Fecha actual 13 Jul 2020 17:33

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 47 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Ago 2009 20:00 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14372
Ubicación: Jalisia
MarttiT escribió:
Spinoza escribió:
¿qué otra cosa que deleite y suspensión del tiempo se le puede pedir a una escena como esta? Realmente no hay nada que "narrar" ahí.


Quizás ya entremos en demasiado detalle pero yo si creo que hay algo que "narrar" en este dúo: la diferencia entre ser un crápula que se quiere clazar a la niña y la niña que no sabe donde se mete.

Cada frase de ella es una declaración de amor casi irreal frente al absolutamente carnal de el. Cada Vieni! que canta el tenor es un ¡Ven, que te voy a poner al día, guapa! que le dice a ella. Y eso hay que "narrarlo".

Por ejemplo, un Bergonzi que parece más el Almirante Mayor de la Marina de los EE.UU. ahí tiene demasiada "decencia" vocal para ser un cabrón, que es lo que es Pinkerton.


Completamete de acuerdo.

Eso es precisamente lo que encuentro en Pavarotti, que suena como un verdadero depredador, también gracias a la sugestión de su timbre (el de Bergonzi de belleza andaba cortito) Fíjense cómo acentúa "Farfalla", "Io t'ho ghermita"...

Y es lo que respaldan las oleadas de sonido de Karajan, un verdadero orgasmo musical (atención al polvazo que echa la orquesta durante los "È notte serena" o los cellos acompañando el "Tutto estatico d'amor ride il ciel!". Dios)


En cambio cuando acompaña a Freni al principio es evocador y menos sexual.

Un milagro, vamos.

_________________
Il barone fu ferito, però migliora


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Ago 2009 22:00 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
Sobre Karajan, ¿creen que está mejor en esta versión o en la Callas/Gedda?

MarttiT escribió:

Quizás ya entremos en demasiado detalle pero yo si creo que hay algo que "narrar" en este dúo: la diferencia entre ser un crápula que se quiere clazar a la niña y la niña que no sabe donde se mete.

Cada frase de ella es una declaración de amor casi irreal frente al absolutamente carnal de el. Cada Vieni! que canta el tenor es un ¡Ven, que te voy a poner al día, guapa! que le dice a ella. Y eso hay que "narrarlo".

Por ejemplo, un Bergonzi que parece más el Almirante Mayor de la Marina de los EE.UU. ahí tiene demasiada "decencia" vocal para ser un cabrón, que es lo que es Pinkerton.


Completamente de acuerdo MarttiT, eso es lo que yo siento con Tucker



[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=rfQ8ts1p1oE&feature=related[/youtube]
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=yZpU-XvlDu8[/youtube]


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Ago 2009 22:05 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
ACTO II

Interior de la casa de Butterfly

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656869-b10" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Comienza con un breve preludio orquestal, un fugato sintético, lento, contrastado con el comienzo de la ópera. Como segundo motivo, aparece la melodía relacionada al repudio de Butterfly por parte de sus parientes.
Suzuki aparece de hinojos ante un altar, entonando una monótona plegaria y haciendo sonar una campanilla para llamar la atención de los dioses. El papel de Butterfly fluctúa entre la música occidental y la oriental, mientras que Suzuki se mantiene arraigada a sus raíces.
Butterfly le hace notar la superioridad del Dios Americano, pero la música expresa gran dolor, ya que éste la ignora. Su continua angustia se refleja en la música y domina el diálogo entre las dos mujeres.
Suzuki le recuerda que si Pinkerton no vuelve pronto, tendrán problemas, pero la ingenua Butterfly le dice que volverá, ya que él mismo se lo prometió antes de partir. Ella recuerda su conversación con Pinkerton y la promesa:

“Quell'ultima mattina:
tornerete, signor? gli domandai.
Egli, col cuore grosso,
per celarmi la pena...
sorridendo rispose:
O Butterfly, piccina mogliettina,
tornerò colle rose
alla stagion serena
quando fa la nidiata
il pettirosso. “

“Aquella última mañana le pregunté:
¿Regresaréis, señor?
Y él, con el corazón dolorido,
para ocultarme su pena
respondió sonriendo:
Oh, Butterfly, pequeña mujercita,
volveré con las rosas
en la estación serena
en la que los petirrojos
hacen sus nidos.”


