Fecha actual 19 Nov 2017 17:39

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 26 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: FEB 10: 2. "La forza del destino" - Guía audición
NotaPublicado: 31 Ene 2010 11:56 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
Varias cosas antes que nada. La edición que uso de referencia para la versión que tomamos como definitiva (1869) es la primera que se grabó, y a mi juicio la mejor que existe en un estudio: Caniglia - Tagliabue - Massini - Stignani - Pasero, de 1941. Habrá alguna excepción, pero será indicada. Los fragmentos de la versión original de 1862 proceden de la grabada en 1995 por Putilin - Grigorian - Gorchakova - Borodina - Kit, con Gergiev en el foso. No me consta que existan registros de la tercera versión de 1882, que al parecer no se representa desde 1931 en Bruselas.

Los textos del argumento no íntegramente son míos, sino que me he tomado la licencia de tomarlos "prestados" del blog jbgprada.blogspot.com, en el que además se hace un estupendo repaso a las obras verdianas (aunque le queda algo cortita la sección de grabaciones, a mi modesto entender).

Así pues, comencemos.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 19 Feb 2010 12:34, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Feb 2010 22:48 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
CONTEXTO HISTÓRICO

La acción se desarrolla en España (Actos I, II y IV) y en Italia (Acto III), hacia la segunda mitad del siglo XVIII. Entre el primero y el segundo acto, transcurren alrededor de dieciocho meses; entre el segundo y el tercero, varios años; y entre el tercero y el cuarto, más de cinco años.

SINFONÍA

Sin duda una de las más interpretadas por las orquestas fuera de los teatros de ópera, y una de las cumbres sinfónicas verdianas aunque se "limite" a introducirnos algunos de los pasajes musicales que posteriormente se utilizarán en la obra. Inicialmente, Verdi concibió la pieza orquestal de un modo breve, tal que así:



Sin embargo, en la revisión a que sometió la ópera para su estreno en La Scala, siete años más tarde, hizo el preludio más extenso hasta su actual duración, ganando en densidad y belleza. Esta versión es una grabación de Karajan para un disco de oberturas verdianas. Comparen y saquen sus conclusiones.



ACTO I

En una sala del castillo de Calatrava, cerca de Sevilla, el Marqués da las buenas noches a su hija y se alegra de que haya olvidado al extranjero, al que, por su clase social, considera indigno.



Cuando se queda Leonora con su doncella, expresa las dudas que le afligen: esa misma noche está esperando para huir con el que su padre cree indigno, pero siente tener que dejar patria y familia.





Entrando furtivamente por el balcón, aparece su adorado don Álvaro, animándola a que le acompañe y así poder celebrar el matrimonio de inmediato. Leonora sigue indecisa y propone posponer la huída. Bastan unas palabras del galán reprochando no amarle lo suficiente, para que ella reaccione y se decida.



Pero es demasiado tarde: los habitantes del castillo han detectado la presencia de extraños. El Marqués se presenta de improviso junto con dos sirvientes, despreciando a su hija e insultando a don Álvaro. Éste, para defenderse, esgrime una pistola. Luego se arrepiente de su actitud y la arroja al suelo. En su caída, el arma se dispara y una bala hiere al Marqués de Calatrava, que muere maldiciendo a su hija.




"Todo el mundo le encuentra faltas a este primer acto", llegó a reconocerle Verdi a su editor, Ricordi, "pero dada la situación dramática no podía desarrollar un dúo de amor completo". Lo cierto es que Budden reprocha que el compositor "le da demasiado a la audiencia" en muy poco tiempo. El primer acto apenas dura 18 minutos, y hay un padre que da las buenas noches a su hija, ésta que sueña con fugarse con su amado, éste que aparece y retoza con su amada, y el padre que regresa, forcejea y muere al tiempo que lanza su maldición. Casi nada!

