximos viajes a Etiopía y al camino que corresponda, compartirán sendos desayunos con los galantes caballeros Amonasro y Caminante (ventajas de elegir un seudónimo de pastelería)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Sempre libera!
NotaPublicado: 04 Ago 2004 8:37 
Desconectado
Solista
Solista
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Mar 2004 20:26
Mensajes: 809
No necesita ser una prostituta para ser considerada perduta, traviata. Simplemente es una mujer libre. Libre de ataduras y de prejuicios que da su amor a quien ella decide y en el momento que decide. Si todavía hoy en el siglo XXI despierta recelos en muchas sociedades, imaginaos en la época en que se sitúa el drama. Pero no es la cuestión "moral" lo que preocupa, ni por asomo, es más bien la apariencia, la mogigatería. El que dirán en definitiva. Lo que ahora se llama la imagen, que no hemos cambiado tanto. Ya lo dice Germont: Si Alfredo nega vienere in seno a la familia... En ningún momento alude a lo que está bien, al pecado o a la moral. Y cuando llega a atisbar la verdadera naturaleza del amor de Violeta decide atacar por el punto débil: Un gran amor merece un gran sacrificio.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Povero foro, solo abbandonato in questo caloroso agosto.
NotaPublicado: 05 Ago 2004 14:03 
Desconectado
Solista
Solista
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Mar 2004 20:26
Mensajes: 809
Aunque me responda a mi mismo, como decía Machado: : Quien habla solo, espera hablar a Dios un día. Continuaremos con los personajes de La Traviata.

Mi preferido es Giorgio Germont. Y que pocos interpretes consiguen darle el tono preciso, adoptar su carácter duro pero flexible, rígido pero a la vez fágil. Me vienen a la memoria El de Nucci con la Georghiu en la que el se mantiene tieso como un palo, o el de NcNeil (creo con Domingo en la peli de Zefirelli), ya se que es un territorio demasiado subjetivo, cuestión de matices más bien, pero en el duo del segundo acto ha de haber una doble transformación: Violeta ha de ser convencida y no vencida por Germont y este a su vez ha de ser conquistado por Violeta, con lo cual el drama cobra todo su significado. La tragedia de Germont es que hace daño a quien ama no a quien odia, y Germont ha de manifestar un remordimiento verdadero.

De todas las versiones teatrales que he disfrutado la que mas me ha impactado curiosamente ha sido la de la Opera Nacional de Cuba. El barítono era negro y creo que es la única en la que no se eliminó ningún número. Que impresionante oir cantar: Non udrai rimprovero, depues del Di provenza.. Y el último acto con la muerte de Violeta y un Germont envejecido llorando amargamente. La escenografia era austera. La escena a oscuras y solamente algun juego de luces y vestuario y el mobiliario imprescindible. Nada que distraiga del drama y de la música


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Ago 2004 14:27 
Desconectado
Div@
Div@

Registrado: 24 Mar 2004 11:24
Mensajes: 8920
Ubicación: Gasteiz
Amonasro, más vale que nos respondamos a nosotros mismos porque visto el nivel de participación...

Giorgio Germmont: creo que soy menos condescendiente que tu. Es un ser egoista y víctima de los prejuicios sociales del momento. Tiene claro desde el principio que la relación ente Violetta y Alfredo no debe salir adelante. Al principio cree que la misma naturaleza de ella, casquivana y con fama de "chaquetera" será suficiente para reventar la unión; pero cuando se da cuenta de que hay verdadero amor, entonces saca a pasear todos los fantasmas clasistas, el honor, el apellido, la hermana y la madre que los fundó hasta destrozar cualquier resistencia de Violetta.

De todas formas siempre me ha parecido un fallo del libretto la escasa resistencia de ella o, dicho de otra forma, la facilidad con la que acepta los argumentos clasistas y tópicos del padre una mujer que vivía rompiendo moldes. Tan valiente para ir de hombre en hombre ahasta enamorarse, tan valiente para vivir con un hombre sin mediar matrimonio y, sin embargo, ante el primer envite del padre, se derrumba. me parece de poca consistencia.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Ago 2004 17:57 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2004 22:13
Mensajes: 2006
Ubicación: Buenos Aires
Sigamos entreteniéndonos con el miniforo.

A mí, en cambio, la rápida aceptación de Violeta no me parece incoherente. En realidad, ella tiene de sí misma igual concepto que la sociedad, nunca esgrime su forma de vida como una bandera, no es una militante, sino que lo vive como un déficit (“l'aride follie del viver mio”).

En el 1º acto queda claro que –aunque no le disgusta la vida libre de andar de hombre en hombre- quisiera disfrutar de algo que es solamente para las niñas de buena moral y familia: un amor exclusivo y auténtico. Todavía se siente desconfiada ante la declaración de Alfredo, pero está más que dispuesta a darle una oportunidad (“Ah, fors’è lui ...”)

En el fondo comparte los argumentos de Germont, por eso le parecen lógicos y atendibles, y los admite sin discutir: ella misma se cree un lastre para Alfredo y su familia y no quiere “perjudicarlos”.
Para mí este es un punto valioso del libreto, consistente con los valores de la época: ella quisiera salir de esa trampa, pero la sociedad –encarnada en Germont- no se lo permite. Finalmente, la que se quedará con Alfredo es una “pudica vergine” y “dunque fu delirio la cruda mia speranza”.

Pensemos que, treinta años más tarde, Tolstoi nos muestra en Anna Karenina cómo le iba a una mujer (mucho más presentable que Violeta, ya que era una aristócrata con un lugar indiscutible en la sociedad) cuando se anima a dar un portazo para vivir libremente su amor.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 37 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

cron
   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com