Se escuchan constantemente los murmullos de los petirrojos.
La tensión de la escena va creciendo, hasta legar a un momento de gran emoción: la preparación para la gran aria.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656904-917" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

“Un bel dì, vedremo
levarsi un fil di fumo
dall'estremo confin del mare. E poi la nave
appare. Poi la nave bianca
entra nel porto, romba il
suo saluto. Vedi? È venuto!
Io non gli scendo incontro.
Io no. Mi metto là sul ciglio del
colle e aspetto, e aspetto gran tempo
e non mi pesa, la lunga attesa.
E uscito dalla folla cittadina
un uomo, un picciol punto
s'avvia per la collina.
Chi sarà? chi sarà?
E come sarà giunto
che dirà? che dirà? Chiamerà
Butterfly dalla lontana.
Io senza dar risposta
me ne starò nascosta un po' per celia...
e un po' per non morire
al primo incontro,
ed egli alquanto in pena chiamerà, chiamerà:
piccina mogliettina olezzo di verbena,
i nomi che mi dava
al suo venire
Tutto questo avverrà, te lo prometto.
Tienti la tua paura,
io con sicura fede l'aspetto.”


“Un hermoso día veremos alzarse
un hilo de humo en el horizonte.
Y entonces aparecerá la nave.
Luego, esa nave blanca entrara
en el puerto, atronando con su saludo.
¿Lo ves? ¡Ya ha llegado!
Yo no bajo a encontrarme con él.
Me pongo allí, en lo alto de la colina,
y espero, espero largo tiempo
y no me pesa la larga espera.
Y saliendo de entre la multitud
un hombre, un punto pequeño
se destaca por la colina.
¿Quién será? Y cuando llegue,
¿qué dirá?, ¿qué dirá?
Llamará a Butterfly desde lejos.
Y yo, sin dar respuesta,
estaré allí escondida,
un poco para inquietarlo,
y un poco para no morir
al primer encuentro, y él,
con alguna inquietud, llamará, llamara:
"Pequeña mujercita, olor de verbena",
los nombres que me daba
cuando volvía a casa
Todo esto ocurrirá, te lo aseguro.
Guárdate tu miedo,
yo con firmeza le espero.”


Es una escena de enorme dramatismo. En su fantasía, Butterfly cuenta con detalles la llegada de su amado.

Es introducida por un solo de violín. Las cuerdas graves y los vientos toman el mando cuando ella ve el barco; los cuernos suenan mientras imagina los cañones saludándolo. Cuando menciona que lo esperará en la colina (no podría ir a su encuentro, ya que eso le provocaría un colapso), la orquesta se calma.
Luego se ve llegar un hombre, un puntito subiendo por la colina; la figura de Pinkerton es acompañada por las cuerdas que crean tensión, preparándose para más adelante.
Cuando pronuncia la palabra “Morir”, la orquesta vuelve a la visa, con cuerdas, cuerno y trompeta. La orquesta se va apagando de a poco, Butterfly vuelve a la realidad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 12 Ago 2009 22:07 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
[quote="Spinoza]Espero no adelantarme a la presentación de Printsessa Ninetta si lo enlazo:

[/quote]

Don't worry dentro de poco abro un hilo en el que se pueden comentar versiones de las arias y duetos más importantes :D


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Ago 2009 11:06 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2471
Ubicación: Burgos.
Printsessa Ninetta escribió:
Sobre Karajan, ¿creen que está mejor en esta versión o en la Callas/Gedda?


La de Callas-Gedda (EMI) también es una versión impresionante. Y Karajan está fabuloso. Es difícil escoger, pero creo que en la grabación de Decca logra extraer más matices de la orquesta y los cantantes. Se puede comparar, porque tengo colgada en el box la versión de Callas, Gedda & Karajan:

"Bimba dagli occhi pieni di malia" de Puccini ("Madama Butterfly").
http://www.box.net/shared/80h6hgyp6t

"Vogliatemi bene, un bene piccolino" de Puccini ("Madama Butterfly").
http://www.box.net/shared/85qmgqzybr

Nicolai Gedda, tenor.
Maria Callas, soprano.
Orchestra del Teatro alla Scala di Milano / Herbert von Karajan.
Grabación de agosto de 1955.