En la versión de 1882, según consta en algunos documentos (aunque no se conserva partitura), el recitativo "Temea restasse qui fino a domani" es más largo, con un fondo orquestral más elaborado y denso acompañando. El final de este acto sí sufriría un cambio bastante radical: aparece un esclavo de Don Alvaro alertando a su señor de la llegada de hombres armados enfundados en túnicas, el tenor declama un juramento sobre la defensa de su amada y que se defenderá de los asaltantes, Curra (la dama de compañía) de Leonora apaga las luces y se abre la puerta de la habitación, en la que se produce una pelea, durante la que la orquesta vibra. No hay disparo de pistola y sí una desafortunada estocada al Marques de Calatrava, que cae herido y muere en brazos de su hija, mientras Don Alvaro huye por la ventana perseguido por los siervos del fallecido, cayendo el telón en mitad del jaleo.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:41, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Feb 2010 23:20 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
ACTO II

Escena Primera

En una taberna en las afueras del pueblo de Hornachuelos (Córdoba), mientras se espera la hora de cenar, las gentes van y vienen. Budden llama la atención por la similitud de este coro con los de Il Trovatore. El local se llena de los más variados personajes, entre ellos, un supuesto estudiante que observa a la multitud. Es don Carlos, que busca a su hermana para vengar la muerte de su padre el Marqués y limpiar así el honor de la familia. La propia Leonora llega poco después, disfrazada de hombre, pero se oculta enseguida al ver a su hermano.



Todos se disponen a cenar en animada compañía. Llega la gitana Preziosilla que es galanteada por los hombres a los que también corresponde. Ella anuncia que ha estallado la guerra en Italia, anima para que se enrolen en el ejército si quieren hacer fortuna y aprovecha para decir a algunos la buenaventura. Una lástima que la grabación de Gergiev no se atreviera a recuperar la intención original de Verdi de darle este papel a una soubrette a lo Oscar y lo mantuviera cantado por una mezzo.



Se oye a un grupo de peregrinos que van a ganar el jubileo en una iglesia próxima. El Alcalde propone unirse con ellos en oración y, por un rato, todos olvidan la cena y los marciales aires de la gitana. Incluso Leonora participa, a escondidas, en el rezo.



Reanudada la sobremesa, don Carlos -en su papel de Pereda, un estudiante- intenta saber quien es el desconocido viajero que acompañaba a Trabuco y que no ha bajado a cenar (se trata de Leonora disfrazada de hombre). Pero el arriero, muy prudente, no suelta prenda. Intenta entonces gastarle una broma a ese huésped ignoto, pero el Alcalde no lo permite, indicándole que mejor haría el estudiante si contara su propia historia.



Él, en su narración, relata los hechos reales, pero atribuyéndoselos a un amigo apellidado Vargas: nada se sabe seguro sobre la culpable pareja pero la gente a la que ha preguntado afirma que la mujer ha muerto y que el seductor ha huido hacia América. Todos lamentan lo acaecido pero Preziosilla no cree que esté diciendo toda la verdad. El Alcalde propone irse a dormir pues ya está avanzada la noche y, con los adioses, termina alegremente la velada.





La versión de 1882 no alteraría la partitura musical (apenas bajar el tono del "Al suon del tamburo") pero sí ligeramente el libreto. Carlo ya no pregunta a Trabuco por el sexo de su acompañante, sino que le invita a que la presente, y Preziosilla ya no cuestiona la historia contada por el falso Pereda.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:43, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Feb 2010 23:36 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
Escena Segunda

Leonora, cansada y con ropas de hombre, llega ante las puertas del convento de la Virgen de los Ángeles en Hornachuelos. Desesperada porque todos conocen ya su historia (contada por su propio hermano en la taberna), busca refugio en la fe y pide auxilio a la Virgen. Además, cree que su amado ha huído de España y ha regresado a las Indias Orientales, por lo que jamás podrán volver a estar juntos. A pesar de la intempestiva hora, llama a la puerta del santuario. Ya se intuye el aria con que finalizará el acto, con el coro de frailes que acompaña su plegaria.



Le abre Fray Melitone que, de mala gana, va a buscar al Prior. Cuando llega el Padre Guardiano, se da a conocer como enviada del padre Cleto y solicita renunciar al mundo, buscando la paz en el convento. Él le recomienda que sería mejor profesar en un claustro, pero Leonora ha elegido la vida de eremita en una gruta de la montaña próxima, donde no podrá ver a otro ser humano, salvo en caso de extrema necesidad: entonces avisaría tocando una campana y sería auxiliada.



Dado que ha tomado esa firme y dura decisión, el Padre Guardiano presenta, ante la comunidad de frailes, al nuevo ermitaño. Les recuerda que nadie podrá comunicarse con el penitente y que vivirá en la cueva: quien viole esa regla merecerá la maldición eterna. Precioso dúo entre bajo y soprano, que se divide en ocho partes diferenciadas musicalmente.



Leonora eleva una última plegaria a la Virgen y se va, con la bendición del padre prior, a cumplir la extrema penitencia que se ha impuesto. Llegamos a una de las piezas más bellas jamás escritas por Verdi para soprano, esta "La vergine degli angeli" acompañada por el coro de frailes. Budden aleja esta última parte de la tradición romántica italiana y la enmarca dentro de la "grand opera", siguiendo la pauta de las llamadas "escenas de juramento" francesas.



Para la versión francesa, Verdi hace desaparecer a Melitone (la puerta del convento la abre un monje anónimo), y Leonora ya no hace referencia al Padre Cleto, sino que informa a través de una carta a Guardiano de su situación. En la versión original hay unas ligerísimas diferencias respecto a la definitiva en el dúo entre Guardiano y Leonora, que aquí reproduzco.


Finale


Il Santo Nome di Dio Signore

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:46, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Feb 2010 23:54 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
ACTO III

Escena Primera

Han pasado los años y don Alvaro se ha enrolado en el ejército español con el nombre ficticio de Federico Herreros. En una pausa de la batalla, su regimiento está descansando en un bosque, cerca de Velletri (Italia). Al fondo, unos soldados juegan a los dados. En la versión de 1882, Verdi elimina este comienzo y pasa directamente al tenor, una fórmula que le funcionó en La Traviata o el Rigoletto, por ejemplo.

En esa oscura noche, don Álvaro se lamenta del infortunio que siempre le persigue. Recuerda sus orígenes incas y evoca a su amada Leonora, a quien cree muerta. Es el recitativo y el aria para tenor de la obra, "La vita e inferno all'infelice" y "Oh tu che in seno agli angeli". La dificultad de esta estriba, a mi juicio, en las constantes subidas y bajadas, en evitar la monotonía de gritarla en forte y jugar con las dinámicas, saber hacer inflexiones en la mezzavoce y apianar en los pasajes que exigen recogimiento. La primera frase desnuda a todo tenor que quiera encarnar a Don Alvaro. Espectacular Masini, dicho sea de paso.





Su meditación es interrumpida por unos gritos que, a lo lejos, piden ayuda. El oficial español Félix de Bornos (en realidad don Carlos de Vargas), está siendo acosado por soldados a causa de pendencias en el juego. Don Álvaro le salva la vida y ambos se juran amistad y lealtad eternas, sin que ninguno de los dos llegue a sospechar sus verdaderas identidades.



En esto, se oyen gritos de “A las armas” y corren en dirección a la contienda.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:47, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Feb 2010 23:56 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Sosiegue un poco, ¿no? Que así se va a fumar la ópera en un cuarto de hora, hombre...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Feb 2010 23:59 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
quería dejar la guía hecha esta noche, y en lo que queda de mes comentar las grabaciones, que es lo que da más juego, no? :wink:

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 0:04 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
Escena Segunda

Habitación de una vivienda, no lejos de Velletri, que sirve de alojamiento a un oficial del ejército. Desde allí puede verse librar la batalla (una escena similar ya la incluyó en Giovanna D'Arco). Un médico y algunos ordenanzas comentan como está evolucionando el combate: ha resultado una victoria, pero han herido gravemente al capitán Herreros (nombre falso de Don Álvaro) y lo traen en una camilla. Para dar ánimos al caído, Carlos asegura que van a darle la Orden de Calatrava por su heroico comportamiento. Entonces el herido se altera como si le horrorizara ese nombre.