P.D. Espero no adelantarme en la presentación, Printsessa Ninetta; si es así, edito el mensaje.

Un saludo. :wink:

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Ago 2009 12:56 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Son lecturas algo distintas, y el lujo del sonido Decca no es tanto en la toma de Emi. Además, tengo la sensación de que la sintonía de Karajan con Pavarotti y Freni fue mayor que con Gedda-Callas. En cualquier caso, junto con Barbirolli, los tres estudios más redondos que conozco de este título.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 13 Ago 2009 18:41 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
El Chino Cudeiro escribió:
P.D. Espero no adelantarme en la presentación, Printsessa Ninetta; si es así, edito el mensaje.


Printsessa Ninetta escribió:
Don't worry dentro de poco abro un hilo en el que se pueden comentar versiones de las arias y duetos más importantes :D


8)

Creo que voy a abrirlo en paralelo a los otros hilos


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 14 Ago 2009 20:08 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656912-058" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Se produce la entrada del cónsul, a quien Butterfly recibe cálidamente y con todos los honores, ya que se encuentra en una “casa americana” (suena la adaptación de una canción japonesa, “El príncipe”).
Intenta ser una anfitriona occidental, pero comete los errores de preguntarle por sus ancestros y ofrecerle una pipa. Mientras le da la pipa, vuelve a sonar la canción “El príncipe”, que aparecerá varias veces durante la conversación con Sharpless; luego, ese motivo se asociará a Yamadori.

Lo primero que Butterfly le pregunta es cuándo hacen el nido en América los petirrojos, mientras suena el motivo de la promesa y se escucha a las aves.


<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656913-e84" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Goro interrumpe la plática y describe las ofertas que Butterfly ha recibido desde que partió su “marido”.
Aparece entonces, como estímulo dramático, el “rico Yamadori”, un pretendiente a la mano de Butterfly.
Entra majestuosamente, acompañado por címbalos, violines y maderas. Butterfly lo recibe con grandes gestos y hace mención a todos sus divorcios; aquí Puccini introduce una nueva canción japonesa, interpretada por la trompeta, llamada “El león de Ichigo”:

YAMADORI
L'ho sposate tutto quante
e il divorzio mi francò.”


La consecuente melodía expresa el desacuerdo del cónsul en cuanto a esta idea.
Butterfly explica como en SU país, un hombre no puede abandonar a una mujer así nomás. Ella y Suzuki sirven a sus invitados, mientras que los hombres susurran entre sí sobre el hecho de la llegada de Pinkerton, mientras suena una melodía en tono de vals.
El fondo orquestal que Puccini utiliza en esta escena es muy fluido, y permite la comprensión del texto, de gran importancia.
Yamadori se despide con una sentimental melodía.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656917-c11" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Butterfly y Sharpless quedan solos, y la música se vuelve más seria. La orquesta entona una melodía, que luego se convertirá en el “coro susurrado”.
El cónsul comienza a leer la carta, pero es interrumpido luego de cada frase por la impaciente Butterfly. Pese a ser musicalmente simple, es uno de los momentos más emocionantes de la ópera; la razón recae en la melodía, dibujada por un pizzicato de las cuerdas, que representa la ilusión de la frágil muchacha.
El cónsul, viendo que es inútil, decide terminar la lectura de la carta y le lanza un dardo mortal:

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656933-3ab" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>


“Ebbene,
che fareste, Madama Butterfly,
s'ei non dovesse ritornar più mai?”

“Y bien,
¿qué haría usted, Madama Butterfly,
si él decidiese no regresar nunca más?”


Un ruido sordo representa lo terrible de su pregunta, como una sentencia de muerte. Butterfly queda estática, y luego, con voz trémula, responde que tiene dos opciones: volver a ser geisha o, mejor, morir.
Sharpless intenta convencerla de que acepte la propuesta de Yamadori; esto la hiere profundamente, y su primera reacción es echar al cónsul de su casa., pero luego recapacita y le pide disculpas. La música se torna suave y triste.