Creyéndose en su lecho de muerte, don Alvaro confía a su supuesto amigo la llave de un cofre donde guarda su más íntima privacidad, con la orden de quemar- si es que muere- el pliego cerrado que contiene. Con la promesa de juramento recibida, ya puede el médico llevarse al héroe para intentar sanarlo.



Don Carlos se queda sólo, reflexionando sobre lo sucedido con el nombre de Calatrava. Se siente atraído por el cofre y vacila. Finalmente, lo abre. Encuentra el pliego sellado y está a punto de rasgarlo pero, en base a la palabra dada, se contiene.





Busca en su interior alguna otra prueba y se encuentra con un retrato de su hermana Leonora. Ya no hay más dudas: su amigo el capitán Herreros es, en realidad, el mestizo don Alvaro. El cirujano entra para anunciar que el herido va a salvarse. La alegría del de Vargas es inmensa porque podrá tener la ocasión de vengar, al fin, el honor de su familia. Cierre de escena con la cabaletta correspondiente para el barítono, con algunas frases abiertamente declamadas.



La versión francesa ofrece más novedades. Don Alvaro no es herido en batalla ni se encuentra a las puertas de la muerte, sino que es simplemente convocado a participar en ella, por lo que el tono fúnebre del "Solemne in quest'ora" ya no tiene sentido y es eliminado. El "Morir, tremenda cosa" también sufre variaciones, y queda reducido casi a la mitad. Carlos ya no descubre la identidad de su salvador abriendo la caja (pese a que le es entregada), sino que guiado por la sospecha del sello que la cierra y la indiscreción de un criado que entra en la vivienda preguntado por "Alvaro", deduce que se trata del asesino de su padre.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:49, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 0:31 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
Escena Tercera

En torno a un campamento militar, cerca de Velletri, un grupo de soldados hace su ronda nocturna, esperando el toque de diana. Sale don Álvaro de su tienda, recuperado ya de sus heridas y enfrascado en tristes pensamientos. Aparece a continuación don Carlos y le pregunta si está lo suficientemente fuerte como para batirse en duelo y si no le dice nada el nombre de don Álvaro el Indiano. Él deduce de sus palabras que ha abierto el cofre y descubierto su identidad. En vano trata de explicar que fue el destino el culpable de la muerte del Marqués, el mismo hado trágico que les persigue a todos. En la conversación se entera de que Leonora está viva. Propone que la busquen juntos. Mas el ansia de venganza de don Carlos es extrema: jura matar a su hermana pero antes se llevará por delante a don Álvaro.



(Cambiamos de versión para echar mano de la grabación de Bergonzi - Cappuccilli - Arroyo - Raimondi, ya que misteriosamente en la de Marinuzzi del 41 no se recogió esta escena, que es la que hace variar principalmente las ediciones de 1862 y 1869)

El redoble de los tambores y el sonido de las trompetas, dan la señal de aviso para que los militares comiencen a salir de sus tiendas y empiece a bullir el campamento. La escena se anima con vendedores ambulantes, cantineras, vivanderas y toda clase de gente. Reconocemos a Preziosilla ofreciéndose para decir la buena ventura a quien lo desee. De paso, sigue enardeciendo a las tropas, animándoles a derrotar al bárbaro invasor.



Llega también Trabuco, que ahora es buhonero, para hacer su negocio de compra y venta. Un grupo de campesinos pide pan y otro de jóvenes reclutas se lamenta de que sus madres ya no tengan lágrimas.



Hasta fray Melitone se ha desplazado a Italia con los soldados y les suelta un sermón reprochándoles su libertinaje. Los italianos se burlan del fraile y le quieren pegar pero él consigue escapar ayudado por los españoles. Entre la alegría general, Preziosilla elogia nuevamente las bellezas de la vida militar y todos unen su canto al de ella.