<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7656992-bbc" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Una idea repentina la hace estremecerse, ¿acaso él la ha olvidado? La orquesta estalla en una melodía que va creciendo cada vez más. La fría escena, súbitamente gana calidez. Butterfly trae a su hijo y se lo presenta al cónsul, luego expresa su gran dolor en otra aria:

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7657000-69e" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

“Che tua madre dovrà prenderti
in braccio ed alla pioggia e al vento
andar per la città
a guadagnarsi il pane e il vestimento.
Ed alle impietosite genti
la man tremante stenderà
gridando: Udite, udite
la triste mia canzon.
A un infelice madre la carità,
muovetevi a pietà....
E Butterfly, orribile destino,
danzerà per te,
E come fece già
La Ghescia canterà!
E la canzon giuliva e lieta
in un sighiozzo finirà!
Ah! no, no! questo mai!
questo mestier che al disonore porta!
Morta! morta!
Mai più danzar!
Piuttosto la mia vita vo' troncar!
Ah! Morta! “

“Que tu madre tendrá que
cogerte en brazos
y correr a la ciudad
bajo la lluvia y el viento
para ganar tu pan y tu ropa.
Y a la gente sin piedad
le extenderá la mano, gritando:
escuchen, escuchen mi triste canción.
Hacedle caridad a una madre infeliz
¡tened piedad de ella!
¡Y Butterfly, terrible destino,
bailará para ti!
Y como ya lo hizo antaño...
¡la geisha cantará!
Y la canción festiva y alegre
acabará en un sollozo.
¡Ah, no, eso jamás!
¡Ese oficio conduce al deshonor!
¡Antes muerta, muerta!
¡Nunca más danzar!
Antes pondré fin a mi vida.
¡Ah, muerta!”


<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7657002-eec" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

El cónsul queda muy emocionado, luego pregunta el nombre del niño, y Butterfly le responde que hoy su nombre es ‘dolore’, pero que cuando su padre vuelva por él, se llamará ‘gioia’ (alegría). Mientras pronuncia la palabra ‘gioia’, suena plenamente la melodía de “Un bel dí…”, por lo que ella no tiene dudas de que su amado volverá.
Sharpless se retira.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 15 Ago 2009 18:53 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7657022-336" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Se escuchan los gritos se Suzuki, indignada con Goro, ya que no hace nada más que calumniar a Butterfly y a su hijo. Ella queda horrorizada y en un arrebato de ira quiere matarlo, pero Suzuki lo impide. Mientras la escena va terminando, suena el motivo de la maldición.
Desde la frase “Vedrai, piccolo amor…”, se desencadena una melodía que va creciendo y se ve interrumpida por un cañonazo.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7657029-8e2" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

La melodía de la esperanza es interpretada en pianissimo por los violines, todo parece suceder tal como Butterfly lo había imaginado. Descubre el nombre del barco con el catalejo: “Abraham Lincoln” (“Connecticut” en el drama de Belasco). Suena, triunfante, el himno americano.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7657058-118" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

El primer pensamiento de Butterfly es cubrirla casa de flores.
En el llamado “Dueto de las flores”, cada melodía surge espontáneamente del comienzo de la última; dos melodías suenan al mismo tiempo, una de Butterfly y otra de Suzuki, con ritmos ágiles. Ambas voces culminan en el bellísimo epílogo “Gettiamo a mani piene”.
En la versión de París, esta escena se alargó, ya que por razones escénicas, Suzuki no tendría tiempo de recoger todas las flores, y su frase “Spoglio é l’orto” perdería sentido.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7657048-eac" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Mientras Butterfly se acomoda, pide a Suzuki que traiga al niño (no en la versión de Milán, ya que el niño está allí). Se mira al espejo y ve cuánto ha cambiado.
En la primera versión de la ópera, a Butterfly le da un ataque de histeria: “Suzuki, fammi bella, fammi bella!” (“Suzuki, hazme bella!”), a lo que ésta le responde con una maternal frase; “Gioia, riposo, accrescono beltá” (“La alegría y el reposo aumentan la belleza”).
Mientras suena la melodía oída en “Viene la sera”, Butterfly pide sus ropas nupciales (en Milán, antes de esto, cantaba una canción a su hijo: ‘É Roje un biombo biondo’). Una lenta transición acompaña a Butterfly, que hace tres agujeritos en el shosi, donde esperarán como ratoncitos por la llegada de Pinkerton.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760632-73c" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Comienza el coro de los susurros, mientras cae la noche; y allí está Butterfly, firme en sus ilusiones.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Ago 2009 12:56 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2471
Ubicación: Burgos.
Poco a poco, me estoy poniendo al día. La versión de Gavazzeni & Victoria de los Ángeles no me gusta demasiado, no sabría decir por qué. Quizás sea porque su concepción de Butterfly me parece demasiado dulce y un poco ñoña, con perdón. En esta ópera prefiero las voces más dramáticas. Lo que he escuchado de la Callas me ha gustado más, quizás porque acentúa más el lado trágico de personaje, es como si en el fondo percibiera la tragedia: que Pinkerton igual no regresa; pero no importa, le sigue esperando.

Un saludo. :wink:

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Ago 2009 17:03 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
El Chino Cudeiro escribió:
Poco a poco, me estoy poniendo al día. La versión de Gavazzeni & Victoria de los Ángeles no me gusta demasiado, no sabría decir por qué. Quizás sea porque su concepción de Butterfly me parece demasiado dulce y un poco ñoña, con perdón. En esta ópera prefiero las voces más dramáticas. Lo que he escuchado de la Callas me ha gustado más, quizás porque acentúa más el lado trágico de personaje, es como si en el fondo percibiera la tragedia: que Pinkerton igual no regresa; pero no importa, le sigue esperando.

Un saludo. :wink:


Pues mira que pienso exactamente lo mismo, la Butterfly de VDLA es tan ñoña como su Suor Angelica.

Pero esas cosas no se dicen en voz alta en este foro, ya que salió elegida como la mejor Butterfly :-$


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Ago 2009 17:08 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Printsessa Ninetta escribió:
Pues mira que pienso exactamente lo mismo, la Butterfly de VDLA es tan ñoña como su Suor Angelica.

Pero esas cosas no se dicen en voz alta en este foro, ya que salió elegida como la mejor Butterfly :-$


+ 1
+ 1

:-$


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Ago 2009 3:38 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
ACTO III

O al menos así es hoy, ya que antes de la revisión de Brescia eso no sucedía; eran dos actos. El coro era más corto, y era interrumpido por la melodía de “El león de Ichigo”, y en ese momento Suzuki se levantaba para recoger unas lámparas y regresar con su ama

(aviso: la primera parte del intermezzo se encuentra en el track del 'Coro Susurrado)
<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760633-7d6" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

En la revisión, se corta la melodía en fortísimo, con la que comienza el intermezzo. Éste se divide en dos partes, una reflectiva y una pictórica.
Primero se escuchan varios motivos ya expuesto en el dúo de amor, se entretejen varias melodías y da la sensación de que Butterfly está soñando despierta. La otra fase abre con el coro de marineros, donde luego se oye el canto de los pájaros y otras bellísimas melodías, que se van apagando poco a poco, con la llegada de la mañana.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760634-259" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

El telón se levanta y se descubre a Butterfly, todavía esperando, y a Suzuki y el niño dormidos. La lenta melodía denota cansancio, y Butterfly se lleva al niño en brazos mientras le canta suavementeuna nana (con reminiscencias del aria “Che tua madre dovrá”):

“Dormi amor mio, dormi sul mio cor.
Tu se con Dio ed io col mio dolor...
A te i rai degli astri d'or.
Bimbo mio dormi!
Dormi amor mio, dormi sul mio cor.
Tu se con Dio ed io col mio dolor...”

“Amor mío, duerme sobre mi corazón.
Tú estas con Dios, y yo con mi dolor.
Sobre ti brillan rayos de oro.
¡Niño mío, duerme!
Amor mío, duerme sobre mi corazón.
Tú estas con Dios, y yo con mi dolor.”


Es acompañada por cuerdas, y la melodía se extingue a medida que va entrando en la habitación.


<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760635-d0d" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Suzuki replica al final un triste: “Povera Butterfly!”.