La versión de 1862 tenía notables diferencias, como hemos dicho en numerosas ocasiones. La principal es la estructura de todo esta escena, que debería ser así: campamento - dueto - duelo fuera de escena - cantabile del tenor - tempo di mezzo - cabaletta del tenor. Argumentalmente, Don Alvaro debía creer haber matado a Carlos en el duelo, y así reaparecer éste en el último acto con un recitativo en el que explica su recuperación. Para retocar la historia, a Verdi se le ocurre que no haya duelo, sino que ambos sean separados por una patrulla, por lo que se ahorra el cantabile y la cabaletta.

Pero aún rizamos más el rizo, porque en la grabación de Gergiev de la versión de 1862 (y con un buen sentido dramático, para mantener la tensión entre un acto y otro), el duelo no está al comienzo de la escena sino al final, y recupera el dueto, el cantabile y la cabaletta. Destaca que Alvaro entona un "Miserere di me" tras matar (eso cree él) a Carlos, la misma pieza que los monjes entonarán al final del cuarto acto (en esta misma versión original). Verdi así cierra el círculo.


"Sleale! Il segredo fu dunque violato!"


"Qual sangue sparsi! Orrore!"

La versión francesa de 1882 mantiene íntegro el duelo entre ambos protagonistas, y centra su tijeretazo en eliminar a Trabucco y Melitone, haciendo sólo una pequeña concesión a Preziosilla.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:52, editado 3 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 1:00 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
ACTO IV

Escena Primera

Han pasado mas de cinco años y en el patio del monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles en Hornachuelos, un malhumorado Fray Melitone- ante la atenta mirada del Padre Guardiano- distribuye comida a los pobres. Los mendigos se amontonan para que les sirvan primero y desesperan al fraile. Melitone se enfada aún más cuando escucha que el padre Rafael lo hacía mejor: da un puntapié al caldero de sopa y ésta se derrama por el suelo. El superior le recrimina echándole en cara su poca caritativa actitud.



Suena una campana. Melitone abre la puerta y se presenta un caballero pidiendo ver al padre Rafael: es don Carlos, que ha descubierto el lugar donde se ha retirado don Álvaro (con falso nombre) y viene a retarlo en duelo. Éste rechaza humildemente la lucha invocando el hábito que viste, pero al insultarlo llamándole mulato, se aleja con él buscando un lugar que no sea sagrado para batirse. Este pasaje recupera una de las melodías de la sinfonía inicial y es uno de los más bellos de la ópera musicalmente hablando.





Respecto a los cambios entre versiones (1862-1869), apenas sí merece comentario algún retoque en la música del aria de Melitone. La de 1882 sí introdujo notables alteraciones. Aparece un intermezzo al comienzo del acto, que además de repetir algunos temas de la ópera ya escuchados en la sinfonía inicial, recupera partes del dúo entre Leonora y Guardiano. Verdi intenta así recordarle a su audiencia la figura de su heroína, "olvidada" desde el final del segundo acto. La escena del monasterio desaparece completamente, y el intermezzo engancha con el "Pace, pace mio dio". Seguidamente, Carlos da orden a un siervo a que busque al falso fraile Alvaro del convento, momento en el que suelta su "Invano Alvaro ti celasti al mondo". La historia continúa hasta el final de la ópera siguiendo la partitura y el argumento de 1869.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:53, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 12:22 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
Dado que es una escena breve, voy a reproducir íntegramente las dos versiones tan diferentes, la original de 1862 y la revisión milanesa de siete años más tarde, y que cada uno opine cuál le gusta más y por qué.

Escena Segunda

Cerca de la gruta donde vive Leonora, la joven recuerda las vicisitudes de su vida, rogando a Dios que le conceda la paz que, ni siquiera en ese entorno y después de tantos años, conoce.