La escena que sigue es occidental: Pinkerton y Sharpless entran silenciosamente en la casa, ordenando a Suzuki que calle. Ésta le explica que Butterfly lo estuvo esperando toda la noche (y así desde hace tres años) y el gesto de llenar la casa de flores (suena una melodía del dueto).
Pinkerton expresa su tristeza, mientras el cónsul le reprocha: “Non ve l’avevo detto?” (“No se lo dije?”).
Suzuki descubre a una mujer en el jardín, y Sharpless le revela que es la esposa del marinero. Se abre paso a un terceto al viejo estilo, donde cada personaje recita un texto distinto.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760636-697" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

El cónsul deja de lado la melodía del terceto y declara que se debe asegurar el futuro del niño. Pinkeron expresa su nostalgia y Suzuki se muestra muy dolorida por el hecho de tener que separar a un niño de su madre.
La secuela de esta escena fue radicalmente alterada luego de Milán: originalmente, Pinkerton expresa su tristeza y dice que no puede soportar la situación; declara que sólo puede ayudar económicamente a Butterfly, pero el cónsul le desaconseja hacerlo. Luego de darle la mano al cónsul, se despide con las palabras: “Sono stordito! Addio, mi passerá…” (“Estoy aturdido! Adiós, ya se me pasará…”), acto seguido, se retira acompañado por unos acordes del himno americano.

Esto definitivamente debía ser modificado, e Illica aporta la letra para la romanza “Addio, fiorito asil”:

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760642-568" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

“Addio fiorito asil,
di letizia e d'amor.
Sempre il mite suo sembiante
con strazio atroce vedrò.
Addio, fiorito asil,
Non reggo al tuo squallor,
Fuggo, fuggo: son vil!”

“Adiós, florecido refugio
de la alegría y del amor.
Tu apacible rostro, siempre veré
con remordimientos atroces.
¡Adiós, florecido refugio!
¡No puedo soportar su desolación!
¡Huyo, huyo! ¡Soy un cobarde!”


Mientras que el cónsul le reprocha (así como en “Amore o grillo”):

“Andate:
il triste vero da sola apprenderà.
Ma or quel sincero presago è già.
Vel dissi, vi ricorda?
e fui profeta allor.
Andate,
il triste vero apprenderà.”

“Márchese.
La triste verdad conocerá por sí sola...
.mas ahora su corazón ya lo intuye.
Se lo dije....¿se acuerda?
Y fui profeta entonces.
Márchese,
la triste verdad conocerá por sí sola.”


El aria no añade nada dramáticamente, pero constituye a humanizar el personaje. Pinkerton se retira, acompañado por las cuerdas y las maderas, con una melodía que representa desesperación.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Ago 2009 17:03 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2009 13:33
Mensajes: 6474
Ubicación: Lá, sui monti dell'est...
<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760662-959" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Suzuki entabla una pequeña conversación con Kate, y esta promete que querrá al niño como si fuera suyo.
Se oyen desde lejos los gritos de Butterfly llamándola, ésta, en vano trata de impedir que entre a encontrar a su amado. Pero él no se encuentra allí, sólo están el cónsul y una extraña mujer que le da miedo (se oye el motivo de la maldición y varias melodías que representan los recuerdos de la joven).
A Puccini siempre le preocupó la escena del encuentro entre Butterfly y Kate, ya que quería que fuese lo más tranquila posible.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760673-b44" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Butterfly pide, casi infantilmente a Suzuki, que le cuente la verdad sobre Pinkerton; si está vivo, si volverá. Ella no quiere responderle, tiene mucho miedo de lo que pueda llegar a suceder.
Vuelve a fijarse en la mujer; en la primer versión, Kate se define a sí misma como la causa inocente de sus sufrimientos, frase hoy atribuida a Sharpless.

La melodía se agita cuando Butterfly descubre que esa mujer es la nueva esposa de Pinkerton y que viene a llevarse a su hijo. El cónsul le responde que es por el bien del niño, a lo que ella responde con la emotiva frase:

BUTTERFLY
Ah! triste madre! triste madre!
Abbandonar mio figlio!”

BUTTERFLY
¡Ah, triste madre! ¡Ah, triste madre!
¡Abandonar a mi hijo!”

Luego se calma y pronuncia:

“E sia!
A lui devo obbedir!”

“Pero sea.
¡Debo obedecerle!”


Pinkerton deberá ir en media hora a la colina a buscar a su hijo (hay reminiscencias de “Un bel dí…”). Kate le pregunta si podrá perdonarla, y ella, doliente, le dice que no se preocupe por ella (en Milán había una escena en la que Kate le ofrecía la mano y Butterfly se rehusaba).