FINAL ORIGINAL (1862)

Comienza una tormenta. Don Alvaro entra en escena junto a Carlos. "Aquel que viole esta tierra estará condenado, pero éste es un día de crímenes", dice el tenor a su enemigo. Se produce un duelo entre ambos, y el de furioso hermano vengador vuelve a caer, esta vez mortalmente herido, y sabiendo su futuro, pide confesión a su atacante, quien se repudia por lo que acaba de hacer. Alvaro, llama entonces a la puerta de la cueva para que sea el fraile que viva dentro quien tome la confesión del moribundo. Reticente, abre Leonora, quien reconoce a su amante (recordemos que han pasado varios años desde que amagara con fugarse con él) y se entrelazan en un breve duetino amoroso (se le ha reprochado a Verdi que incluyera este breve pasaje en semejante situación dramática). La ermitaña atiende la petición y abraza a su hermano caído, que la apuñala como venganza y muere reconociendo su amor por Alvaro.


"Chi preme questa terra è maledetto!"


"Sì dunque a mi presso"

Mientras Alvaro toma cuerpo de la situación (que no es poca cosa), van subiendo a la cueva el Padre Guardiano, Melitone y un grupo de frailes con antorchas, entonando un "Miserere" (final coral que recuerda al de la siguiente obra verdiana, el "Don Carlo") que culmina cuando descubren al fin que la ermitaña era una mujer. El héroe, devastado emocionalmente, sube a unas rocas y rechaza el llamamiento de Guardiano (y los insultos de Melitone), al tiempo que se arroja al abismo declarándose un enviado del infierno.



FINAL REVISADO (1869)

A oídos de Leonora llega el sonido de una lucha a espadas y se oculta rápidamente en la cueva que le sirve de refugio, invocando la maldición divina para los que se atreven a profanar el lugar. Se oyen, al fondo, unos gritos de don Carlos, que, herido de muerte, solicita confesión. Don Álvaro aparece con la espada ensangrentada y maldiciéndose por haber provocado otra muerte. Solicita la ayuda del ermitaño, llamando a la rústica puerta de la caverna.



Leonora toca la campana para que vengan en su auxilio pero, ante la insistencia de la llamada, sale al umbral. Los dos jóvenes se reconocen y don Álvaro le comunica que acaba de matar a su hermano en el bosque próximo. Ella acude allí y se oye un grito de dolor. Aparece el Padre Guardiano sosteniendo a Leonora pues su hermano- antes de morir- ha conseguido clavarle un puñal a la desdichada. Mientras Leonora agoniza, don Álvaro maldice su destino. El Padre Guardiano le conforta: debe resignarse a su suerte, pedir perdón al cielo y rezar por su amada.



Cae el telón.

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Última edición por mitchum el 01 Oct 2011 11:56, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 14:26 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Ago 2009 0:14
Mensajes: 10932
Supongo que pondrá el final original de 1862 por Bergonzi...

Sino, lo intengo subir yo :roll:

_________________
"L'opera è l'opera, la sinfonia è la sinfonia" (Giuseppe Verdi)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 14:37 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
grabación original, teatro o disco de arias?

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 15:17 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Ago 2009 0:14
Mensajes: 10932
mitchum escribió:
grabación original, teatro o disco de arias?


La que yo tengo proviene de un recital de Amsterdadm 1973 con dirección musical de Miguel Angel Veltri

_________________
"L'opera è l'opera, la sinfonia è la sinfonia" (Giuseppe Verdi)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Feb 2010 15:37 
Desconectado
Vaquero
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Ene 2009 12:13
Mensajes: 9984
Ubicación: En el ambigú
esa no la tengo, si es tan gentil de pasarla o colgarla usted mismo... :wink:

_________________
"El Verdiano tiene tranquilidad, aplomo. Todo a su alrededor, en cambio, son arenas con las que el mar juega, excepto el teutón innombrable aquel, que es una especie de risco inaccesible, en el que nunca crecerá la hierba ni hollará pié humano."


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 26 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 10 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com