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760748-df9" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Ya sola con Suzuki, Butterfly no resiste más y se desploma de dolor, llorando por su suerte, mientras las cuerdas acompañan la escena. Desde aquí, la música vuelve a tomar carácter oriental.
Suzuki se compadece y compara a su corazón con una mosca encerrada que bate las alas para escapar.
Butterfly se queja del exceso de luz y primavera, y pregunta a su criada dónde está el niño. Al enterarse de que está jugando, pide a Suzuki que le haga compañía, pero ella se rehúsa, ya que no quiere abandonarla.
En Milán, Butterfly usaba irónicamente la frase “Gioia, riposo accrescono beltá” (usa el mismo recurso en Suor Angelica, con la frase “Suor Angelica ha sempre una ricetta buona”, antes del suicidio), luego cantaba una canción: “Ei venne alle sue porte” en una versión, y “Varco le chiuse porte” en otra. Luego, esto se elimina, dando lugar a la rase “Va a fargli compagnia”.

<embed src="http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=7760749-03b" width="335" height="28" name="divplaylist" type="application/x-shockwave-flash" pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"></embed>

Butterfly se arrodilla ante la imagen de Buda, mientras los cellos tocan la melodía del repudio. La música va en fortísimo, fundamentando la acción de Butterfly, pero es interrumpida por el niño que irrumpe en la habitación y va a los brazos de su madre. Butterfly se despide en una conmovedora aria:

“Tu? tu? piccolo Iddio! Amore, amore mio,
fior di giglio e di rosa.
Non saperlo mai per te,
pei tuoi puri occhi,
muor Butterfly...
perché tu possa andar
di là dal mare
senza che ti rimorda
ai di maturi,
il materno abbandono.
O a me, sceso dal trono
dell'alto Paradiso,
guarda ben fiso, fiso
di tua madre la faccia!
che ten resti una traccia,
guarda ben!
Amore, addio! addio! piccolo amor!
Va, gioca, gioca!”

“¿Tú? ¿Tú? ¡Pequeño Dios! Amor mío,
flor de lirio y de rosa.
Que no sepas nunca que por ti,
por tus ojos puros,
muere Butterfly...
Para que tu puedas irte
Al otro lado del mar,
sin que te remuerda,
cuando seas mayor,
el abandono de tu madre
¡Oh, tú, que descendiste del trono
del alto Paraíso,
mira muy fijamente, fijamente,
el rostro de tu madre,
para que te quede una huella de él.
¡Miralo bien!
¡Adiós, amor! ¡Adiós, pequeño amor!
¡Vete, juega, juega!”



La orquesta y la voz se unen grandiosamente en el momento final. El aria no termina con un agudo, sino con la voz quebrada de Butterfly.
Desde este punto, la música se vuelve más lenta, Butterfly toma un muñeco y una banderita americana, se las da al niño para que juegue y le cubre los ojos para que no vea el acto que está a punto de cometer.
El suicidio acontece acompañado por timbales, trompetas, cellos y gong al final, que ejecutan una melodía desencadenante (como aquella de la muerte de Carmen). Se hace una pausa, donde se escucha caer el cuchillo; de repente suena una agitada melodía ejecutada por las cuerdas, mientras se escucha a Pinkerton llamar: “Butterfly!” tres veces; pero ha llegado demasiado tarde.
Él y Sharpless entran en la habitación, se escucha un último acorde japonés y se baja el telón.









Y así hemos llegado al final, espero que les haya gustado :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 18 Ago 2009 0:41 
Desconectado
Maestro de coro
Maestro de coro
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Dic 2007 22:55
Mensajes: 598
Ubicación: Entre pinos
Mucho, sí.

Muy bien llevados todos los comentarios con una interesante información y equilibrada entre la acción dramática y los motivos musicales.

Particularmente uno de los mayores atractivos que le encuentro a esta grandísima obra de arte, sin contar la emoción , en algunos momentos insoportable por el dolor que logra transmitir, es la manera tan sugestiva que tiene Puccini de mezclar la tradición musical europea con los motivos musicales orientales , es tan inspirado , tan imaginativo y tan bello a la vez, que no se puede pedir más a un compositor.

_________________
http://laoperacomoformadearte.blogspot.com/


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 47 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com